Uso de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una buena experiencia y mejorar la calidad de nuestros servicios en cochesyconcesionarios.com. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Aquí puedes encontrar más información sobre el tema.
facebook twitter rss
Darse de Alta
¿Quieres ser parte de nuestra Red de Concesionarios?
Regístrate >>
te gusta

BLOG
Subscripción de boletines
Recibe las noticias del blog de cochesyconcesionarios.com en tu e-mail.

estas en Estas en: Inicio > Blog de Coches > Renault > Prueba del Renault Clio 1.0 TCe 100 CV R.S. Line
Novedades y actualizaciones de precios
de las marcas que se comercializan en España
NOVEDADES Renault
Prueba del Renault Clio 1.0 TCe 100 CV R.S. Line
Es una referencia gracias a su comportamiento dinámico, equipamiento y elementos de seguridad.
« Volver 
La quinta generación del Renault Clio ya se encuentra disponible en los concesionarios. La versión de acceso se puede adquirir desde 16.780 euros (aquí puedes conseguir el mejor precio). Nosotros hemos probado la versión que viene a coronar la gama asociada al motor de gasolina menos potente. Su resultado es satisfactorio entre prestaciones, rendimiento y consumo de carburante.

Más compacto y aerodinámico

Con una línea claramente continuista, el nuevo Clio es ahora más compacto que su predecesor. De hecho, es 12 milímetros más corto (4050 mm de largo y 1798 mm de ancho), 8 milímetros más bajo (1440 mm de altura), todo ello para ganar en eficacia aerodinámica. Entre los detalles estéticos de la carrocería, destacan las ruedas de 17 pulgadas (según las versiones), la antena "tiburón", los faros 100% LED, el portón totalmente integrado con el paragolpes (el tirador que permite abrirlo está escondido encima de la matricula) y la línea cromada alrededor de los cristales laterales. Al igual que el anterior modelo, el actual, mantiene los tiradores de las puertas posteriores integrados en las ventanas (son mucho mejores que los del anterior modelo y nos permiten abrir las puertas con mayor facilidad).

Su aerodinámica ha sido mejorada, ya que además de tener una carrocería más baja y compacta, este nuevo Clio integra unos deflectores a la altura de los pasos de rueda delanteros.

Renault propone un total de once colores de carrocería y tres packs de personalización exterior (rojo, naranja y negro). Nuestra unidad de pruebas lucía el nuevo color Azul Celadón, que es novedad en la gama al igual que el Marrón Visón y el Naranja Valencia. Este último es muy llamativo y, según afirma la marca, ofrece un tratamiento específico basado en un barniz coloreado de naranja que se utiliza por primera vez en la industria del automóvil.

Un interior completamente nuevo

Pero si la carrocería no ha cambiado demasiado en cuanto a diseño se refiere, en el interior ocurre todo lo contrario. Ahora encontramos un habitáculo mucho más sofisticado y menos sobrio que el del anterior modelo. Se accede a él a través de unas puertas que han mejorado ligeramente en apertura y cierre. Algo que también ocurre con la tarjeta manos libres, que ahora funciona mucho mejor y resulta más inteligente.

Nuestra unidad de pruebas estaba asociada al acabado deportivo R.S. Line, que es el más alto de toda la gama. Este nivel de acabado, que sustituirá gradualmente a la actual GT-Line, se distingue por su rejilla de calandra en nido de abeja, sus llantas de aleación de 17’’ específicas y una parte trasera provista de un acabado más deportiva. En el interior, se vuelven a encontrar otros elementos identitarios de la firma como los asientos sport con sujeción reforzada, inserciones con un look carbono, un volante deportivo de cuero perforado marcado con el doble rombo R.S, pedales de aluminio y, por último, un ambiente de color negro salpicado de pespuntes y ribetes rojos.

El puesto de conducción está mucho más cuidado para encontrar la postura deseada. En nuestro caso, lo que menos nos ha gustado es que la consola central resulta algo invasiva, el volante tiene una regulación en longitud algo escasa y la accesibilidad de algunos mandos, como el que regula la altura del asiento del conductor y el anclaje del cinturón de seguridad, se nos antoja algo complicada, al menos en la versión que nos ocupa equipada con los asientos deportivos.

Los asientos ofrecen un buen nivel de sujeción, mucho mejor que la que plantean otros niveles de equipamiento. Están tapizados en tela y símil cuero de una calidad más bien normal. Los reposacabezas, que nos recuerdan mucho a los que utiliza Volvo en sus modelos, quedan cerca de la cabeza para cumplir lo mejor posible con su función.

Los asientos de las plazas posteriores no son tan envolventes y nos obligan a ir ligeramente más erguidos de lo deseado, pero nos permiten ir con comodidad. En cuanto a espacio, sin duda este nuevo Clio es de los mejores de la categoría.

