facebook twitter rss
Darse de Alta
¿Quieres ser parte de nuestra Red de Concesionarios?
Regístrate >>
te gusta

BLOG
Subscripción de boletines
Recibe las noticias del blog de cochesyconcesionarios.com en tu e-mail.

histórico por mes
Elige el año y despues el mes
estas en Estas en: Inicio > Blog de Coches > Kia > Prueba del Kia Picanto 1.2 CVVT de 85 CV
Novedades y actualizaciones de precios
de las marcas que se comercializan en España
NOVEDADES Kia
16/11/2012
Prueba del Kia Picanto 1.2 CVVT de 85 CV
Muy buenas prestaciones y  eficacia
« Volver 
Respecto a la anterior generación -que no era un coche malo-, el nuevo es infinitamente mejor. Ha mejorado tanto, que me atrevería a decir que, después de haber probado todos los modelos equiparables, el nuevo Picanto es la mejor opción posible si hacemos una valoración global de su calidad mecánica, precio, equipamiento, acabados interiores y, por qué no decirlo, también por diseño.

El salto tecnológico, de diseño y calidad que está dando KIA, es tan grande, que parece que sus productos más recientes estén fabricados por otra compañía. Todavía recuerdo, y no fue hace mucho tiempo, la primera generación del Rio, el Sephia, el Magentis o el Opirus... entre otros. Todos ellos eran coches baratos y bastante resultones, pero carecían de la tecnología y la calidad de los nuevos productos que está lanzando la marca coreana.

Durante todo el tiempo que he podido probarlo, me ha convencido por completo. Tanto es así que, si tuviera que comprar un coche de estas características, el KIA Picanto sería la opción elegida.

Y ahora te preguntarás... ¿Qué ofrece el Picanto? Pues te diría que tiene un precio competitivo, que es tremendamente práctico y útil para el día a día y que tiene ciertos detalles de calidad y equipamiento que no suelen ser muy comunes en esta categoría.

El motor

El KIA Picanto se comercializa con dos motores de gasolina de 69 y 85 CV -nosotros hemos probado el más potente-. Se trata de un motor atmosférico de cuatro cilindros y 1.2 litros que entrega 85 CV a 6.000 rpm y 121 Nm de par a 4.000 rpm.

Si tuviera que elegir entre los dos motores, siempre que el precio no fuera un inconveniente insalvable, me quedaría con el de 85 CV. Este motor ofrece mejores prestaciones y un consumo prácticamente idéntico a la versión de 69 CV.

He de decir que es un motor que me ha gustado, ya que es muy refinado, agradable de utilizar y con un nivel de ruidos y vibraciones muy bajo. De hecho, cuando nos detenemos, por ejemplo, en un semáforo, el motor apenas vibra y siempre da la sensación de que el coche se ha calado, lo que habla muy bien del funcionamiento de este motor.

Las prestaciones que ofrece esta versión son más que suficientes para moverse en ciudad y, totalmente válidas, para circular por carretera con seguridad.

Si Buscas las mejores aceleraciones posibles o te encuentras con un repecho pronunciado, deberás de jugar con el cambio para buscar, como mínimo, las 4.000 rpm. Por lo demás, es un motor que nos permite ir por encima del límite máximo de velocidad sin problemas -a 160 km/h el motor va cómodo y no se percibe un nivel de ruidos elevado-.

Pese a que es un motor pequeño y hay que llevarlo a un régimen medio-alto para obtener lo mejor de él, es una mecánica perfectamente utilizable si la queremos llevar a regímenes bajos que no superen las 3.500 rpm. Con un tipo de conducción tranquila, este Picanto ofrece una aceleración más que suficiente para obtener una movilidad digna, tanto en ciudad, como en carretera.

Esta pequeña mecánica de gasolina se encuentra acoplada a un cambio manual de cinco velocidades que funciona perfectamente y que hace gala de una suavidad notable. Además, los desarrollos, que no se hacen excesivamente largos, logran obtener un buen compromiso entre prestaciones y consumo.

