Uso de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una buena experiencia y mejorar la calidad de nuestros servicios en cochesyconcesionarios.com. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Aquí puedes encontrar más información sobre el tema.
facebook twitter rss
Darse de Alta
¿Quieres ser parte de nuestra Red de Concesionarios?
Regístrate >>
te gusta

BLOG
Subscripción de boletines
Recibe las noticias del blog de cochesyconcesionarios.com en tu e-mail.

estas en Estas en: Inicio > Blog de Coches > Kia > Prueba del Kia Stinger 2.0 T-GDi 4x2 245 CV GT Line
Novedades y actualizaciones de precios
de las marcas que se comercializan en España
NOVEDADES Kia
Prueba del Kia Stinger 2.0 T-GDi 4x2 245 CV GT Line
Sin llegar al nivel de la versión de 366 CV, la opción de gasolina menos potente destaca por su equilibrio y buen nivel de prestaciones.
« Volver 
El nuevo Stinger es la berlina de mayor tamaño de Kia, además de ser el modelo más lujoso, potente y efectivo de la marca coreana. En esta ocasión, hemos podido probar la versión de gasolina de acceso, que es muy satisfactoria por prestaciones, comportamiento dinámico y agrado de conducción. El modelo más económico se puede adquirir desde 39.400 euros, una cifra que resulta imbatible si se le compara con sus rivales (ver todos los precios).

Con una planta espectacular


Uno de los muchos puntos fuertes que tiene este modelo, es el diseño. El Kia Stinger es una berlina con un aspecto muy deportivo, a la vez que elegante, que cuenta con una estampa espectacular que no pasa desapercibido allá por donde pasa. En el caso de la versión probada, disponía del acabado deportivo GT Line, que ofrece detalles de cromo oscuro en el marco de la parrilla, en la rejilla inferior, las tomas de aire laterales en el paragolpes y las carcasas de los retrovisores. También se distinguen por un difusor negro brillante, doble salida doble de escape, grupos ópticos de LED y unas espectaculares llantas de 19 pulgadas.

El Stinger tiene una gama de nueve colores para la carrocería, metalizados o de efecto perla. Todos los colores tienen un precio de 486 euros, salvo el 'Sunset Yellow', que cuesta 162 euros. Nuestra unidad de pruebas lucía la tonalidad ‘Snow White Pearl’, que le sienta francamente bien y, además, parece que brilla con luz propia.

Interior con una identidad deportiva


Las claves visuales propias de un Gran Turismo están complementadas por la disposición y la atmósfera de una baja línea de techo, con el parabrisas y la luneta muy inclinados, y un salpicadero alto que recorre el plano horizontal. La consola está intuitivamente dividida en dos áreas específicas: los controles de infoentretenimiento quedan dispuestos bajo una gran pantalla táctil, mientras que los de climatización y ventilación se alojan por debajo. Frente al conductor hay un volante grueso forrado en piel que, en las versiones GT Line y GT, tiene inspiración deportiva con corte en "D" y el emblema GT Line o GT grabado.

La instrumentación presenta una combinación de indicadores analógicos y digitales. Los grandes indicadores tienen un marco metálico y agujas rojas. Una pantalla TFT en color entre los dos indicadores muestra datos de prestaciones, como fuerzas G laterales, tiempos por vuelta o temperatura del aceite, junto con información auxiliar como las del ordenador de viaje, los ajustes del conductor, navegación y diagnósticos.

Muy amplio y con unos asientos sobresalientes

Las salidas de aire circulares con radios, de inspiración aeronáutica y muy al estilo Mercedes-Benz, se encuentran delante y detrás. Una elegante moldura de cromo satinado rodea el habitáculo. En las plazas delanteras y en las traseras, la longitud de la batalla permite un gran espacio para las piernas y la posición baja de los asientos proporciona mucho espacio libre hasta el techo. En su posición inferior, el asiento del conductor está sólo 180 mm por encima de la carretera (45 mm menos que en la berlina Kia Optima) para facilitar una postura de conducción baja y orientada a las prestaciones.