La arquitectura del maletero se ha optimizado para conseguir una forma lo más cúbica posible. El sistema de audio premium BOSE se ha integrado por completo. De este modo, no le resta nada al volumen del maletero, que alcanza 391 litros -que se suman a los 26 litros de los compartimentos portaobjetos interiores- y ofrece el mejor volumen de la categoría. El doble piso facilita la carga y con los asientos traseros abatidos se consigue un piso plano. Debajo del piso hay sitio para ubicar una rueda de repuesto.

Era digital

Hay otras dos novedades que destacan en el interior. La primera es el nuevo cuadro de instrumentos digital, que sustituye a los tradicionales contadores analógicos del cuadro de instrumentos. Cuenta con una pantalla a color mide entre 7 y 10 pulgadas y permite personalizar la experiencia de conducción de manera intuitiva. La versión de 10 pulgadas integrará la navegación GPS a la visualización. Con sus dos pantallas de 9,3 y 10 pulgadas. La segunda novedad, es la nueva pantalla multimedia de 9,3 pulgadas (dos veces más grande que la versión de 7 pulgadas), la mayor nunca vista en Renault. Esta tablet vertical ligeramente curva. Orientada hacia el conductor, ofrece, mediante su nuevo sistema conectado 'Easy Link', todas las prestaciones multimedia, de navegación y de «infotainment», además de los ajustes 'Multi-Sense' a los que se accede de forma muy sencilla. Nos ha parecido que ofrece un diseño muy moderno, es muy intuitiva, fácil de manejar y la resolución de la pantalla es extraordinaria.

El volante, que también es nuevo, no es completamente redondo y, para mi gusto, quizás cuenta con un aro demasiado grueso. No obstante, gracias a la instalación de un airbag más compacto que en el modelo anterior, ahora el tamaño es más reducido. Este estrechamiento mejora la visibilidad del cuadro de instrumentos. Asimismo, cuenta con nuevos mandos más completos y retroiluminados.

Gracias a la sobreelevación de la consola central, ahora el mando del cambio queda mucho más cerca, algo que es de agradecer para mejorar su manejo. Menos nos gustó el pomo, que cuenta con un granulado "metálico" algo molesto.

Nuevos materiales

El salpicadero nada tiene que ver con el del anterior modelo. Se divide en tres partes: un cofre revestido de espuma; una banda central, revestida y personalizable, y una zona inferior dedicada a los elementos funcionales, como la guantera. En la parte inferior de la pantalla central, se ha prestado una atención especial a la ergonomía mediante los botones «piano» y los mandos de climatización con acceso directo para facilitarle su uso al conductor. Todo un acierto.

Además de ofrecer una ergonomía muy estudiada, el nuevo Clio es posiblemente el coche más práctico de la categoría, pues ofrece un buen menú de compartimentos, destacando especialmente la guantera y el de la consola central, ambos amplios y muy profundos.

La calidad de materiales y sus correspondientes ajustes son correctos. Es cierto que la mejora respecto a la anterior generación es enorme, pero no lo suficiente como para que este modelo sobresalga especialmente en su categoría. Hay más zonas acolchadas en el salpicadero y en los paneles de las puertas delanteras que le otorgan un buen resultado visual.

Buenas prestaciones y bajo consumo

Nuestra unidad de pruebas disponía de la motorización menos potente de gasolina (hay de cuatro cilindros con 130 CV). Inédito en la gama Renault, el 1.0 TCe (3 cilindros turbocomprimido) es el más reciente de los motores y es fruto de las sinergias de la Alianza (consultar especificaciones técnicas). Reúne las últimas tecnologías como un turbocompresor con válvula de descarga con mando eléctrico, un colector de escape parcialmente integrado en la culata, distribución de calado variable hidráulico doble en la admisión y el revestimiento específico de acero de los cilindros (Bore Spray Coating). Para más adelante se ofrecerá una versión bicarburación GPL.

Con 100 CV y 160 Nm de par, este motor de nueva generación gana 10 caballos y 20 Nm con respecto al TCe 90 al que sustituye, a la vez que reduce el consumo y las emisiones de CO2 (100 g/km). Ahora es un propulsor más refinado, mejor aislado y sobre todo, mucho más prestacional que el motor que reemplaza. En definitiva, es una motorización alegre en su respuesta y más que competente como para cubrir las necesidades que se esperan en un bloque de este tamaño y potencia.

