facebook twitter rss
Darse de Alta
¿Quieres ser parte de nuestra Red de Concesionarios?
Regístrate >>
te gusta

BLOG
Subscripción de boletines
Recibe las noticias del blog de cochesyconcesionarios.com en tu e-mail.

histórico por mes
Elige el año y despues el mes
estas en Estas en: Inicio > Blog de Coches > SsangYong > Prueba del SsangYong Rexton 2.2 D22DTR 4x4 Limited Aut.
Novedades y actualizaciones de precios
de las marcas que se comercializan en España
NOVEDADES SsangYong
Prueba del SsangYong Rexton 2.2 D22DTR 4x4 Limited Aut.
Una opción única en el mercado que ofrece hasta siete plazas, un gran maletero y excelentes prestaciones fuera del asfalto.
« Volver 
Desde febrero de 2018, el Rexton, que es el todoterreno de mayor tamaño que SsangYong comercializa en Europa, está disponible en los concesionarios. Su gama es muy sencilla y únicamente se compone de una motorización diésel de 181 CV, dos tipos de transmisiones (manual o automático), dos sistemas de tracción (trasera o total) y tres niveles de acabado (Line, Premium o Limited). Aunque nosotros hemos conducido la versión más costosa, el Rexton más económico lo puedes adquirir desde 30.000 euros (aquí puedes conseguir el mejor precio con su correspondiente descuento). Todas las versiones ofrecen una garantía de 5 años o 100.000 km, lo que antes se cumpla.

Diseño: más europeo que nunca

Estéticamente, hay que reconocer que el nuevo Rexton es el modelo más agraciado que ha lanzado la marca coreana hasta el momento, con un diseño mucho más europeo y que a mí, particularmente, me gusta bastante. Todo el alumbrado dispone de tecnología LED; grupos ópticos, los intermitentes integrados en los retrovisores y la iluminación que alumbra la matrícula. Los faros delanteros son de tipo xenón (la marca lo denomina comercialmente como tecnología HiD)

Hay una gama de seis colores exteriores: blanco Grand White, plata Fine Silver, negro Space Black, azul Atlantic Blue, beige Sabbia Beige y gris Elemental Grey. Todos, salvo el plata Fine Silver, son opcionales y cuestan 425 euros cada uno. Nuestra unidad de pruebas, que puedes verla en la galería de imágenes, lucía la tonalidad Sabbia Beige. En cuanto a la gama de llantas de aleación, todo se reduce a dos medidas; 17 y 18 pulgadas. Las versiones más económicas equipan las de menor tamaño, mientras que la tope de gama (Limited), que es la que hemos tenido la ocasión de probar, ofrece de serie las de 18.

Interior: amplio, práctico y con un gran maletero

El interior ha ganado muchos enteros respecto a la anterior generación. Nada más abrir las puertas (cubren toda la boca de acceso para evitar que nos manchemos los pantalones cuando el coche está sucio - ver imagen -), vemos que una placa en acero inoxidable con la palabra Rexton iluminada nos da la bienvenida. Además, para dar una mayor sensación de lujo, el habitáculo está tapizado en un elegante napa-cuero con estratégicos acolchados en asientos, guarnecidos de las puertas y salpicadero. Las luces ambiente de cortesía ayudan a crear un ambiente todavía más acogedor (ver imagen).

El volante multifunción, que ofrece regulación en altura y profundidad, puede ir rematado con detalles en negro o plata y está forrado en cuero con costuras “doble diamante”. En el salpicadero, destaca la pantalla de la consola central de 8 pulgadas y la buena organización de todos los instrumentos y botones, que quedan ordenados de acuerdo con su función para facilitar su uso con la consiguiente mejora en la seguridad. El climatizador bizona, por cierto, cuenta con salidas de aire para todas las filas de asientos y un filtro activo que no solo impide la entrada de polvo sino que también elimina bacterias y malos olores. Por si fuera poco, cuenta con un sistema que detecta si hay vaho en los cristales para activar la climatización y eliminarlo. De esa forma, el conductor siempre tiene una visibilidad óptima.

El salpicadero integra dos relojes principales de muy fácil lectura y una pantalla TFT-LCD de 7 pulgadas multifunción. Esta última puede configurarse a gusto del conductor con tres modos distintos (Regular, Animation y RPM-linked) para mostrar el velocímetro. También sirve para facilitar todo tipo de información, como el ordenador de a bordo, el equipo de audio/multimedia, el sistema de aviso de salida de carril, el navegador, la posición de la dirección, los sensores de aparcamiento, la apertura o cierre del portón…

A la izquierda del volante, en el salpicadero, una botonera permite controlar funciones como la altura de los faros, la conexión/desconexión de los controles de estabilidad, de descenso de pendientes, de aviso de salida de carril y del asistente de tráfico trasero. También en esta zona está el botón para abrir y cerrar eléctricamente el maletero. Todo está muy claro y ordenado (ver imagen).

