PUBLICIDAD
PRUEBAS DE VEHÍCULOS
18/06/2022
Por Gustavo Rodríguez Hernandez

Prueba del Toyota Yaris Cross 1.5 120H 116 CV Style

Es un SUV urbano eficiente que nos regala con una conducción muy fácil y relajante en uso diario.

Toyota se adentra en el territorio de los B-SUV con el Yaris Cross, un modelo urbano de tipo crossover que destaca por su facilidad de conducción, funcionalidad, eficiencia y agrado de uso en el día a día.

EXTERIOR

Aunque estéticamente, al menos en su exterior, el Yaris Cross tiene personalidad propia, en lo técnico, no deja de ser un derivado del Yaris. Los dos están basados en la plataforma GA-B, una nueva base rodante ya estrenada por el Yaris que se ha diseñado para poder incluirla en todos los modelos del segmento B de la marca japonesa.

En el caso del Yaris Cross, se incluyen una serie de modificaciones para adaptarla a un modelo de mayor volumen y masa, y, también, con un centro de gravedad más alto. La única cota que queda inalterada es la correspondiente a la batalla, que mantiene los 2.560 mm del Yaris. Por lo demás, las vías son más anchas -tanto en el tren delantero como en el trasero-, los voladizos también se han sobredimensionado (60 mm el delantero y 180 mm el trasero), y la altura libre al suelo, tal y como cabe esperar en un SUV, también es mayor (30 mm).

Opciones bitono y llantas de 18 pulgadas

Nuestra unidad de pruebas, asociada al nivel de acabado Style, lucía, bajo nuestro punto de vista, un aspecto muy elegante. El color de carrocería 'Negro Azabache', que tiene un coste de 500 euros, nos parece muy recomendable. Si prefieres tener un acabado bitono con el techo y espejos retrovisores con un color distinto al del resto de la carrocería, Toyota ofrece cuatro alternativas diferentes (la opción más económica cuesta 900 euros). Por el contrario, si quieres gastar lo mínimo, tienes disponible el color 'Bronce Oliva', que no supone un coste adicional, y el 'Blanco Classic', que es muy económico. Este último tiene un precio de 275 euros.

En cuanto a modelos de llantas, la gama ofrece un total de cuatro opciones distintas con una única medida de 18 pulgadas. Nuestra unidad de pruebas equipaba las llantas negras bitono más costosas (1.080 euros). Hay otras más económicas del mismo estilo con radios más anchos que son ligeramente más económicas y que pueden ser más recomendables, sobre todo si quieres conseguir un precio final algo más ajustado sin que la estética del coche se vea perjudicada.

Con un estilo moderno y deportivo

Nos gusta la parte trasera del Yaris. Todos los grupos ópticos disponen de tecnología LED. Los intermitentes de los pilotos posteriores son secuenciales, todo ello para darle un toque más premium.

INTERIOR

El acceso al interior es mejor desde las plazas delanteras que desde las traseras. En éstas, el ángulo de apertura es algo limitado, sobre todo si hay que instalar un dispositivo de retención infantil. No es que haya que hacer labores de contorsionismo, pero si que hay que tener cierta prudencia para no pegar con la cabeza a la altura del techo. Las puertas, por su parte, podían tener un tacto algo más refinado, tal y como siempre nos ha tenido acostumbrados Toyota. No es que sean peor que el de muchos de sus rivales, pero sí que se echa en falta algo más de calidad, sobre todo en las puertas posteriores.

Más calidad real que percibida

Una vez dentro, las sensaciones son buenas. No hay lujos ni materiales de una calidad elevada, pero, salvo el túnel central y el guarnecido del techo, todo está muy bien ensamblado y transmite solidez. Todos los plásticos también ofrecen un buen aspecto y se limpian fácilmente sin que se deterioren. En este sentido, da la sensación de que este interior acusará muy bien el paso del tiempo. Por el contrario, hay otras inserciones plásticas decorativas con las que hay que tener más cuidado para que mantengan su buen aspecto durante el máximo tiempo posible (son embellecedores que se suelen rayar con facilidad). Me refiero al acabado 'negro piano' que decora el sistema de climatización, y la inserción de plástico con acabado de imitación "metálica" que está situado en la base del mando del cambio.

La conducción del Yaris Cross es muy placentera. Al margen de la suavidad que nos ofrece el conjunto mecánico, con aceleraciones suaves y muy progresivas, el chasis acompaña perfectamente para encontrarnos un urbano perfecto en nuestros desplazamientos diarios.