El TCe 100 se propone en el nuevo Clio con una caja manual de 5 relaciones. Más adelante se asociará a una caja automática denominada comercialmente como 'X-TRONIC'. La transmisión manual, que es la que equipaba nuestra unidad de pruebas, es más que correcta por rapidez y tacto. Es posible que sea algo áspera y densa a la hora de introducir algunas marchas, pero cumple con su cometido.

Si hablamos de consumo, el TCe 100 es un motor que cumple con lo esperado. Según nuestras mediciones y practicando una conducción normal, registramos una media ponderada en torno a los 6,1 litros.

Un comportamiento dinámico de referencia

El nuevo Renault Clio está desarrollado sobre la base de la nueva plataforma modular CMF-B, que está concebida para acoger versiones híbridas. Con un fondo carenado como complemento de sus líneas esculpidas, el modelo luce un perfil muy aerodinámico que le permite rebajar su coeficiente de penetración en el aire (SCx) a 0,640, la mejor cifra de su categoría. La optimización de los rodamientos delanteros y el paso a una tecnología de rodamiento más moderna en la parte trasera así como en los neumáticos han permitido asimismo bajar el consumo y las emisiones de CO2.

El equilibrio general del chasis y el guiado del tren trasero han mejorado con respecto a la generación anterior. Gracias a ello, ahora encontramos un coche aún más noble que transmite una sensación de seguridad enorme en todo tipo de circunstancias.

Es posible que, tanto la rodadura como todos los mandos de control no tengan el funcionamiento más refinado del segmento, pero el Clio es un gran coche -posiblemente el mejor- en este apartado. Gracias a ello, al volante siempre tenemos la sensación de conducir un coche ágil, preciso, extremadamente seguro y de superior categoría.

Los frenos también nos han gustado. Además de permitir que el coche se detenga en muy pocos metros, algo habitual en todos los modelos de Renault, ofrecen un tacto fantástico. La carrera del pedal se ha reducido para obtener una mayor reactividad y, además, la fuerza de frenado se puede dosificar a la perfección para ser finos en la conducción.

Al margen hay que analizar la dirección, que ahora es más manejable y reactiva gracias a una relación de desmultiplicación; pasa de 15,2 a 14,4. El retorno de información en el volante es asimismo más fiable. Combinado con una mayor rigidez del tren delantero, esto mejora la precisión del posicionamiento del vehículo en su carril. Además, la disminución del radio de giro de 10,8 a 10,5 metros mejora la maniobrabilidad en ciudad.

El nuevo Clio también propone varios modos de conducción que actúan conjuntamente en la cartografía del motor, la dirección, el ambiente luminoso y la configuración de la pantalla digital que sustituye a los contadores.

Se proponen tres modos:

- Eco, para reducir el consumo y las emisiones de CO2
- Sport, para más placer de conducción, agilidad y reactividad
- MySense (modo por defecto), para personalizar la experiencia.

Hay ocho colores disponibles para personalizar la atmósfera luminosa (blanco, azul, azul eléctrico, amarillo, naranja, rojo, verde y violeta), y cada uno de ellos puede ilustrar el modo seleccionado.

Grandes novedades en su equipamiento

El nuevo Clio plantea muchas novedades en cuanto a equipamiento se refiere. Destacan los nuevos asistentes a la conducción, como el regulador de velocidad adaptativo, conmutador automático de las luces de carretera, frenada de activa de emergencia, alerta de ángulo muerto, reconocimiento de señales con aviso de exceso de velocidad, alerta de cambio de carril con asistente para el mantenimiento del mismo, cámara de 360°, radar de proximidad delantero, trasero y latera, cámara de marcha a atrás y asistente de estacionamiento automático. En el siguiente enlace puedes consultar todos los detalles del equipamiento de la versión que hemos probado.

Conclusión

La quinta generación del urbano francés entra con mucha fuerza para liderar un segmento que, en la actualidad, sigue siendo muy importante. La opción deportiva de 100 CV, que es la que hemos tenido la oportunidad de probar, es más que satisfactoria para un uso normal si hablamos de consumo y prestaciones. Al igual que el anterior modelo, el comportamiento dinámico sigue siendo uno de sus puntos fuertes, pues mantiene al nuevo Clio en lo más alto de la categoría. Por equipamiento, también es una de las referencias de su segmento, destacando especialmente el sistema multimedia y los asistentes a la conducción.
Gustavo Rodríguez Hernandez

Periodista especializado en contenidos del motor. Fue director del Motor en la Cadena Cope en Castilla y León durante 3 años. Posteriormente fue redactor y probador de coches para el Grupo ZETA, Revista Top Auto y sobrecoches.com. Desde el año 2011 realiza artículos y las pruebas dinámicas de los coches en cochesyconcesionarios.com

(no será publicado)

Copyright © 2003 - 2019 Dosnet Consultores de Internet, S.L. CIF B-95/276580