La zona de la consola central que rodea la palanca de cambios está acabada en tono negro brillante mientras que la guía de propia palanca va enmarcada por una moldura cromada (ver imagen). Justo detrás de la palanca está la ruleta que controla el sistema de tracción y, a cado lado de ésta, el botón del freno de mano eléctrico y del sistema Auto Hold (ver imagen).

En el interior, la tapicería de napa cuero con acolchados se puede escoger en negro Ash Black o marrón Cognac Brown. Hay otras dos opciones de color: beige claro Snow Beige y bitono en negro con detalles en beige Black&Beige; en este caso, la tapicería y guarnecidos interiores también cuentan con elementos en tela y tejido sintético. Los acolchados están en la parte superior de los asientos, en el salpicadero y en el guarnecido interior de las puertas.

En el puesto de conducción, los asientos con reglaje eléctrico, ofrecen la posibilidad de memorizar hasta tres posiciones distintas del asiento y de los espejos retrovisores para que no haya que volver a ajustarlo todo cada vez que alguien de la familia coge el coche. Sin ser demasiado envolventes, resultan bastante confortables y están bien acabados. Los de la segunda fila me han gustado menos; no son tan ergonómicos y la posición es algo forzada y elevada. En cuanto a los de la tercera fila (cabe recordar que este vehículo se comercializa con versiones de 5 y 7 plazas), teniendo en cuenta que el espacio es el que es, se viaja mucho mejor que en otros coches de este tamaño y configuración. Para una emergencia, son dos plazas extra muy útiles incluso para dos adultos.

Cabe destacar que, los asientos de la primera y segunda fila, están calefactados tanto en la zona del respaldo como en la de la banqueta. Los delanteros, además, están ventilados para paliar los rigores del verano.

El Rexton es un coche muy práctico. Hay una gran cantidad de huecos disponibles por todo el habitáculo para todo tipo de objetos: desde las guanteras del salpicadero y la consola hasta los amplios bolsillos de las puertas (caben botellas de 1,5 litros), pasando por los portavasos de la primera y segunda fila de asientos. También en la tercera fila hay huecos para dejar el smartphone, por ejemplo. A esa tercera fila, por cierto, se accede ahora con facilidad gracias al sencillo y eficaz doble sistema de plegado de los asientos de la segunda fila (ver imagen).

La capacidad de carga es otro de los puntos fuertes. Con cinco plazas, el maletero es de nada menos que 820 litros, fruto de unas medidas muy generosas: 1.265 mm de profundidad, 1.420 de anchura máxima y 1.015 de altura hasta el techo. Esos 820 litros pueden llegar a los 1.977 con asientos traseros abatidos. En las versiones de cinco plazas del Rexton es posible obtener una superficie completamente plana al abatir los respaldos de la segunda fila de asientos.

Ya que hablamos de modularidad, resulta sorprendente la capacidad del nuevo Rexton para adaptar el espacio interior a casi cualquier necesidad. Gracias al plegado por partes asimétricas (60:40) de los asientos de la segunda fila y la posibilidad del abatir individualmente los de la tercera, el nuevo SsangYong Rexton permite combinar cualquier distribución entre 2 y 7 plazas, colocando a los pasajeros y el equipaje de la manera que mejor nos convenga en cada ocasión.

Para mejorar aún más las cualidades prácticas del maletero, éste se puede equipar con accesorios muy útiles, como una bandeja extensible (285 euros), una red para sujetar mejor la carga (88 euros) y un protector de goma para el piso (euros).

Además, para mejorar el uso diario, el portón trasero es de apertura y cierre eléctricos. Al llegar al coche cargado con un montón de bultos, el conductor no necesitará dejarlos en el suelo para pulsar el botón de apertura del maletero en la llave o en el propio portón. Ni siquiera tendrá que hacer extraños movimientos con las piernas por debajo del paragolpes. Bastará con que, con la llave inteligente en el bolsillo, permanezca tres segundos frente al portón y éste se abrirá automáticamente (ver imagen). Obviamente, también es posible abrir o cerrar el maletero utilizando los botones de la llave o del propio portón.

Al dejar el coche no es necesario pulsar ningún botón para dejarlo perfectamente cerrado. Con la llave inteligente y todas las puertas cerradas, al alejarnos un poco del nuevo Rexton —entre dos y seis metros— un par de destellos de las luces de emergencia indican que las puertas han quedado bloqueadas. La llave inteligente también sirve para abrir o cerrar parcial o completamente las ventanillas incluso con el motor apagado. Basta con mantener pulsado el botón de apertura para bajarlas o el de cierre para subirlas.

