Uso de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una buena experiencia y mejorar la calidad de nuestros servicios en cochesyconcesionarios.com. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Aquí puedes encontrar más información sobre el tema.
facebook twitter rss
Darse de Alta
¿Quieres ser parte de nuestra Red de Concesionarios?
Regístrate >>
te gusta

BLOG
Subscripción de boletines
Recibe las noticias del blog de cochesyconcesionarios.com en tu e-mail.

estas en Estas en: Inicio > Blog de Coches > Suzuki > Prueba del Suzuki Swift 1.0 SHVS 111 CV GLX
Novedades y actualizaciones de precios
de las marcas que se comercializan en España
NOVEDADES Suzuki
27/04/2019
Prueba del Suzuki Swift 1.0 SHVS 111 CV GLX
Es la mejor opción de su categoría. Su motor de gasolina de tres cilindros es brillante y supera a todas las alternativas de la competencia.
« Volver 
El Suzuki Swift es la mejor opción del segmento B que planea el mercado en la actualidad. Su gama ofrece siete colores de carrocería con cuatro combinaciones bitono y tres motorizaciones de gasolina: el 1.2 Dualjet de 90 CV, el 1.0 Boosterjet Turbo de 111 CV y la variante más deportiva que la marca denomina 'Sport' (ver prueba). En este caso, hemos probado la opción más potente en su versión híbrida. Esta versión, que se encuentra disponible con el nivel de acabado más alto (GLX), se puede adquirir por 19.277 euros (aquí puedes conseguir el mejor precio).

Amplio por dentro y compacto por fuera

A diferencia del anterior modelo, únicamente se comercializa con carrocería de cinco puertas. Además, cabe destacar nuevos detalles estéticos, como los tiradores de las puertas traseros que ahora se encuentran disimulados en el pilar C, el techo flotante, la opción de decorar la carrocería con combinaciones bicolor y la iluminación diurna de tipo LED que está situada en las ópticas delanteras.

La cuarta generación de Swift ofrece una distancia entre ejes 20 mm más larga, algo que beneficia notablemente su habitabilidad interior, a pesar de que la longitud total del vehículo es 10 mm más corta. Además, ahora es 15 mm más bajo y 40 mm más ancho que el anterior modelo. Por otro lado, el aumento de la batalla ha permitido que su maletero aumente su capacidad en 54 litros frente a la actual generación, ofreciendo un volumen de 265 litros que se pueden ampliar hasta los 579 litros en caso de abatir la fila posterior de asientos.

El interior incorpora interesantes novedades, como la pantalla LCD de 4,2 pulgadas en el panel de la instrumentación y en la que se muestran informaciones sobre el estado y rendimiento del vehículo, como el reparto de par y fuerza G a la que se está sometiendo al vehículo durante la conducción. Además, cuenta con la pantalla táctil de 7 pulgadas que permite la conexión de un Smartphone al sistema de audio por bluetooth y puerto USB compatible con MP3/WMA/ACC y una ranura para tarjetas SD. Permite el uso de aplicaciones del Smartphone a través de Apple CarPlay, Android Auto o MirrorLink. Esta pantalla es muy práctica y mucho más funcional que la de cualquier modelo equivalente de la competencia.

Un coche muy satisfactorio

El Suzuki Swift transmite agrado de uso y calidad en muchos aspectos. Por ejemplo, la apertura y cierre de puertas es más suave, refinado y amortiguado que la de cualquier modelo equivalente o, incluso, superior. El ajuste de piezas tanto en su exterior como exterior también está cuidado. En el habitáculo todos los materiales son rígidos y muy sencillos, pero ofrecen un muy buen tacto y aspecto -todo está perfectamente ensamblado, no hay fallos de acabado y la sensación de solidez es notable-. Todos los materiles utilizados nos parecen preferibles a otros acolchados que presentan modelos de la competencia, como un Ford Fiesta o un Renault Clio.

A diferencia de la mayoría de competidores, la ergonomía en el Siwft está muy cuidada. Todos los mandos están perfectamente ubicados y se presentan de una forma sencilla y accesible. Nada de pantallas digitales que dificulten el uso de las diferentes funciones del vehículo, en el Swift tenemos únicamente la pantalla central de 7 pulgadas que tiene lo justo y necesario para controlar el equipo de sonido y la conectividad con nuestro Smartphone. La climatización se maneja desde los clásicos mandos giratorios. Todo un acierto.