Pocas zonas acolchadas

El interior apenas cuenta con zonas acolchadas, tan sólo una inserción decorativa de símil piel que recorre la zona más visible del salpicadero, y un apoyabrazos situado entre los dos asientos delanteros que hace las veces de compartimento portaobjetos. Este último, apenas tiene un material blando y no se puede regular ni en altura ni en profundidad.

Los paneles de las puertas, que están fabricados con plásticos sencillos y rígidos, cuentan con tapizado de tela que resulta muy atractivo. No obstante, lo que menos me gusta, es que la zona en la que apoyan los codos no está mullida.

Los asientos delanteros son muy buenos. De hecho, no recuerdo un coche de esta categoría, e incluso superior, que equipe unos asientos de este nivel. Recogen muy bien todas las zonas del cuerpo y los reposacabezas quedan cerca de la cabeza. Además, tienen un grado de dureza perfecto para que sean confortables cuando apoyamos la cabeza. Una maravilla.

El puesto de conducción, que resulta muy envolvente por todo el espacio que ocupa el panel de la puerta y la consola central, está muy bien diseñado para encontrar la postura ideal. Además, el asiento, la posición de los pedales y las regulaciones (en altura y profundidad) del volante, también ponen mucho de su parte para que la posición sea la ideal (sólo se puede llegar a echar en falta la regulación en altura del cinturón de seguridad en el pilar B). Quizás, al principio, tal y como también ocurre en el Yaris, te encontrarás un poco embutido y con poco espacio en anchura para las piernas y para que el pie izquierdo descanse, pero en cuanto te adaptas, que es algo que sucede rápido, te olvidas por completo y hasta te llega a gustar esa sensación envolvente.

Soluciones tradicionales y lógicas para hacernos la vida más fácil

El Yaris Cross es un coche muy funcional. Afortunadamente, Toyota, de momento, no se ha dejado llevar por la moda de digitalizarlo todo. La marca japonesa sigue apostando por soluciones convencionales que funcionan mejor que estas de nuevo cuño. En el Yaris Cross todos los mandos son físicos, tienen un buen tacto y funcionan perfectamente. Además, nos gusta que el volante sea redondo y tenga un tamaño perfecto (no es muy grande), que la palanca de cambios sea la de toda la vida, y que encontremos botones y mandos giratorios en el sistema de climatización. Todo ello hace que la vida a bordo sea más fácil y confortable.

Amplitud y confort en la segunda fila de asientos, aunque con detalles mejorables

Las plazas posteriores cumplen más que de sobra para lo que puede ofrecer un vehículo de este tamaño. Es posible que, al igual que el Yaris de cinco puertas, se eche en falta una apertura más amplia de las puertas traseras, pero todo se compensa cuando nos sentamos. Y es que, a diferencia de otros modelos de la competencia, en este Yaris te encontrarás muy cómodo por la ergonomía de los asientos y por la posición de los reposacabezas, que es perfecta. En cuanto a equipamiento, tenemos una amplia bolsa en cada uno de los respaldos de los asientos delanteros, y otras rígidas, también bastante capaces, en los paneles de las puertas. El apoyabrazos central, que no deja de ser el respaldo de la plaza situada en dicha zona, nos ha parecido mejorable. No admite regulación en altura y queda muy abajo. Eso sí, tiene dos posavasos integrados y nos deja una amplia boca de acceso al maletero. También se echa de menos tomas de USB y salidas de aire para mejorar la climatización. Y ya que hablo del climatizador, no quiero pasar por alto lo bien que funciona. Me ha sorprendido muy positivamente. Es capaz de enfriar el habitáculo con rapidez, al menos las plazas delanteras, y, además, no resulta molesto en días muy calurosos. Es capaz de enfriar muy bien para conseguir un ambiente agradable sin la sensación, como ocurre en otros casos, que termines congelado. Quizás, lo mejorable, es que puede resultar algo ruidoso cuando el flujo de aire es algo elevado, pero nada preocupante en ningún caso.

