Uso de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una buena experiencia y mejorar la calidad de nuestros servicios en cochesyconcesionarios.com. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Aquí puedes encontrar más información sobre el tema.
facebook twitter rss
Darse de Alta
¿Quieres ser parte de nuestra Red de Concesionarios?
Regístrate >>
te gusta

BLOG
Subscripción de boletines
Recibe las noticias del blog de cochesyconcesionarios.com en tu e-mail.

estas en Estas en: Inicio > Blog de Coches > Suzuki > Prueba del Suzuki Jimny 1.5 102 CV JX
Novedades y actualizaciones de precios
de las marcas que se comercializan en España
NOVEDADES Suzuki
17/08/2019
Prueba del Suzuki Jimny 1.5 102 CV JX
La versión más económica del todoterreno japonés nos ha parecido muy satisfactoria y recomendable.
« Volver 
Conducimos la versión más económica del Suzuki Jimny, que es muy satisfactoria y recomendable pese a ser la menos equipada. Desde 17.000 euros (aquí puedes conseguir el mejor precio).

A nivel mecánico, este acabado no tiene ningún tipo de variación, pues equipa el mismo motor y un chasis de largueros y travesaños, tracción integral y reductora. Las principales diferencias se centran en el equipamiento de confort.

Como en el resto de versiones, la carrocería presenta un diseño muy retro que a nosotros nos ha cautivado por completo, destaca por ofrecer unos raíles laterales situados en el techo que funcionan como un vierteaguas, impidiendo que las gotas de agua mojen a los pasajeros al entrar o salir del vehículo; pasos de ruedas muy marcados; estribos laterales que protegen la carrocería de chinazos; unos pilotos traseros incrustados en el parachoques para conseguir un diseño más sencillo al tiempo que permite tener un portón más grande y mayor ángulo de apertura del mismo; y unas llantas metálicas de 15 pulgadas. Como suele ser habitual en Suzuki, todas las puertas están muy bien asistidas, además de manejarse con suavidad, poco esfuerzo y mucho agrado. Respecto a la versión más equipada, la JX equipa llantas de acero -están pintadas en negro y nos gustan- y las lunas posteriores no oscurecidas -nos gustan más que las tintadas-.

Sólido, práctico y muy atractivo

El interior, configurado en color negro, resulta fresco y moderno sin decoraciones que nos distraigan cuando conducimos. Las líneas horizontales definidas por el panel de instrumentos, y las líneas verticales del panel de los relojes y la consola central nos ayudan a intuir el ángulo del vehículo en terrenos difíciles y montañosos.

El panel de instrumentos, que nos ha maravillado por su diseño ochentero y grafismo ‘estilo GTI' pintado en color rojo (nos recuerda al del mítico Renault 5 Turbo 2), y todas las áreas circundantes, tienen un acabado resistente a los arañazos y a las manchas. Botones y manillas son fácilmente manejables tanto en condiciones off-road como si se usan guantes para conducir. El set de relojes está siempre iluminado para que éstos sean siempre visibles, especialmente en off-road donde se pasa de zonas soleadas a umbrías.

En la versión JX disponemos de una radio convencional que equipa conectividad Bluetooth para poder asociarla a un Smartphone. Aunque en la versión Mode 3 encontramos la habitual pantalla táctil de 7 pulgadas de Suzuki, creemos que es perfectamente prescindible en un vehículo de este tipo.

Su habitáculo es muy satisfactorio en cuanto espacio. Todos los asientos son muy confortables y cuentan con un tapizado de tela que resulta acogedor y muy agradable. La postura de conducción, pese a que el volante no cuenta con regulación en profundidad, aunque sí en altura, resulta más que satisfactoria para acoplarnos a los mandos perfectamente.

Suzuki, que es un ejemplo y una referencia en el sector en muchos apartados, es una marca que cuida mucho todos los mandos esenciales para la conducción. En este sentido, debemos destacar el volante, que es perfecto en cuanto a tamaño, diseño, formas, grosor y tacto. Además, es completamente redondo, lo que es de agradecer.

En la versión JX el volante es de plástico. Ofrece muy buen tacto y también nos parece suficientemente satisfactorio como para no echar de menos el volante tapizado en piel de otras versiones. También nos parece una opción totalmente prescindible.

Los asientos posteriores pueden incorporar un protector para transportar mascotas y, además, se pueden instalar dispositivos de retención infantil "Baby Save i Size (recién nacidos de hasta 15 meses), del grupo 1 (de 9 meses a 4 años) y "Kidifx XP" (de 4 a 12 años).

El volumen del maletero se puede ampliar, plegando los asientos traseros, hasta los 377 litros, 53 litros más que su predecesor. A diferencia de la versión Mode 3, en la JX, el respaldo se abate en una sola pieza y no queda totalmente enrasado con el suelo del maletero. Además, la parte posterior del respaldo está tapizada en textil. En el Mode 3 están forrados con un material plástico para que sea más fácil de limpiar e introducir la carga. Aún así, también nos parece perfectamente prescindible.

Un motor que se siente como los de antes

Si nos centramos en su mecánica, que es la misma en todas las versiones, el anterior motor de 1.3 litros se ha sustituido por uno de 1.5 litros. Ofrece una cifra de par más alta que su predecesor en toda la gama de revoluciones, apreciándose especialmente en bajas, lo que mejora su comportamiento en la conducción off-road. A pesar del incremento de cilindrada, es un motor más compacto y ligero, ha reducido su peso en un 15%, lo que contribuye a mejorar la eficiencia de consumo de combustible. Como en todos los motores de Suzuki, esta motorización resulta exquisita por tacto, refinamiento y prestaciones (ver las especificaciones técnicas de esta motorización).

