facebook twitter rss
Darse de Alta
¿Quieres ser parte de nuestra Red de Concesionarios?
Regístrate >>
te gusta

BLOG
Subscripción de boletines
Recibe las noticias del blog de cochesyconcesionarios.com en tu e-mail.

histórico por mes
Elige el año y despues el mes
estas en Estas en: Inicio > Blog de Coches > Renault > Prueba del Renault Arkana 1.3 TCe EDC Micro Híbrido 140 CV
Novedades y actualizaciones de precios
de las marcas que se comercializan en España
NOVEDADES Renault
29/05/2021
Prueba del Renault Arkana 1.3 TCe EDC Micro Híbrido 140 CV
Es la única opción que plantea el mercado si buscas un SUV compacto generalista de estilo coupé.
« Volver 
El Renault Arkana es un SUV compacto de estilo coupé. A día de hoy, no existe un modelo equiparable por precio si tenemos en cuenta su formato. Todas las alternativas actuales son claramente más costosas y tienen un tamaño ligeramente superior; nos referimos al Audi Q3 Sportback, BMW X4 y Mercedes-Benz GLC Coupé.

Exterior: con el estilo que marca la moda

Exteriormente, no cabe duda que parece un coche inspirado en las "alternativas" anteriormente mencionadas. La silueta es muy similar y el corte de la trasera nos recuerda mucho al GLC Coupé de Mercedes-Benz. Por lo demás, el Arkana no puede ocultar que tiene una clara genética Renault, pues adopta las últimas tendencias de diseño de la marca. En el frontal, me atrevería a decir que los faros con tecnología LED y la parrilla son los mismos que utiliza el Renault Mégane. En la parte posterior, los grupos ópticos prácticamente son idénticos a los que ofrece un Renault Talisman o un Renault Koleos. Por lo demás, como buen SUV que se precie, no faltan protecciones decorativas en los paragolpes y en los pasos de ruedas. También ofrece elementos decorativos que simulan rejillas de ventilación, tanto en las aletas delanteras como en los paragolpes posteriores. Si optas por el acabado R.S. Line, encontrarás un coche con un estilo aún más deportivo.

El Arkana se lanza en siete colores de carrocería: Blanco (opaco), Blanco Perla, Negro Sport, Gris Tornado, Azul Zanzíbar, Rojo Deseo y Naranja Valencia (exclusivo de la versión R.S. Line). Un techo negro opcional refuerza el aspecto dinámico del vehículo. Salvo el negro Sport, todos los colores son opcionales. Dependiendo del color y la versión elegida, el precio puede variar entre los 260 y los 727 euros. Además, se ofrecen tres tipos de llanta de 17 y 18 pulgadas. Ambas medidas forman parte del equipamiento de serie.

Si su exterior no puede ocultar los rasgos más distintivos de la marca, en el interior ocurre algo incluso más acentuado, pues la sensación que se tiene es que estamos a los mandos de un Captur o un Clio. Quizás más al primero por aquello de ser un vehículo de similar concepto. El salpicadero no es idéntico al 100%, pero salvo cotas y algún detalle estético, es prácticamente ‘clavadito’ al de los dos modelos anteriormente citados. En lo que no hay diferencias, es en la totalidad de los mandos, que son exactamente los mismos. Economías de escala.

Interior: moderno, atractivo y con ergonomía muy cuidada

Aunque a mi modo de ver Renault hace ya tiempo que perdió esa alegría, atrevimiento, distinción y hasta calidez de aquellos modelos que comercializaba en la década de los noventa y a principios de siglo XXI, hay que reconocer que en los modelos actuales se sigue respirando esa sensación de estar un paso por delante respecto a los demás. Por diseño interior y sin ser lo que fue hace años, Renault sigue siendo una marca referente en este apartado.

La posición al volante es buena, con unos asientos bien construidos que integran unos reposacabezas en forma de C que quedan cerca de la cabeza. En cuanto a diseño, estos reposacabezas tiene una clara inspiración en los utilizados por Volvo desde hace ya unos años. Atrás quedaron aquellos reposacabezas de tipo compás que tan buenos eran y que Renault ya no utiliza en su gama.

