Uso de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una buena experiencia y mejorar la calidad de nuestros servicios en cochesyconcesionarios.com. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Aquí puedes encontrar más información sobre el tema.
facebook twitter rss
Darse de Alta
¿Quieres ser parte de nuestra Red de Concesionarios?
Regístrate >>
te gusta

BLOG
Subscripción de boletines
Recibe las noticias del blog de cochesyconcesionarios.com en tu e-mail.

estas en Estas en: Inicio > Blog de Coches > Ford > Prueba del Ford Fiesta Active 1.0 EcoBoost 100 CV
Novedades y actualizaciones de precios
de las marcas que se comercializan en España
NOVEDADES Ford
Prueba del Ford Fiesta Active 1.0 EcoBoost 100 CV
Atractivo, polivalente y con unos niveles de calidad que le posicionan como una de las mejores alternativas de la categoría.
« Volver 
El Fiesta Active es la versión todocamino del utilitario de Ford. A diferencia del resto de versiones, cuenta con una carrocería con mayor altura respecto al suelo y una estética exclusiva que le aporta mucho atractivo. Nosotros hemos probado la versión de gasolina de 100 CV, que es la opción intermedia dentro de las variantes de gasolina. La versión más económica de este modelo se puede adquirir desde 17.895 euros (aquí puedes obtener el mejor precio).

Iniciamos la prueba analizado todos los detalles de su exterior. A diferencia del resto de versiones, el Fiesta Active cuenta con una carrocería que integra un revestimiento oscuro que fluye desde el labio del parachoques delantero, a través de los pasos de rueda y el perfil lateral hacia atrás. Una parrilla oscura con un diseño de malla único incorpora también un marco oscuro. Los faros antiniebla delanteros están alojados en los huecos del parachoques en forma de C.

El paragolpes trasero también cuenta con embellecedores y un diseño exclusivo. En la parte superior de la zaga, el entorno de la matriculo cuenta con un revestimiento oscuro. Las luces pueden incorporar tecnología LED de manera opcional.

Las llantas de aleación de 17 pulgadas están disponibles en acabado Rough Metal o Absolute Black. Por su parte, la carrocería se ofrece con las tonalidades Amarillo Lux, Rojo Ruby y Azul Wave. Si el usuario lo demanda, el techo se puede pintar de manera opcional en color negro o rojo dependiendo del color de la carrocería.

Una posición más dominante y un interior bien acabado

El Fiesta Active es 18 milímetros más alto que un Fiesta estándar. La posición al volante es equivalente a la que se puede tener en coches de mayor tamaño y categoría. El volante, que tiene regulación en altura y profundidad, y los diferentes reglajes del asiento, permiten que personas de diferentes alturas se adapten perfectamente a los mandos sin conducir con una postura forzada. Pero no solo las amplias regulaciones son las culpables de que nos sintamos cómodos al volante, también el espacio disponible y la ubicación de todos los mandos tienen mucho que decir en este sentido para sentirse perfectamente integrado al volante.

Los asientos están disponibles con costuras de color que forman barras horizontales en el centro de los respaldos. Ofrecen apoyo lumbar para el conductor y cuentan con ajuste de cuatro posiciones para el conductor y el pasajero. En las plazas posteriores, sin ofrecer el espacio y los asientos de las delanteras, permiten que el Fiesta sea el mejor modelo de su segmento en cuanto a confort y espacio. Un adulto que supere con holgura el 1,80 m disfrutará de suficiente espacio. En la plaza central no hay apoyabrazos con posavasos para incrementar el nivel de confort -es prácticamente imposible encontrar este ‘extra’ en cualquiera de sus rivales-.

Los asientos de las plazas delanteras nos han parecido algo pequeños para una persona de una estatura normal. La banqueta nos ha resultado algo corta y con una sujeción en la parte lumbar deficiente. Por acabado y calidades más o menos se encuentran en la media del segmento. Como en otras alternativas equivalentes, volvemos a quejarnos del tapizado de tela sintética, que resulta algo áspero y poco acogedor. Por su parte, los asientos de las plazas posteriores cumplen correctamente dentro de lo que se suele encontrar en coches de este tamaño.

A diferencia de las alternativas, en Ford han optado por ofrecer un habitáculo de mayor calidad. Bien es cierto que no hay lujos ni materiales refinados, pero los plásticos utilizados y su correspondiente acabado permiten que este coche esté a un buen nivel. En la versión Active encontramos remates decorativos de aluminio satinado en el volante y la palanca de cambios, e inserciones plásticas imitando a la fibra de carbono en la parte más visible del salpicadero. El volante está tapizado en piel sintética no demasiado agradable al tacto y pespuntes algo ásperos.