Gran volumen de maletero

El maletero, que tiene una capacidad de unos 400 litros en el caso de la versión de tracción delantera, y de unos 330 litros en la de tracción integral, aprueba con nota. Al igual que el Yaris, sus formas son muy regulares y sus buenas cifras nos permiten aprovecharlo muy bien. Si se necesita más espacio, el sistema de asientos traseros plegables, en proporción 40:20:40, nos deja un amplio volumen de carga. Por otra parte, la propia bandeja se puede dividir en dos, lo que ofrece más espacio y una zona de almacenamiento bajo el suelo. El maletero está equipado asimismo con un nuevo sistema de correas flexibles para asegurar objetos e impedir que se muevan mientras se circula, y una bandeja de tela que nos ha parecido bastante mejorable. En función de la versión elegida, el portón puede ser de accionamiento eléctrico. Este último equipamiento, que entra dentro de un paquete opcional denominado 'Plus', puede llegar a ser muy recomendable, pues hay que aplicar más fuerza de la deseada para cerrarlo. Si hablamos de acabados, el interior del portón no tiene el mismo acabado de pintura que el resto de la carrocería y tampoco tiene guarnecidos de plástico que lo cubran por completo... o casi por completo (modelos equivalentes como el Renault Captur sí que cuidan este último detalle).

Nuevo sistema multimedia

Si entramos en el campo del infoentretenimiento y la conectividad, el Yaris Cross estrena un nuevo sistema multimedia que mejora claramente al anterior. Se denomina Toyota Smart Connect y tiene una pantalla de 22,9 cm (9"), conexión Apple CarPlay y Android Auto de manera inalámbrica y navegador con actualización de mapas online. Me parece de lo mejor que hay en el mercado por simplicidad y facilidad de uso. Entre lo poco mejorable que tiene, quizás, la velocidad de procesamiento sea algo lenta.

El interior sólo dispone de una toma USB (no es de tipo C) y un cargador inalámbrico, que, en nuestro caso, no ha sido capaz de cargar nuestro Xiaomi Redmi Note 11. Por lo demás, no tenemos más conexiones, salvo una de 12V ubicada en la consola central.

Seguridad ante todo

El conjunto de sistemas de seguridad del nuevo Yaris Cross incluye un nuevo airbag central que protege a los ocupantes delanteros en caso de impacto lateral, evitando que puedan chocar entre ellos. Sin duda, un elemento de seguridad muy importante que merece la pena destacar.

SISTEMA DE PROPULSIÓN

El Yaris Cross únicamente se comercializa con una motorización híbrida de cuarta generación formada por un motor de gasolina atmosférico de 1.5 litros y ciclo Atkinson, y un motor eléctrico. En conjunto, rinden 116 CV de manera conjunta. Como es habitual en la marca, este conjunto mecánico, está asociado a una transmisión automática de tipo CVT.

Cuando se abre el capó para acceder a la mecánica (no tiene ningún tipo de asistencia mediante hidráulicos), encontramos un vano motor sin el mismo acabado de pintura que el resto de la carrocería. Además, el bloque del motor carece de tapa para evitar ruidos mecánicos. El acceso a todos los líquidos es muy bueno.

El pequeño motor de tres cilindros es bastante refinado. No llega a la excelencia del 1.0 TSI del Grupo Volkswagen en este apartado, pero todo el ruido y vibraciones que genera están perfectamente aisladas para que el confort de marcha no se vea perjudicado. Sí, es un motor que se hace notar cuando gira alto, y te das cuenta que es ruidoso cuando sales fuera y abres el capó, pero ni resulta molesto, ni tosco, ni desagradable.

Por prestaciones, aunque es una motorización modesta en su conjunto, me parece más que satisfactoria, pues no he necesitado más caballos ni más velocidad en mi día a día para afrontar mis desplazamientos. A diferencia de sus competidores, en el Yaris, los desplazamientos del día a día son más placenteros y carentes de estrés. En carretera, es un coche más que solvente que se mueve con suficiente agilidad y seguridad. Y en ciudad, cumple más que de sobra. Es cierto que no es un gran velocista, pero insisto, creo que cumple perfectamente con lo que se espera y con la orientación del vehículo. Además, la transmisión CVT es perfecta para este tipo de uso, pues siempre responde con suavidad y permite que el coche avance sin molestas aceleraciones. Esta caja, como suele ser habitual en Toyota, cuenta con una posición 'B', que ofrece algo más de retención (quizás menos de la deseada) cuando levantamos el pie del gas. No es exactamente un 'One Pedal', pues no ofrece la suficiente resistencia como para detener el coche por completo.

Solvente y seguro

A diferencia de sus competidores, en el Yaris, los desplazamientos del día a día son más placenteros y carentes de estrés. En carretera, es un coche más que solvente que se mueve con suficiente agilidad y seguridad. Es cierto que no es un gran velocista, pero insisto, creo que cumple perfectamente con lo que se espera y con la orientación del vehículo.