El volante y el mando del cambio caen muy a mano. El volante tiene un buen tamaño, un aro grueso y muy acolchado, y una serie de mandos integrados que se manejan de forma intuitiva. Dejando al margen el grosor del volante, que es algo que va en gustos y también en función del tamaño de las manos de cada uno, sí que me parece más criticable el tapizado símil cuero, que no ofrece el mejor tacto ni la mejor calidad. Demasiado sintético para mi gusto. En cuanto calidad, tengo la sensación que no acusará muy bien el desgaste por uso y el paso del tiempo.

Nuestra unidad de pruebas disponía de un cuadro de instrumentos con visualización digital con una pantalla a color de 4,2; 7 o 10,2 pulgadas, junto a la pantalla central de 7 o 9,3 pulgadas. El tamaño varía en función de la versión elegida. Nuestra unidad de pruebas equipaba la pantalla de mayor tamaño en ambos casos. Aunque más adelante analizaré la conectividad y el sistema de infoentretenimiento, ya avanzo que el sistema de Renault es de lo mejor que hay en el mercado. Además, la resolución y la calidad de la pantalla está a un gran nivel en ambos casos.

La consola central alberga un gran espacio de almacenamiento que integra un sistema de recarga por inducción para Smartphone y compartimentos de almacenamiento laterales, incluida una red de almacenamiento en el lado del pasajero delantero. Asimismo, incluye un freno de aparcamiento eléctrico automático con función Auto hold, disponible desde el primer nivel de acabado.

Aparte de de la recarga de inducción en la consola, el Renault Arkana dispone de cuatro tomas USB (dos en la parte delantera y dos en la parte trasera) para conectar y recargar dispositivos electrónicos. Los compartimentos de las puertas pueden almacenar botellas de hasta 1,5 litros.

Si hablamos de calidad de construcción y acabados, el Akana es un coche que transmite muy buena sensación a la vista. Renault se ha preocupado en incorporar bastante material acolchado en las zonas más visibles y en ofrecer un diseño moderno.

Desde el modelo de acceso, el acabado cromado adorna los tiradores de puerta y los aireadores, mientras que la palanca de cambios se cubre de cuero. En el segundo nivel de acabado, el volante de dirección se reviste de cuero y se incorporan elementos cromados al salpicadero y el portavaso. Además, la parte superior de las puertas se encuentra revestida de espuma.

Los pasajeros de la zona trasera, que no disponen de materiales acolchados en algunas zonas de los paneles de las puertas, disfrutan de amplios reposabrazos centrales extraíbles, dos tomas USB y aireadores regulables en el panel trasero de la consola central. La climatización automática incluye, en todas las versiones, un purificador de aire. En cuanto a habitabilidad se refiere, el Arkana está muy bien resuelto, pues gracias a sus 211 mm de espacio para las rodillas (el más amplio de su categoría) y a sus 305 mm de espacio para los pies y a la altura bajo techo en la parte trasera, de 862 mm, estamos ante un coche que aprovecha muy bien el espacio disponible.

El maletero, que tiene una capacidad de 513 litros (480 litros en la versión E-TECH Híbrida) y equipado con kit de reparación es otro de los puntos fuertes de este modelo. Además, cuenta con un falso piso que puede colocarse en la parte inferior para maximizar la capacidad de carga o en la parte superior para colocar más fácilmente objetos pesados. Con esta configuración, una vez abatido el respaldo de la banqueta trasera 2/3-1/3, se obtiene un piso plano.

Un microhíbrido de gasolina de 140 CV

El Renault Arkana únicamente se comercializa con versiones electrificadas, es decir, una microhíbrida y otra híbrida convencional. Todas están asociadas a una transmisión automática. Nosotros hemos conducido la versión de 140 CV que, a mi modo de ver, es la más recomendable de la gama por precio de adquisición. Para más adelante, concretamente para el cuarto trimestre de este año, llegará otra versión de 160 CV.

Esta versión microhíbrida está basada en la motorización turbo de gasolina 1.3 TCe de 4 cilindros. La microhibridación se obtiene añadiendo un sistema alternador-motor de arranque acoplado a una batería de iones de litio de 12v, que se encuentra debajo del asiento del pasajero delantero.