El interior del Fiesta Active está preparado para lidiar con las botas embarradas, toallas de playa llenas de arena y pasajeros empapados. Los materiales y las alfombras de los asientos se probaron en el laboratorio de materiales de Ford en Dunton, Reino Unido. Las almohadillas de los asientos se someten a 60.000 ciclos de prueba para garantizar su resistencia al desgaste, y la robustez de los colores se prueba con un simulador de temperatura y se analiza con un espectrómetro para asegurarse de que no se destiñen después de una extensa exposición a la luz ultravioleta. Los volantes de cuero se someten incluso a pruebas de resistencia a crema protectora solar.

Si se desea un interior con mayor claridad, Ford ofrece, de manera opcional, un techo panorámico que se abrir opcionalmente. También integra unos raíles en el exterior para ayudar a transportar bicicletas o equipo deportivo

Todos los mandos del interior están muy bien diseñados y ubicados con mucha lógica. A diferencia de otros modelos de la competencia, como un Renault Clio o un Peugeot 208, Ford no ha caído en el error de digitalizarlo todo, y ha optado por mandos físicos para controlar la climatización -se agradece que algunos mandos sean giratorios-. En la zona superior de la consola central hay una pantalla TFT multifunción de 4.2 pulgadas que está bien situada. Ofrece muy buena resolución, es intuitiva y fácil de manejar. También cabe destacar el cuadro de instrumentos en este orden, ya que presenta la información muy clara y ordenada, y tampoco ha caído en el error de ser completamente digital.

El maletero, que tiene una capacidad de 292 litros en condiciones normales, puede ampliarse para superar los 1.093 litros de volumen. Cuenta con formas muy regulares y está bien guarnecido. A la derecha, cuenta un punto de luz que, aunque puede ser algo escaso, es la tónica existente en el segmento y en otros modelos de superior categoría.

Estable en carretera y competente fuera de ella

El Fiesta Active es un coche válido y preparado para afrontar tanto en carreteras asfaltadas, pistas de grava o terrenos resbaladizos. Los amortiguadores delanteros se han optimizado y cuentan con un nuevo tope de rebote hidráulico para suavizar los golpes o sacudidas al conducir sobre superficies difíciles. A nosotros, la suspensión nos ha parecido demasiado rígida, incluso cuando se circula en zonas asfaltadas. Bien es cierto que este ajuste de suspensión permite un buen comportamiento en carretera, pero a poco que el firme esté mínimamente deteriorado, los ocupantes lo acusan en forma de secas sacudidas. Y ya que hablamos de confort, este Fiesta también penaliza en cuanto al ruido que genera la rodadura, que es claramente elevado.

La geometría única de las rótulas para la suspensión y los ajustes a medida para los muelles y amortiguadores, se combinan con la dirección asistida eléctrica revisada que sintoniza con el control de estabilidad electrónico (ESC) para mejorar, en teoría, la mejor respuesta en todo tipo de superficies. Al igual que el Focus y, a diferencia del anterior Fiesta, la dirección nos ha parecido muy como comunicativa y demasiado artificial. Bien es cierto que está bien asistida para manejarla con poco esfuerzo, pero no nos permite tener nada de feeling con el coche.

Los modelos Fiesta Active ofrecen tres modos de manejo seleccionables:

- El modo Normal, que utiliza la configuración estándar de ESC y control de tracción para conducción habitual.

- Modo Eco -disponible sólo con caja de cambios manual de seis velocidades-, que ajusta los ajustes del motor y del acelerador para ayudar a los conductores a ahorrar aún más combustible.

- Modo Terreno Deslizante, que ajusta los ajustes de ESC y el control de tracción para aumentar la confianza en superficies con un agarre reducido, como nieve y hielo; reduciendo el giro de la rueda delantera. El modo de terreno deslizante también ayuda a los conductores a mantener el control al tomar curvas o cambiar de carril en condiciones resbaladizas realizando pequeños ajustes en el acelerador y los frenos para evitar un subviraje o un sobreviraje excesivos

Buen rendimiento mecánico

Nuestra unidad de pruebas disponía del motor de gasolina tricilíndrico sobrealimentado 1.0 EcoBoost de 100 CV (aquí puedes consultar sus especificaciones técnicas). A diferencia de otros motores de la competencia, el propulsor de Ford ofrece un buen rendimiento con un bajo nivel de ruidos y vibraciones -la vibración más acusada se percibe cuando se arranca el coche-. Pese a que los motores de tres cilindros no son muy agradables de utilizar por la falta de fuerza a bajo régimen y por los 'tirones' que se experimentan al cambiar de marcha por lo que les cuesta bajar de vueltas, la motorización de Ford es de las mejores opciones de este tipo dentro lo que ofrece actualmente el mercado. Su rendimiento es bastante óptimo, aunque el consumo de carburante es algo elevado si tenemos en cuenta la arquitectura y cilindrada del motor en cuestión. Circulando a un ritmo ágil en una carretera de segundo orden, es posible superar los 9 litros de media a los 100 kilómetros. En ciudad, el gasto dependerá mucho del tipo de conducción que se practique; conduciendo con alegría la cifra puede llegar a situarse sobre los 7,6 l/100 km, mientras que si nos esforzamos en practicar una conducción más eficiente, la cifra se puede situar sobre los 6,5 l/100 km. En autovía, a un ritmo constante y con una orografía muy favorable (pocas pendientes), el consumo puede situarse por debajo de los 6,0 litros.