Motor de 181 CV

El Rexton únicamente se comercializa con un motor diésel de inyección directa por conducto común, turbocompresor de geometría variable e intercooler (comercialmente, la marca lo denomina e-XDi 220). Rinde 181 CV de potencia máxima a 4.000 rpm y tiene un par máximo de 400 Nm desde 1.400 hasta 2.800 rpm para las versiones con cambio manual y de 420 Nm entre 1.600 y 2.600 rpm para las versiones con cambio automático, que es la que nos ocupa. Se trata de un propulsor muy agradable desde bajo régimen y especialmente brillante en su respuesta a medio régimen, es decir, un motor óptimo en el principal rango de uso de la inmensa mayoría de los conductores. En buena medida, esta buena respuesta se debe al turbo de geometría variable controlado electrónicamente y especialmente orientado a actuar a bajo régimen. Además, la turbina del compresor está completamente mecanizada, lo que contribuye no solo a su eficacia sino que también reduce la sonoridad.

La caja de cambios puede ser manual de seis velocidades o automática de siete, que es la que equipaba nuestra unidad de pruebas. El cambio automático de siete velocidades es de origen Mercedes-Benz y cuenta con una unidad de control integrada (TCU) que mejora la fiabilidad del control electrónico. También dispone de la más avanzada red CAN (Controller Area Network) que agiliza el intercambio de señales electrónicas. De esa forma permite un más rápido y eficaz intercambio de información entre el motor, el sistema de tracción y el propio cambio de manera que se obtiene una respuesta más inmediata y un comportamiento mejor y más seguro en toda circunstancia.

El cambio automático es posible manejarlo de manera secuencial mediante el pulsador que hay en la propia palanca, pero es algo que no utilizarás nunca, no sólo por la filosofía del coche, sino también por la lentitud que ofrece esta caja cuando se hace uso de este tipo de modalidad. En modo 100% automático es un cambio suave y agradable de usar que encaja muy bien con el tipo de coche que es el Rexton. En general, y en mi opinión, me parece muy satisfactorio teniendo en cuenta lo anteriormente mencionado.

El consumo de carburante me ha parecido algo alto, aunque también hay que tener en cuenta que se trata de un coche pesado, de tracción total, con una carrocería muy voluminosa, automático y con un motor potente de generosa cilindrada. Desde luego, lo tiene todo en contra, algo que es inevitable. Según nuestras mediciones, el gasto de carburante es cercano a los 9,0 litros a los 100 kilómetros cuando el recorrido es por autovía. En carreteras de segundo orden, si circulamos tranquilos y a velocidades constantes, es posible conseguir medias de 7,6 litros. Mientras, en ciudad, lo habitual es moverse por encima de los 10,0 litros (ver registros homologados).

Tracción total conectable con reductora

El nuevo SsangYong Rexton está disponible con dos sistemas de tracción: total (4WD) conectable con reductora o trasera (RWD). Incluso en las versiones 4WD, en circunstancias normales el vehículo circulará utilizando solo dos ruedas motrices (las traseras) para obtener el mejor rendimiento en carretera con el menor consumo, hasta que el conductor decida conectar la tracción total mediante el selector circular que hay tras la palanca de cambios.

Cuando el conductor lo desea o las circunstancias lo aconsejan —por ejemplo ante un asfalto deslizante o un camino en malas condiciones—, es posible conectar la tracción total mediante el selector circular que hay tras la palanca de cambios (ver imagen). La fuerza del motor se distribuye de manera uniforme entre ambos ejes. El selector ofrece tres opciones: 2H (propulsión trasera), 4H (tracción total) y 4L (tracción total con reductora). 2H ya hemos comentado que es el modo óptimo para circular por ciudad y carretera. 4H es adecuado para carreteras nevadas o muy deslizantes y también para hacer off-road; es posible pasar de 2H a 4H en marcha, pero conviene hacerlo por debajo de 70 km/h. Por último, 4L es el modo más recomendable para exprimir al máximo las capacidades fuera del asfalto del Rexton y también sus posibilidades de remolque. Y es que, precisamente, el nuevo SSangYong Rexton es uno de los SUV del segmento D con mayor capacidad de remolque: hasta 3.000 kg con freno y hasta 750 sin freno. Para activar el modo 4L es necesario detener completamente el vehículo, pisar el freno y poner punto muerto. En cuanto a sus cotas todoterreno, el nuevo Rexton ofrece unos ángulos de salida (22º) y ataque (20,5º) y ventral (20º) que le sitúan por encima de sus principales competidores. De igual manera, con una altura libre al suelo que oscila entre 203 y 224 mm —en función del tipo de suspensión—, el nuevo Rexton puede superar obstáculos que son casi insuperables para sus rivales.