El motor de gasolina de 1.3 TCe está equipada con un filtro de partículas destinado a eliminar las partículas de los gases de escape capturándolos en una estructura microporosa alveolada que se regenera automáticamente a intervalos regulares.

En cuanto a prestaciones se refiere, la corrección es la nota predominante. No es un coche rápido en ningún caso, pero su potencia es más que suficiente para una conducción normal en todo tipo de vías. A diferencia de un Captur o un Kadjar asociados a este motor y a una transmisión manual, he tenido la sensación que el agrado de uso y el rendimiento del motor es inferior en el Arkana, al menos con el cambio automático. También percibí algunas resonancias en el salpicadero y entre los dos asientos delanteros. Y es que, este motor se hace notar cuando gira a un régimen medio-alto.

El consumo me ha parecido bastante moderado en líneas generales. En carretera, la cifra puede variar entre los 6,2 y los 6,8 litros a los 100 kilómetros, aproximadamente. Todo depende del tipo de conducción y de carretera. En ciudad, el gasto más o menos siempre se solía situar sobre los 7,4 litros.

La microhibridación de 12v garantiza la regeneración de energía en las fases de desaceleración. Permite asimismo que el motor térmico se apague en las fases de frenado. El motor de arranque y la batería respaldan igualmente el motor en sus fases de mayor consumo de energía, al arrancar o al acelerar. La microhibridación permite reducir el consumo de carburante hasta en un 8 % y las emisiones de CO2 hasta en un 8,5 %, a la vez que ofrece mayor fluidez en el rearranque y un mejor confort de conducción.

Al ser un modelo microhíbrido, el Arkana se benefician de la obtención de la Etiqueta ECO impartida por la Dirección General de Tráfico en España, y todas sus ventajas inherentes.

Esta motorización únicamente se ofrece con cambio automático de doble embrague EDC de 7 relaciones. Puede que llegue a ser correcto para una conducción normal, pero a mí no me ha terminado de convencer ni por respuesta ni por agrado de uso. En mi opinión, el mercado ofrece alternativas mucho más recomendables, como el DSG del Grupo Volkswagen. En el caso del Renault, incluso siendo de doble embrague, no es una caja que invite a usarse de manera manual mediante las levas ubicadas detrás del volante. La palanca de cambios, que es mecánica, no tiene las posiciones de la transmisión retroiluminadas y el movimiento únicamente es totalmente lineal en sentido longitudinal. Esto, en muchas ocasiones, provoca que tengamos que fijarnos bien la posición que hemos seleccionado. En este sentido, y, a diferencia de otros cambios similares, éste de Renault no me ha parecido muy intuitivo. Tampoco me gusto demasiado el tacto, demasiado tosco y poco refinado, aunque es preferible frente a la palanca 'e-shifter' sin cable mecánico que equipa la versión híbrida E-Tech, que es mucho peor.

Siempre aplomado y con un tacto de conducción mejorable

El Renault Arkana utiliza la plataforma CMF-B, de sus hermanos de gama Clio y Captur. Pese a utilizar la misma base rodante, las dimensiones son ligeramente superiores a la de estos dos modelos. También es más largo que un Kadjar y que un Scénic de cinco plazas.

Esta plataforma, que es de nueva generación, proporciona un buen nivel de confort y un comportamiento dinámico que transmite seguridad en todo momento. No obstante, en cuanto se fuerza un poco la máquina en curva, el subviraje nos avisa pronto cuando nos toca cerrar la trayectoria. Es posible que, los neumáticos Kumho Ecsta HS51, que no me parecieron demasiado adherentes ni por motricidad ni por agarre en curva, tuvieran mucho que decir en este sentido.

La dirección tiene un tacto muy suave y facilita mucho las cosas para que el Arkana se conduzca con muy poco esfuerzo en recorridos urbanos. No obstante, si lo que te gusta es conducir y sentir el tren delantero, esta dirección no es de las mejores en ese sentido, pues no comunica nada y no resulta muy precisa.