El consumo de carburante puede variar bastante en función del tipo de conducción y la orografía del terreno. Nosotros en ciudad hemos obtenido una media de 7,5 litros a los 100 km con el aire acondicionado activado. Ya en carretera, se puede obtener una media de 5 litros si respetamos los límites de velocidad.

Al volante

Cuando nos ponemos en movimiento, la primera sensación, es que el KIA Picanto es un coche muy agradable de conducir -el tacto de los pedales, dirección y cambio son suaves y requieren de muy poco esfuerzo para manejarlos-.

En ciudad, como cabe esperar, el Picanto se mueve como pez en el agua; es capaz de girar en espacios reducidos, se aparca en cualquier sitio y apenas cansa cuando se utiliza durante mucho tiempo o kilómetros.

Aunque las suspensiones son poco sofisticadas y algo secas cuando el asfalto está deteriorado, su diseño y configuración es bueno como para que la estabilidad y el confort se encuentren a un buen nivel.

En carretera es un coche estable y seguro de reacciones. Si se sobrepasan los límites de adherencia -algo que no debería ser lo habitual en un coche de este tipo- el subviraje llega muy pronto, sobre todo si cerramos mucho la trayectoria. Si queremos corregirlo, es fácil, ya que el tren trasero se encuentra bastante asentado, salvo que seamos muy bruscos en los movimientos de volante o pasemos por una zona de baja adherencia.

Durante toda la prueba no he echado de menos el control de estabilidad, no obstante, lo puedes incluir por 450 €.

El equipo de frenos del Picanto monta discos ventilados de 241 mm en el eje delantero y tambores de 180 mm en el trasero; se refuerza con el sistema antibloqueo ABS, también de serie, distribución electrónica de frenado EBD, sistema de asistencia de frenada BAS y luces de frenado de emergencia ESS.

Los frenos responden perfectamente en frenadas a baja velocidad y el coche se detiene en pocos metros. En frenadas a altas velocidades, los frenos responden con mucha mordiente en un primer momento y, posteriormente, desfallecen ligeramente, aunque cumplen perfectamente con su cometido. Cuando se realizan frenadas de este tipo en línea recta, el tren trasero tiende a zigzaguear levemente.

Nuestra unidad de pruebas equipaba unos neumáticos Kumho Solus KH17 con medida 165/60 R14 con código de carga "75" y de velocidad "H".

Aspecto deportivo

Por fuera, como casi todos los modelos de KIA, me ha encantado. Como ya comenté cuando probé el Sportage, la marca coreana se está esforzando para crear productos bastante atractivos, algo que deberían copiar algunas marcas europeas que ya hace tiempo que han perdido el norte en cuanto a diseño se refiere.

La versión que he podido probar, asociada al acabado Emotion y a la carrocería de tres puertas, tiene un aspecto muy deportivo. Detalles como las llantas de aleación, la doble salida de escape y la rejilla delantera rematada con un borde en color rojo a lo Volkswagen Golf GTI, son detalles difíciles de encontrar en un coche de esta categoría. Además, si te lo compras en color "Alice Blue", como si de un Lancia Aurelia se tratara, podrás presumir de tener un coche bastante atractivo.

Habitabilidad y los asientos

Por dentro, el KIA Picanto me sigue gustando, pese a que es algo más sobrio. Los mandos están bien dispuestos e impera la lógica para que todas las funciones del vehículo se manejen con rapidez y facilidad.

Normalmente, en los coches de menor tamaño, hay poco espacio en el interior y el puesto de conducción está poco elaborado. En el KIA Picanto no nos encontramos con esos problemas. Para empezar, debo decir que me encontré cómodo a los mandos desde el primer momento, y eso que el volante únicamente se puede regular en altura y que los asientos, como suele ser normal en este tipo de coches, no cuentan con muchos reglajes.

Con mover el asiento en longitud, posicionar el respaldo en la inclinación ideal y ajustar la altura del volante, es suficiente para encontrar la postura. Al menos en mi caso.