Para acompañar a este nuevo motor, se han optimizado las ratios de las marchas de la transmisión manual de cinco velocidades, lo cual ofrece una mayor eficiencia de consumo de combustible. La palanca de cambios ha sido rediseñada para reducir su vibración además de transmitir un tacto más sólido y directo al cambiar de marcha. También la transmisión automática de cuatro velocidades ha sido rediseñada para conseguir menor fricción y mayor ahorro de combustible. El esquema de la palanca se ha modificado y en este modelo está alineado para simplificar su manejo. La transmisión manual, al igual que los pedales y la dirección, tiene un tacto muy agradable de utilizar.

El consumo de carburante se adecúa perfectamente a lo esperado, y más teniendo en cuenta que la transmisión de cinco relaciones está perfectamente escalonada para un uso off-road. Según nuestras mediciones, en carretera, se obtienen registros de 6,3 litros a los 100 kilómetors, mientras en ciudad el gasto se incrementa en 1,0 litro, aproximadamente. El depóxito de carburante, que es de 40 litros, nos permite tener una autonomía que se sitúa sobre los 500 kilómetros.

Un todoterreno en estado puro

Los vehículos auténticamente off-road deben ser suficientemente duros como para afrontar las condiciones más hostiles. Desde su chasis con estructura de escalera a su motor de 1.5 litros, el nuevo Jimny ha sido diseñado para la aventura en caminos difíciles. Pero no por eso se han comprometido sus habilidades para la conducción on-road, ya que su chasis de vigas de mayor rigidez torsional ofrece una conducción más confortable y sólida en la carretera, y el nuevo amortiguador de la dirección minimiza las vibraciones en el volante. Tanto si se mueve por la jungla urbana o si se aleja de los caminos transitados, el Jimny está seguro de convencer a todas las mentes aventureras.

El Jimny incorpora los cuatro elementos esenciales para una conducción off-road: chasis de escalera, “tres ángulos”, suspensión rígida de 3 puntos con muelle helicoidal y tracción a las cuatro ruedas con reductora. El chasis de escalera supone una sólida base para los componentes de la suspensión durante la conducción off-road y también ayuda a proteger los bajos del vehículo incluso en superficies irregulares. Al nuevo Jimny se le han añadido un refuerzo en forma de equis y dos travesaños para reforzar la estructura y aumentar la rigidez torsional.

Un amplio ángulo de ataque de 37 grados, un ángulo central de 28 grados y un ángulo de salida de 49 grados le permiten al Jimny pasar sobre obstáculos y subir rampas sin dañar los guardabarros ni los bajos.

Las suspensiones de eje rígido se crecen en la conducción off-road. Cuando una rueda es empujada hacia arriba por un obstáculo, la rueda del otro lado es presionada hacia abajo proporcionando un agarre superior en terreno desigual. El Jimny equipa suspensión de eje rígido en ambos ejes lo cual permite una conducción estable en caminos agrestes.

El Jimny cuenta con un sistema 4WD a tiempo parcial con reductora que puede hacer fácilmente el cambio entre los modos 2H (2WD-marcha alta), a 4H (4WD-marcha alta) y 4L (4WD-marcha corta) gracias a una palanca conectada directamente a la caja transfer. Comparado con el modo 4H, el modo 4L puede transferir más par a las ruedas en marchas bajas para conseguir una mejor tracción en cuestas empinadas y terreno desigual. Cuando dos ruedas situadas diagonalmente pierden tracción, el control de tracción SLD del Jimny las frena automáticamente para redistribuir el par al otro lado y permitir que el vehículo recupere la tracción. Este sistema permite al Jimny salir de superficies resbaladizas y caminos con baches.

Equipamiento de última generación

Aunque se trata de la versión más básica, el equipamiento de seguridad resulta muy completo, pues econtramos elementos como el sistema Dual Sensor BrakeSupport (DSBS), que detecta la proximidad de un vehículo o de un peatón para evitar accidentes y atropellos (en primer lugar, nos alerta mediante una señal acústica y visual, aunque, si la situación lo requiere, este sistema puede actuar de manera autónoma sobre los frenos). La alerta de abandono de carril también forma parte del equipamiento de serie.

Tampoco debemos olvidar el sistema de reconocimiento de señales de tráfico, que controla las señales de tráfico de la carretera. Cuando detecta señales como límites de velocidad o de dirección prohibida, muestra una alarma en el panel de instrumentos para avisar al conductor de qué señales ha pasado el vehículo.

Para otras señales de tráfico que muestren información adicional, aparece una casilla debajo del icono de la señal de tráfico para informar al conductor (el Jimny es el primer modelo de Suzuki en adoptar este sistema).

A diferencia de la versión Mode 3, la más alta de gama, el JX no equipa cierre centralizado ni climatizador, aunque sí que tiene aire acondicionado. Que no tenga cierre centralizado, permite que todo sea más sencillo. Los espejos retrovisores y los elevalunas también son de regulación manual.

La versión probada tenía instalado un gancho para remolque que, a diferencia de otros modelos, no es escamoteable, aunque el gancho se puede quitar cuando no lo necesitamos. En este enlace puedes ver todos los detalles del equipamiento de la unidad probada (JX).

Conclusión

Las versión más básica del nuevo Jimny nos ha parecido muy satisfactoria. Creemos que equipa todo lo necesario para no echar en falta nada en un vehículo de este tipo, que, normalmente, se va a utilizar como herramienta de trabajo para moverse fundamentalmente fuera de la carretera y para realizar pequeños desplazamientos. Los 3.820 euros de diferencia que hay entre la versión menos equipada y la más alta de gama puede ser una cifra lo suficientemente respetable como para optar por la más económica.

(no será publicado)

Copyright © 2003 - 2019 Dosnet Consultores de Internet, S.L. CIF B-95/276580