Dotado de un equipamiento de última generación

El nuevo Fiesta Active ofrece una completa oferta de asistentes a la conducción. Las tecnologías están respaldadas por cámaras, radares y sensores de ultrasonidos, que son capaces de monitorizar el entorno del vehículo y escanear la carretera hasta una distancia de 130 metros, más que la longitud de un campo de fútbol.

El sistema de Asistente Precolisión con Detección de Peatones puede detectar a las personas que se encuentren en la carretera o cerca de ella, o que vayan a cruzar por la trayectoria del vehículo, utilizando la luz de los faros delanteros del Fiesta durante la noche. El sistema está diseñado para reducir la gravedad de algunas colisiones frontales que involucran a vehículos y peatones, o para ayudar a los conductores a evitar algunos impactos. Un ángulo de cámara más amplio ayuda a seguir mejor los movimientos de los peatones.

Otras características disponibles incluyen el Reconocimiento de Señales de Tráfico y las Luces Largas Automáticas, que ahora funciona de manera más eficiente en situaciones donde una barrera central divide los carriles opuestos, y puede detectar camiones que vienen en dirección contraria para evitar deslumbrar a los conductores colocados por encima de la división central. Una función de rampa suave mejora el confort de los conductores durante la noche con una transición suave entre la luz de carretera y la luz de cruce.

Otras tecnologías de asistencia al conductor disponibles incluyen: Control de Crucero Adaptativo, Limitador de Velocidad Ajustable, Sistema de Información de Puntos Ciegos, Alerta de Tráfico Cruzado, Alerta de Conductor, Ayuda de Mantenimiento de Carril, Alerta de Mantenimiento de Carril y Alerta de Colisión Delantera. De todos los asistentes que hemos probado, el que menos nos ha gustado es el que nos ayuda a mantener el coche en su carril. No nos ha parecido muy efectivo en determinadas ocasiones para que cumpla correctamente con su función, y tampoco mantiene al coche centrado en su carril -tiene un zigzagueo demasiado acusado-.

Conectividad y audio premium

El nuevo Fiesta Active está dotado del sistema de comunicaciones y entretenimiento SYNC 3 de Ford, una tecnología que permite controlar el audio, la navegación y los smartphones conectados usando comandos de voz sencillos y conversacionales. El sistema es compatible con Apple CarPlay y Android Auto, y cuenta con SYNC AppLink para la activación por voz de una amplia gama de aplicaciones para smartphones. Las pantallas táctiles a todo color de inspiración Tablet de hasta 8 pulgadas se pueden manejar con gestos de pellizco y deslizamiento.

Para ofrecer la mejor conectividad posible, el Fiesta Active ofrece conectividad Bluetooth y dos puertos USB de serie, con un reproductor de CD integrado disponible de manera opcional.

Los sistemas B&O PLAY, exclusivos de la gama global de vehículos de Ford, ofrecen una experiencia de audio superior con la distribución y calibración de altavoces específicamente diseñados para cada vehículo. Para el Fiesta Active, se incluyen diez altavoces, incluidos un subwoofer montado en el maletero y un altavoz central de tonos medios en la parte superior del panel de instrumentos, que incorpora el logotipo de aluminio B&O PLAY y un exclusivo diseño. La potencia total del amplificador es de 675 vatios, gestionada por un amplificador de procesamiento de señal digital que controla la ecualización y la mezcla de audio, incluido el sonido envolvente seleccionable, que hace posible un sonido aún más rico y potente independientemente de la posición del asiento.

Aquí puedes consultar todos los detalles de su equipamiento.

Conclusión

El Fiesta Active es una opción recomendable si estás valorando la posibilidad de adquirir un utilitario con ciertas prestaciones de todocamino. Pese a que el Fiesta está a un gran nivel en cuanto a calidad se refiere -es muy pareja a la del Ford Focus-, nos hubiera gustado que la calidad de rodadura fuera mejor en cuanto a ruido y absorción. El motor de gasolina de 100 CV ofrece un rendimiento más que correcto y un consumo de carburante elevado. La opción diésel, a priori, nos parece más interesante por consumo de carburante y por ser de cuatro cilindros, con todo lo positivo que ello conlleva.
Gustavo Rodríguez Hernandez

Periodista especializado en contenidos del motor. Fue director del Motor en la Cadena Cope en Castilla y León durante 3 años. Posteriormente fue redactor y probador de coches para el Grupo ZETA, Revista Top Auto y sobrecoches.com. Desde el año 2011 realiza artículos y las pruebas dinámicas de los coches en cochesyconcesionarios.com

(no será publicado)

Copyright © 2003 - 2019 Dosnet Consultores de Internet, S.L. CIF B-95/276580