El puesto de conducción está muy logrado y permite que personas de diferentes estaturas puedan acoplarse a la perfección. Los asientos delanteros son muy buenos; recogen perfectamente el cuerpo y tiene un mullido perfecto. El tapizado de tela sintética es sencillo, aunque muy suave y mucho mejor que cualquiera de sus alternativas o modelos mucho más costosos, que suelen tener un tejido aspero y hasta desagradable.

Gracias a su batalla más larga, tal y como hemos comentado al principio, las plazas posteriores gozan de una generosa amplitud en todas sus cotas. Tanto es así, que estamos hablando de uno de los modelos con mayor habitabilidad interior de la categoría. Al igual que los asientos delanteros, los posteriores, sin ser tan ergonómicos, son más que correctos y confortables. La plaza central no integra apoyabrazos abatible.

Ágil, ligero, divertido y muy confortable

El Suzuki Swift descansa sobre una plataforma de nueva generación que la marca denomina “Heartect” que, además de ser más rígida que la del anterior modelo, es más ligera. Gracias a ellom ahora el Wwift solo pesa 840 kg, 120kg menos que el anterior modelo.

Al volante, el Swift es un coche muy agradable de conducir, mucho más que cualquiera de sus rivales (Volkswagen Polo y Audi A1, incluídos) y que modelos de mayor categoría y precio (como, por ejemplo un Renault Talisman o un Hyundai i30). La base rodante filtra perfectamente las imperfecciones del asfalto y permite que la calidad de rodadura sea sobresaliente. La suspensión, que cuenta con un tarado y balance perfectos, no es incómoda en ningún caso y absorbe perfectamente los baches, además de limitar mucho las oscilaciones de la carrocería.

El acertado tarado de la suspensión y la ligereza de todo el conjunto, permiten que el Swift sea un coche muy ágil, divertido y estable en todo tipo de vías. Del mismo modo, es muy fácil de conducir cuando se circula todo lo rápido que nos permite ir su pequeño motor de 111 CV. Además, es un coche con un elevado nivel de agarre en curva y muy equilibrado cuando se realizan rápidos cambios de dirección. Precisamente, ya que hablamos de la dirección, ésta destaca por su tacto suave y preciso, y también por su extraordinario radio de giro es de 4,8 metros, es decir, 0,4 metros menos que la de la generación precedente.

Versión híbrida disponible con el mejor motor de tres cilindros del mercado

Probamos el motor de gasolina más potente asociado a un sistema híbrido. Se trata de una motorización de 1.0 litros, tres cilindros y 111 CV que la marca denomina comercialmente como Boosterjet. Dispone de un sistema de inyección directa de combustible que reduce el consumo de carburante al tiempo que el turbo crea tanto par con un solo litro como un motor regular de 1.7-1.8 litros (ver las especificaciones técnicas de esta versión).

Tras probar todas las motorizaciones de esta arquitectura (tres cilindros) que hay en el mercado, afirmamos que la de Suzuki es la mejor de todas. Es tan buen motor, que, incluso, los detractores de este tipo de propulsores no le pondrán una sola pega. Es magnífico.

A diferencia de cualquiera de sus alternativas, este pequeño ticilíndrico es sobresaliente por lo agradable que resulta a la hora de utilizarlo. No tiene ese vacío de potencia en la parte más baja del tacómetro, ni da tirones cuando cae el régimen de giro al cambiar de marcha, ni resulta ruidoso en ningún caso. Es un motor tan bueno, que da la sensación que estamos ante un buen cuatro cilindros sobrealimentado.

También es una motorización con unos datos de NVH increíbles (ruido, vibración y roce) gracias al aumento de rigidez general y a la aplicación de contramedidas para minimizar el ruido y la vibración asociadas con un motor de tres cilindros.

Su pequeño sistema híbrido, denominado SHVS, incorpora un ISG (integrated starter generator) que funciona como generador y como motor eléctrico, y una batería de ion-litio de 12 voltios. En situaciones que requieren un alto consumo de combustible como al arrancar o acelerar, el SHVS ayuda a reducir el consumo de combustible al proporcionar soporte del motor eléctrico utilizando la electricidad generada a través de la frenada regenerativa. Puesto que el ISG utiliza una correa en vez del convencional motor de arranque, para encender de nuevo el motor tras una parada automática, la ignición será silenciosa y suave.