En cuanto a ayudas a la conducción se refiere, como es habitual en todos los modelos de Renault, el Arkana es un coche muy avanzado. No faltan elementos como el regulador de velocidad adaptativo asociado al sistema Stop & Start, conmutador automático de las luces de carretera, frenada activa de emergencia, alerta de ángulo muerto, reconocimiento de señales de tráfico con aviso de exceso de velocidad, alerta de cambio de carril, asistente para el mantenimiento de trayectoria, cámara de estacionamiento 360º, detector de tráfico en la parte posterior y un completo sistema de aparcamiento que cuenta con sensores en la parte delantera, lateral y trasera.

Además de todo esto, el Arkana dispone de un Asistente de Conducción Semiautónoma que combina el regulador de velocidad adaptativo (con Stop & Start) con la asistencia de mantenimiento de carril que funciona incluso en curva (dentro de los límites del sistema). Regula la velocidad del coche de 0 a 160 km/h y mantiene las distancias de seguridad con los vehículos que le preceden a la vez que garantiza que este permanezca centrado en la vía. Especialmente útil en caso de tráfico denso, el asistente de conducción permite que Nuevo Arkana se pare y vuelva a arrancar de forma automática en un tiempo de tres segundos, sin acción por parte del conductor.

El Asistente de Conducción Semiautónoma ofrece autonomía de nivel 2 SAE, por lo que aumenta de manera sustancial el confort del conductor, pero debe mantener sus manos sobre el volante y su mirada en la carretera.

Un buen sistema multimedia

Por último, para cerrar este apartado, no quiero olvidar el sistema Multi-Sense, que dispone de tres perfiles de conducción, algo que tan de moda está en los coches desde hace ya unos años. En el caso de este Arkana, disponemos de las modalidades Eco, Sport y MySense, esta última es un modo personalizado en el que podemos ajustar los diferentes parámetros (motor, dirección... etc) a nuestro gusto. Durante todo el tiempo que tuve el coche, opté por el modo personalizado, para ajustar la dirección y la respuesta del motor a las necesidades de cada momento.

En cuanto a conectividad se refiere, tal y como comenté al inicio de la prueba, Renault dispone de uno de los mejores sistemas de infoentretenimiento; funciona de una forma muy fluida, tiene una interfaz muy moderna y atractiva, es bastante intuitivo en líneas generales y se muestra en una buena pantalla con una resolución realmente buena.

El sistema Easy Connect, que así es como Renault denomina este sistema multimedia, ofrece conectividad 4G permanente y servicios adicionales de socios como Google (buscador de direcciones) y TomTom (información sobre el tráfico y zonas de peligro). Todos los sistemas, desde control remoto del vehículo a la información del tráfico en tiempo real, pasando por la navegación puerta a puerta con envío del recorrido al vehículo, la localización del vehículo y el control remoto de puertas (próximamente), pretenden ofrecer una experiencia conectada tanto dentro como fuera del vehículo a través del smartphone. El sistema multimedia Renault EASY LINK y la cartografía a bordo también ofrecen actualizaciones automáticas y regulares gracias a la tecnología “Over the Air”.

Conclusión

El Renault Arkana es, actualmente, el único SUV compacto de estilo coupé que ofrece el mercado en el segmento generalista. Destaca por su diseño, avanzado equipamiento y comportamiento dinámico. Por el contrario, y aunque la normativa de emisiones cada vez pone más trabas a los fabricantes, se echa en falta un motor de mayor cilindrada y una transmisión de mayor calidad. En cuanto a agrado de conducción, aunque es un coche que se maneja con muy poco esfuerzo, también se echa de menos algo más refinamiento y comunicación, sobre todo para los que queremos seguir disfrutando de la conducción. Su precio, como suele ser norma en la casa, resulta bastante competitivo dejando descuentos al margen.
Gustavo Rodríguez Hernandez

Periodista especializado con 20 años de experiencia en el sector de la automoción. Fue director del área de Motor de Cadena Cope Castilla y León durante 3 años. Posteriormente, fue redactor y probador de coches en AUTOhebdo Sport, Revista Top Auto y sobrecoches.com. Desde el año 2011, es el responsable de pruebas y producto de cochesyconcesionarios.com

(no será publicado)

Copyright © 2003 - 2021 Dosnet Consultores de Internet, S.L. CIF B-95/276580