El Stinger acoge con lujo a los ocupantes en unos asientos profundamente contorneados y tapizados con cuero sintético negro, en la versión de entrada, y que puede ser de cuero auténtico (como era el caso de nuestra unidad de pruebas). Las versiones GT Line tienen de serie cuero negro con costuras grises y el GT está tapizado con cuero Napa ultra suave. Hay un paquete opcional para el GT Line y el GT en rojo, con un interior de dos tonos que combina el negro con el rojo en los asientos, los reposacabezas y los recubrimientos en las puertas.

Todos los asientos son de gran calidad, no sólo por el tapizado y lo bien acabados que están, sino también por lo bien que recogen el cuerpo. Los delanteros son, sencillamente, perfectos; son muy confortables, ofrecen una sujeción sobresaliente y unos reposacabezas que, además de quedar cerca de la cabeza, tienen un mullido blando que resulta tremendamente acogedor. Difícil encontrar unos asientos de este nivel en un coche, incluso en muchos de un precio claramente superior.

Dependiendo de la versión, los reposacabezas del Stinger tienen grabados los logos "GT" o "GT Line"’. Para un confort óptimo, las versiones GT también ofrecen al conductor soporte lumbar de cuatro movimientos mediante cámaras de aire, situados en el respaldo y en los apoyos laterales. Un amplio techo solar opcional realza el ambiente interior, ya que permite que más luz exterior inunde el habitáculo y aumenta la visibilidad exterior para todos los pasajeros. Los GT Line y GT están acabados con un recubrimiento interior del techo de ante negro, así como umbrales de las puertas de acero inoxidable.

Calidad y un puesto de conducción perfecto

El interior ofrece los niveles de calidad y acabado que caben esperar en un coche de esta categoría. Nos ha gustado mucho el tapizado de piel vuelta del techo y los pilares A, que le dan una mayor sensación de empaque a todo el interior. Por lo demás, el interior tiene un diseño muy atractivo y resulta tremendamente acogedor.

El Stinger mide 4.830 mm de largo y 1.870 mm de ancho, lo que le permite ofrecer un habitáculo muy amplio y un maletero de gran capacidad. Si hablamos de su interior, la sensación de espacio es generosa en todas las plazas. Los asientos, que son sobresalientes tal y como hemos apuntado con anterioridad, permiten que todos los ocupantes viajen con un nivel de confort elevado. Especialmente destaca el puesto de conducción, que es sencillamente perfecto, gracias a la magnífica ubicación de todos los mandos y los amplios reglajes -todos eléctricos- del asiento y el volante.

Atractivo... pero también muy funcional

El maletero, que tiene un volumen de 406 litros, puede alojar dos maletas grandes o bolsas de golf, o bien cuatro o cinco bolsas de viaje para estancias breves. Si se necesita mayor capacidad, los respaldos de los asientos posteriores pueden abatirse en proporción 60/40 para alcanzar un volumen máximo de 1.114 litros. El portón también se abre automáticamente si, durante tres segundos, detecta que la llave inteligente del propietario está cerca, lo que le permite acceder al maletero aunque no tenga una mano libre para abrir el portón. Además, se puede abrir y cerrar desde el mando a distancia, desde un botón situado en el salpicadero o desde el propio portón.

En cuanto funcionalidad se refiere, además de ofrecer un habitáculo amplio y un maletero enorme, hay un buen número de compartimentos repartidos, sobre todo, por las plazas traseras. En la consola central, hay un compartimento con conexiones USB, Aux, y de 12V, y una bandeja que permite guardar el móvil y poder cagarlo por inducción. Muy cerca, también hay dos posavasos para dejar bebidas u otro tipo de objetos. En ambos casos, los dos compartimentos están cubiertos por dos tapas de tacto cuidado y muy refinado. Además, todos los huecos integran fondos de goma para evitar ruidos y proteger mejor los objetos y los propios compartimentos. No ocurre lo mismo con las bolsas que hay en las puertas, que cuentan con una capacidad normal, pero que no están guarnecidas con ningún tipo de revestimiento. La guantera, que sí está guarnecida, no tiene mucha capacidad y su tacto de apertura y cierre, que no cuenta con una buena amortiguación, es brusco y está menos cuidado.