Para ofrecer una conducción off-road más fácil y segura, este vehículo también equipa control de descensos (SsangYong lo denomina comercialmente como 'HDC'), cuya actuación se puede modular entre 5 y 30 km/h, se activa automáticamente cuando el vehículo detecta que se va a abordar un descenso muy pronunciado. Por último, el control de presión de los neumáticos TPMS mantiene informado al conductor del correcto hinchado de cada rueda para prevenir situaciones de riesgo o, incluso, accidentes.

Cuando nos adentramos en el asfalto, el Rexton es un coche confortable que responde con una buena pisada y un rodar suave. Obviamente, es un coche grande y pesado con todo lo que ello conlleva, pero debo reconocer que sorprende gratamente por lo bien que se desenvuelve y lo estable que resulta en todo tipo de trazados. En este apartado, SsangYong también ha realizado un buen trabajo.

Muy equipado

En un somero repaso al equipamiento, vemos que hay volante calefactado y ajustable en distancia y profundidad, control de crucero, sensor de lluvia y luces, asistente de cambio de largas/cortas, luces con función coming-home, retrovisor interior electrocrómico, cuatro elevalunas eléctricos secuenciales, sensores de aparcamiento, retrovisores plegables eléctricamente, techo solar eléctrico, cristales traseros oscurecidos, parabrisas con función de descongelación y aislamiento térmico y sonoro optimizados, toma de corriente 220V/115V, puerto USB en las plazas delanteras y traseras, asideros en los pilares B e iluminación de cortesía en las manijas interiores de las puertas, en los paneles de las puertas y para la zona de los pies del conductor y copiloto.

De serie, el nuevo SsangYong Rexton ofrece el sistema Smart Audio compatible con Apple Car Play y Android Auto (la conexión con el smartphone se realiza por cable al puerto USB), pantalla LCD de 8'', 6 altavoces, cámara de visión trasera, Bluetooth, puerto USB mandos en el volante y capaz de reproducir archivos Mp3, M4A, APE, OGG, WMA, FLAC y WAV. Este sistema permite incluso grabar programas de radio en tiempo real o reproducir emisiones de radio digital terrestre (DAB).

Gracias a la compatibilidad con Apple Car Play y Android Auto, al conectar el smartphone al puerto USB, el usuario puede utilizar sin problemas el navegador del propio teléfono inteligente y seguir cómodamente las instrucciones para llegar a su destino. La función screenmirroring permite reproducir en la pantalla de la consola central los mismos menús que el usuario tiene en su propio smartphone, facilitando de este modo el manejo del sistema.

En cuanto al equipamiento de seguridad, todas las versiones, tanto las versiones de cinco como de siete plazas, cuentan con cinturones de seguridad de tres puntos con dobles pretensores, que se ajustan de forma automática para retener a los pasajeros durante el impacto y los mantiene en sus asientos en caso de accidente. En la segunda fila de asientos hay anclajes ISOFIX para poder fijar de manera segura dos Sistemas de Retención Infantil homologados.

Si hablamos de ayudas a la conducción, el Rexton ofrece elementos como frenada autónoma de emergencia, sistema de aviso de colisión frontal, avisador de salida del carril, avisador de ángulo muerto, asistente de cambio de carril, asistente de cambio de luces y reconocimiento de señales de tráfico. Por último, para hacer más fácil y segura la salida de un aparcamiento, el nuevo Rexton cuenta con alerta de tráfico trasero (RCTA), un sistema que detecta la presencia de otros vehículos que se aproximan y advierte al conductor cuando éste da marcha atrás. Por cierto, al poner marcha atrás, los retrovisores exteriores se mueven hacia abajo para facilitar las maniobras de aparcamiento (aquí puedes ver todo el equipamiento de la unidad probada).

Conclusión

No tengo ninguna duda que, el nuevo Rexton, es el mejor SsangYong que he probado hasta el momento. Se trata de una magnífica opción si necesitas un todoterreno de verdad que puedas utilizarlo también como turismo para viajar con la familia. Precisamente, gracias a su habitáculo de siete plazas, a la gran capacidad del maletero y a las cualidades prácticas del interior, este coche es muy recomendable como coche familiar. Además, su atractivo diseño, precio imbatible, generoso equipamiento y atractiva garantía, también permiten que este coche sea una opción única en el mercado. Por tanto, y resumiendo, el nuevo Rexton es una compra racional y muy inteligente. 100% recomendable.
Gustavo Rodríguez Hernandez

Periodista especializado con 20 años de experiencia en el sector de la automoción. Fue director del área de Motor de Cadena Cope Castilla y León durante 3 años. Posteriormente, fue redactor y probador de coches en AUTOhebdo Sport, Revista Top Auto y sobrecoches.com. Desde el año 2011, es el responsable de pruebas y producto de cochesyconcesionarios.com

(no será publicado)

Copyright © 2003 - 2020 Dosnet Consultores de Internet, S.L. CIF B-95/276580