Además, la ligera batería de ion-litio de larga duración, tiene una eficiencia regenerativa excelente lo que mejora la frecuencia de soporte al motor. La batería además provee a los componentes eléctricos tales como los componentes electrónicos del motor, los relojes y el sistema de audio.

El cambio manual de cinco velocidades, al igual que el resto de elementos mecánicos, es muy suave de manejar gracias a su excelente guiado. Además, dispone de unos desarrollos perfectamente escalonados.

Puede consumir menos que un diésel y luce la etiqueta ambiental Eco

El gasto de carburante es muy bajo en todo tipo de condiciones y es prácticamente equiparable al que podemos obtener en una versión diésel equivalente. Según nuestras mediciones, en recorrido urbano y circulando a un ritmo alegre, obtuvimos una media por debajo de los 4,0 litros a los 100 kilómetros, una cifra que se puede rebajar a poco que seamos eficientes con la conducción.

Al ser un vehículo híbrido, luce la etiqueta ambiental Eco. Lo que permite tener muchas ventajas en cuanto a restricciones de circulación o estacionamiento en las grandes ciudades, además, de quedar exento de pagar el impuesto de matriculación.



La gama Swift dispone de dos acabados: GLE y GLX. Ambas versiones destacan por un gran equipamiento de serie. Ya en la versión de acceso, GLE, conviene destacar el ordenador de a bordo, los asientos delanteros calefactables o la pantalla táctil. La versión GLX añade faros LED, función de navegación, control de velocidad adaptativo con limitador, climatizador automático y arranque sin llave (ver todos los detalles de su equipamiento).

Como en otros modelos de la competencia, el nuevo Swift puede equipar, por primera vez, un sistema de detección que combina una cámara monocular con un sensor laser que ofrecen funciones de seguridad como la frenada de emergencia autónoma, la alerta de cambio de carril y el asistente de luces de largo alcance. También utiliza el radar milimétrico en el control de velocidad adaptativo.

Dos magníficas opciones de gasolina

Tras probar las dos motorizaciones de gasolina híbridas de 90 y 111 CV, nos queda muy claro que el Swift, además de ser el mejor de la categoría tal y como afirmamos en anteriores pruebas, dispone de unos excelentes motores de gasolina que se sitúan a la cabeza del mercado. El menos potente resulta mucho más suave y refinado. Por su parte, el de tres cilindros tiene algo más de potencia, de 'punch' y, además, ofrece un consumo ligeramente más ajustado. Elegir uno u otro va más en función de gustos. A nosotros, pese a que el de 111 CV nos ha dejado un gran sabor de boca y nos parece el mejor motor de este tipo que hay en el mercado, la suavidad que nos regala la opción de 90 CV nos resulta determinante si lo que se busca es el máximo agrado de conducción. Los dos consumen muy poco y ofrecen un rendimiento magnífico.

¿Por qué es mejor que sus rivales?

A nuestro juicio, tal y como hemos ido analizando a lo largo de toda la prueba, el Suzuki Swift es el modelo que se coloca en lo más alto de la categoría. Cuenta con una base rodante que transmite un agrado de conducción francamente bueno. Tan bueno, que ni un Volkswagen Polo ni un Audi A1 son mejores en este apartado. Además, también es un coche muy agradable de utilizar para el día a día; amplio, práctico, acogedor, muy refinado y, a diferencia de prácticamente todos sus rivales, está disponible con unos asientos que tienen un tapizado suave y acogedor. También es el modelo híbrido de gasolina más económico dentro de las opciones que ofrece su segmento.

Conclusión

El Suzuki Swift es la mejor opción que plantea el mercado si estás valorando la compra de un coche por debajo de los cuatro metros de longitud; es un coche ágil, divertido, muy estable en todo tipo de vías y, además, está dotado de un tacto de conducción y una calidad de rodadura sobresalientes. El motor de gasolina de 111 CV y tres cilindros con tecnología híbrida también es el mejor del mercado por rendimiento, suavidad, consumo y refinamiento. Además, gracias a su condición de híbrido, este Swift luce la etiqueta ambienta Eco, por lo que se puede acceder a las zonas urbanas con restricciones, circular sin problemas en escenarios de alta contaminación en el que otros vehículos no pueden, exención del impuesto de matriculación, ventajas fiscales y precios más económicos si se quiere aparcar en zonas de estacionamiento regulado.

(no será publicado)

Copyright © 2003 - 2019 Dosnet Consultores de Internet, S.L. CIF B-95/276580