Una referencia en ergonomía

El Stinger, tal y como estarás comprobando a lo largo de este análisis, es un modelo que me gusta por muchos motivos. Uno de ellos, ya que toca analizar su interior, es que se trata de un vehículo que no ha caído en el tremendo error de digitalizarlo absolutamente todo. De este modo, el Stinger tiene mandos convencionales y giratorios para manejar algunas funciones del equipo de sonido, del sistema de climatización y de los modos de conducción. También hay botones físicos de buen tacto que están muy bien diseñados y ubicados. De este modo, a diferencia de otros modelos que resultan dolorosos y engorrosos, en el Stinger todo es fácil, familiar y tremendamente agradable para que el uso de cualquier función sea rápido y sencillo.

La parte digital recae sobre los hombros de la pantalla táctil de 8 pulgadas, que nos permite gestionar diferentes funciones del vehículo, como el sistema de navegación, la cámara de asistencia al estacionamiento, las funciones Android Auto y servicios de conectividad TomTom. Es cierto que se echa en falta un mando físico cerca del cambio para gestionar todas las funciones que ofrece la pantalla, pero su manejo, al igual que todos los mandos físicos, es muy sencillo e intuitivo.

Además de esta pantalla, también hay un Head-Up Display (HUD) ajustable en altura permite que el conductor vea reflejada en el parabrisas informaciones clave para la conducción, incluida la velocidad, las indicaciones del navegador, los ajustes del audio, el control de crucero y la información del detector de vehículos en el ángulo muerto (Blind Spot Detection).

El Stinger dispone de mucho equipamiento para que los trayectos sean sumamente placenteros; Los asientos son climatizados, el volante tiene calefacción, todos los ajustes –volante incluido- son eléctricos, un avanzado asistente de estacionamiento con plano cenital y un muy buen sistema de audio. Este equipo de sonido de 720 W, que suena realmente bien y está firmado por el especialista Harman-Kardon, equipa, en el caso de nuestra unidad de pruebas, un total de 15 altavoces. Además, incluye una pareja de subwoofers montados bajos los asientos delanteros, así como tecnología Clari-Fi que reconstruye las señales de audio perdidas durante el proceso digital de compresión. Esta tecnología devuelve a cualquier fuente de audio comprimido la experiencia de escucha de la alta fidelidad. El sistema también está equipado con la nueva generación de la tecnología QuantumLogic Surround Sound, que extrae señales de la grabación original y las redistribuye para crear un auténtico paisaje musical multidimensional, con una reproducción clara, refinada y llena de detalles.

Motor potente, refinado y muy satisfactorio

La versión menos potente de las dos opciones de gasolina que plantea la gama es una motorización de cuatro cilindros turboalimentada. Tiene una cilindrada de 2,0 litros que produce 255 CV a 6.200 rpm y un par máximo de 353 Nm, que está disponible entre 1.400 y 4,000 rpm. Con este propulsor, el Stinger acelera de 0 a 100 km/h en sólo 6,0 segundos y alcanza una velocidad máxima de 240 km/h (ver especificaciones técnicas).

Sin llegar a ser, ni mucho menos, la versión de gasolina V6 biturbo de 3,3 litros, este cuatro cilindros es un muy buen motor que nos regala un excelente nivel de prestaciones, y un agrado de conducción que hace que los desplazamientos del día a día sean sumamente placenteros. Acelera con contundencia de una manera muy progresiva y siempre encontramos que está muy lleno en todo su margen de giro.

Para sacar el máximo partido al motor, encontramos una buena caja de cambios automática de ocho velocidades controlada electrónicamente. Esta caja de cambios, diseñada íntegramente por Kia, funciona bien en líneas generales, aunque nos hubiera gustado que fuera algo más rápida, sobre todo en uso deportivo. Como principal novedad técnica, esta nueva caja constituye el uso por primera vez en Kia de un convertidor de par con absorción por péndulo centrífugo (Centrifugal Pendulum Absorber CPA), más común en aviación y motores de competición, que reduce las vibraciones torsionales en la transmisión. Mediante el sistema de control electrónico del vehículo Drive Mode Select se pueden seleccionar hasta cinco programas de funcionamiento del cambio y la respuesta del acelerador (además del nivel de asistencia de la dirección). El conductor puede dejar que la caja cambie por si misma o seleccionar las marchas manualmente mediante levas en la parte posterior del volante.