Los asientos delanteros son buenos o, al menos, mejores que los que se suelen encontrar en coches de este tipo y precio. Es cierto que no son excesivamente envolventes, pero el cuerpo se mantiene en su sitio y se va cómodo.

Los reposacabezas de los asientos delanteros tienen un diseño similar al que suelen emplear todos los modelos de Volvo, con una forma curvada que permite que queden más cerca de la cabeza, sin embargo, yo no pude ajustarlos en el punto ideal.

Lo mejor del interior es la sensación de espacio y, sobre todo, lo cómodo que se va, tanto delante, como detrás -no recuerdo un coche de este tamaño que ofrezca tanta sensación de amplitud en su interior-.

El espacio y el nivel de confort son únicos en su clase. Además de disfrutar de amplitud en todas las cotas, sobre todo en longitud y altura, en los asientos se va realmente cómodo. La postura, una vez sentado, es muy natural y el mullido del asiento está bien elegido.

Las tres plazas de los asientos traseros incorporan reposacabezas -tienen forma de coma, por lo que no dificultan la visibilidad cuando no hay ocupantes. Lo peor de estos reposacabezas, es que quedan lejos de la cabeza y no tienen regulación en profundidad-.

Los acabados

Obviamente, como todos los vehículos de esta categoría, hay ciertas carencias de equipamiento y calidad que nos hacen sentir que estamos en un utilitario económico, que no de bajo coste. Por ejemplo, los paneles de las puertas no cuentan con zonas acolchadas para que los codos descansen con confort, la iluminación interior es pobre, ninguno de los compartimentos interiores están tapizados y todos los plásticos del interior son rígidos. Sin embargo, en el KIA Picanto no he tenido la sensación de que se haya recortado demasiado en costes, tal y como ocurre en otros coches como, por ejemplo, en un SEAT Mii o un Toyota Aygo.

Como digo, todos los plásticos interiores son duros al tacto, pero ofrecen un aspecto aceptable y unos acabados en los que no he conseguido detectar grandes faltas, salvo algunos remates en las zonas menos visibles del tapizado del suelo, el cableado de los anclajes de los cinturones de seguridad que estaba sujeto con cinta aislante y el pedal del embrague tenía un primer recorrido muerto.

El volante es la pieza de más calidad del interior; transmite bastante solidez cuando lo tocas y está tapizado con un cuero que parece grueso y resistente.

Huecos portaobjetos y maletero

El interior cuenta con un buen número de compartimentos para guardar los pequeños objetos que solemos llevar encima. A diferencia de la mayoría de coches de este tamaño, el KIA Picanto resulta bastante práctico. Por ejemplo, la guantera tiene capacidad suficiente como para llevar la documentación, el chaleco de emergencia y algún que otro objeto extra, aunque no está tapizada, iluminada y refrigerada. Delante del mando del cambio hay un hueco bastante amplio que integra dos separadores para llevar bebidas, lo mejor de todo es que, estos separadores, se pueden retraer para que no molesten en caso de que no queramos dejar un bote de refresco o similar. En ambas puertas hay una bolsa rígida no demasiado capaz ni accesible, aunque da bastante más juego de lo que parece para guardar cosas y una botella de tamaño pequeño. Entre el pilar "A" y "B" hay un pequeño compartimento portagafas no muy grande que está tapizado y que no sirve si queremos dejar unas gafas de adulto demasiado voluminosas. Por último, en las plazas traseras, hay un pequeño hueco específico para dejar un bote de refresco o un cenicero.

El maletero tiene una capacidad de 200 litros, un muy buen dato si tenemos en cuenta a su competencia directa. Se puede aumentar hasta los 870 litros si se abaten los asientos traseros en proporción 60/40. Lo mejor de todo es que, los asientos, permiten dejar un piso prácticamente plano si se abate la banqueta hacia delante

Otra de las cosas por las que destaca el Picanto frente a su competencia es que, el maletero, está completamente tapizado, iluminado y la bandeja que lo cubre se abre solidariamente con el portón. Además, debajo del piso hay una bandeja de plástico con diferentes compartimentos para dejar varias cosas, entre las que destacan los triángulos de señalización o una red que nos permite sujetar la carga.