Esta versión únicamente está disponible con un sistema de tracción trasera, que ofrece un muy buen nivel de motricidad en todo tipo de condiciones.

Confortable y deportivo

El bastidor del Stinger, que cuenta con un esquema MacPherson en el tren delantero y un multibrazo en el trasero, proporciona una base ultra rígida para los elementos de la suspensión, además de contribuir a la reducción del ruido, la vibración y la aspereza para que el habitáculo sea silencioso. Asimismo, la gran berlina deportiva de Kia incorpora una amortiguación con control electrónico ECS (Electronic Controlled Suspension). Con un funcionamiento predictivo ante las acciones del conductor, este sistema se puede ajustar mediante el Drive Mode Select para que se adapte a las condiciones de la carretera y el estilo de conducción. El ECS se puede utilizar para endurecer o suavizar independientemente los amortiguadores delanteros y traseros. Gracias a ello se obtiene un confort de suspensión, una respuesta y una agilidad personalizadas. El ECS también puede ayudar al conductor a asegurar la trayectoria prevista entre curvas.

Este sistema es capaz de suavizar la suspensión delantera y endurecer la trasera para conseguir una mayor agilidad y reducir el sobreviraje, así como endurecer la delantera y suavizar la trasera ligeramente para contrarrestar el sobreviraje y asegurar una mayor estabilidad. Los conductores pueden escoger entre cincos modos de funcionamiento: Eco, Sport, Sport+, Comfort y Smart. Esta suspensión forma parte del equipamiento de serie en la versión GT, que es la protagonista de esta prueba.

La dirección de cremallera con relación variable asistida por un motor eléctrico (R-MDPS) tiene ese motor montado directamente sobre la cremallera, lo que hace posible una respuesta más inmediata y reduce las vibraciones, comparada con los sistemas en los que el motor está en la columna de dirección. La asistencia de la dirección y su tacto también se pueden modificar mediante el sistema Drive Mode Select. Su funcionamiento y precisión es sobresaliente, tanto en conducción deportiva como en un uso más racional.

Pese a medir casi cinco metros de largo y pesar casi dos toneladas, el Stinger es un coche muy efectivo, tremendamente ágil y muy fácil de maniobrar en ciudad. En este sentido, el trabajo de Kia ha sido fantástico. Su magnífico motor y el perfecto diseño de todos los elementos mecánicos, hacen que la berlina de Kia transmita ligereza y una asombrosa agilidad de reacciones. Igualmente, si también valoras la posibilidad de tener un coche perfectamente válido para el día a día, el Stinger no te pondrá ningún problema, ya que resulta muy confortable y tremendamente agradable de conducir.

En Europa, el Stinger está disponible con una gama de tres motores: un 2,0 l turboalimentado y un poderoso V6 biturbo de 3,3 l, ambos de gasolina, y un 2,2 l turbodiésel. Respaldado por el compromiso de calidad de la compañía, el nuevo modelo de la marca coreana se venderá de serie con la garantía exclusiva de Kia de 7 años o 150.000 km (aquí puedes consultar todos los detalles de su equipamiento).

Nuestra conclusión

Teníamos muchas ganas de probar la versión de acceso de gasolina. Pese a que resulta muy equilibrada y satisfactoria, nosotros seguiríamos recomendado la más potente de la gama, que es sobresaliente por prestaciones y agrado de conducción. Si finalmente decides que con los 255 CV de esta versión tienes más que suficiente, no comenterás ningún error, pues nos parece, tal y como hemos apuntado, una opción equilibrada y, posiblemente, más razonable.

(no será publicado)

Copyright © 2003 - 2019 Dosnet Consultores de Internet, S.L. CIF B-95/276580