Debajo de este compartimento, encontramos un molde de polietileno expandido que integra un kit antipinchazos y todo lo necesario para sustituir una rueda.

El aire acondicionado ha funcionado correctamente y ha sido capaz de enfriar el habitáculo en días muy calurosos con más de 30º de temperatura exterior.

El sistema de audio consta de radio RDS, reproductor de CD, conectividad MP3 , USB e iPod. La oferta se completa con un sistema Bluetooth y reconocimiento de voz. Todo funcionaba perfectamente y, las tomas (USB y Jack), además de ser variadas, eran muy accesibles.

Precio y competencia

El KIA Picanto 3p 1.2 Emotion se puede adquirir desde 11.595 € -el precio incluye un descuento promocional de 1.180 €-. Un precio competitivo si lo comparamos con las opciones equivalentes, pero que resulta algo elevado si lo comparamos con un KIA Río con el mismo motor -la versión 1.2 CVVT de 85 CV asociada al acabado Drive y a la carrocería de tres puertas, se puede adquirir desde 10.135 €

Frente a la competencia, puede ser mejor opción que, por ejemplo, un SEAT Mii, Renault Twingo, Chevrolet Spark y Nissan Pixo.

El acabado Emotion tiene un equipamiento de serie bastante completo. Entre lo más importante, destacan algunos detalles de diseño en la carrocería -manillas y rejilla cromada, y doble salida de escape-, LED luminosos en los intermitentes de los espejos retrovisores, luz diurna y ópticas traseras, volante y palanca de cambios forrados en cuero, un equipo de música bastante decente y airbags de conductor, pasajero, laterales y de cabeza.

Entre las opciones, destaca el control de estabilidad (450 €), sensor de parking delantero (245 €) y un navegador portátil (536 €) entre lo más destacable.

Nuestra conclusión: El Picanto es un buen ejemplo de lo que está avanzando KIA con su nueva línea de productos. Como vehículo urbano cumple más que de sobra para dar un buen servicio. Además, ofrece una calidad de acabado que está por encima de muchos de sus rivales, responde con una conducción bastante agradable y es muy amplio por dentro. El motor 1.2 CVVT de 85 CV muestra un buen balance entre prestaciones y consumo.

COMENTARIOS
hola..
me gustaria saber si en este modelo y el anterior, la bancada de asientos traseros se puede mover unos centimetros para darle mas espacio a los pasajeros traseros.
gracias
10/12/2012 19:05:00  miguel
Miguel,

Lamentablemente, en ninguna de las dos generaciones del KIA Picanto se puede desplazar longitudinalmente la banqueta de los asientos traseros para ganar algo de capacidad en el maletero. No obstante, sí que se pueden abatir los respaldos, en proporción 60/40. Eso sí, los respaldos no quedan enrasados con el piso del maletero.
11/12/2012 13:29:00  Admin
un buen carro excelente!!
08/08/2013 22:03:00  Paolo
Yo quisiera saber el picanto de cinco puertas diesel
15/07/2015 13:40:50  Isi
Isi

De ese motor no hemos hecho prueba.
18/07/2015 10:13:39  Admin
Es un gran alivio encontrar a alguien que realmente sabe lo que están hablando en Internet . Obviamente, que sabes cómo llevar un post a la luz y que sea didáctico. Más gente tiene que leer esto.
08/04/2019 08:38:25  centralita telefonica
BUENAS
Tengo un Picanato, 84 CV pero le falta respuesta en el acelerador, no reacciona bien en los cambios de marcha perdiendo MUCHISIMAS revoluciones.

Se puede reprogramar la centralita para que esto no ocurra.
09/07/2019 12:38:22  j. m.
J.M.

Es probable que sea un problema electrónico. Lo mejor es acudir al taller más cercano y conectarlo a la máquina de diagnosis para detectar el fallo.
10/07/2019 00:49:26  Admin

(no será publicado)

Copyright © 2003 - 2021 Dosnet Consultores de Internet, S.L. CIF B-95/276580