El Yaris Cross es un coche muy funcional. Afortunadamente, Toyota, de momento, no se ha dejado llevar por la moda de digitalizarlo todo. La marca japonesa sigue apostando por soluciones convencionales que funcionan mejor que estas de nuevo cuño.

Eficiencia más que garantizada

En cuanto a consumos, aunque he tenido la sensación de que la parte eléctrica no tiene tanto protagonismo como en un Corolla -por poner un ejemplo-, es un coche eficiente que registras unas cifras muy bajas. En ciudad, como suele ser habitual en este tipo de coches, cuanto peores son las condiciones del tráfico, mejores son los consumos. Con tráfico lento y más de un atasco, hemos conseguido medias por debajo de los 5,0 litros con el climatizador trabajando a destajo. Esa misma cifra -décimas arriba, décimas abajo- se mantenía sin problemas, tanto en carretera secundaria como en autovía. Por ejemplo, en una de nuestras pruebas por carretera (90% autovía y 10% carretera secundaria), obtuvimos, en un recorrido de 103 kilómetros, un consumo medio de 4,4 litros.

COMPORTAMIENTO DINÁMICO

La conducción del Yaris Cross es muy placentera. Al margen de la suavidad que nos ofrece el conjunto mecánico, con aceleraciones suaves y muy progresivas, el chasis acompaña perfectamente para encontrarnos un urbano perfecto en nuestros desplazamientos diarios. La suspensión, que es más firme de lo esperado, no resulta excesivamente rígida ni seca. Absorbe bien las imperfecciones del firme y amortigua con refinamiento y calidad, mejor incluso que en modelos equivalentes de la competencia.

En ciudad, es un coche que se mueve como pez en el agua, pues su dirección suave y precisa nos regala un tacto muy agradable y un radio de giro realmente bueno. La sensación de ligereza y suavidad está siempre muy presente. Esto nos permite conducir durante mucho tiempo sin que aparezca la fatiga y que las maniobras de estacionamiento sean un juego de niños. Nuestra unidad de pruebas no equipaba el sensor de parking delantero con frenado automático, y la verdad es que se echa de menos. Entra dentro de un paquete de equipamiento Style Plus, que tiene un precio alto; 1.750 euros.

En carretera, el Yaris Cross transmite suficiente aplomo y la dirección resulta precisa en los giros. Aunque las prestaciones que ofrece el motor no le ponen en demasiados apuros, las curvas lentas se le atragantan más que las rápidas, en las que se encuentra claramente más cómodo y nos regala una gran sensación de seguridad.

Los frenos responden con suficiente mordiente y aguantan bien el uso intensivo. Tan sólo, como suele ser norma en híbridos y eléctricos, el tacto del freno regenerativo no es el mejor del mundo para precisar con la fuerza necesaria en cada momento, y así, evitar bruscas frenadas que molesten al conductor y al resto de los ocupantes.

En cuanto a confort acústico, el ruido que más se impone, por encima del aerodinámico y del mecánico, que también se hacen notar en carretera, es el de la rodadura. Y se percibe claramente cuando el asfalto es malo o está rugoso y/o deteriorado. Si el firme es nuevo o de calidad, la verdad es que el ruido desaparece por completo.

Buena dotación de asistentes a la conducción

La dotación de sistemas de seguridad es la más amplia de su segmento gracias a la última versión del sistema Toyota Safety Sense, el conjunto de sistemas de seguridad y ayuda a la conducción de Toyota, como Sistema de Seguridad Precolisión con detección de vehículos, detección de peatones (de día y de noche), detección de ciclistas (de día), detección de obstáculos en intersecciones (vehículos y peatones) y asistencia a la dirección de emergencia, Control de Crucero Adaptativo Inteligente (desde 0 km/h), Reconocimiento de Señales de Tráfico, Avisador de Cambio Involuntario de Carril con asistente activo y sistema de mantenimiento de la trayectoria y Control Inteligente de Luces de Carretera, entre otros sistemas.

ELEMENTOS CLAVE

AcabadoStyleAño del modelo2023Cilindrada1.5
Eficiencia energéticaAPotencia116 CVTransmisiónAut.
Etiqueta ecológicaECOEURO NCAP5.0CombustibleGasolina sin plomo / Híbrido
Dimensiones4.180 x 1.765 x 1.560 mm
Carroceríatodoterreno
Plazas5
Puertas5
Maletero390l
Par máximo141
Consumo4.9 l/100km
Velocidad máxima170 km/h
Aceleración 0-100 km/h11.2
Nivel emisiones (CO2)110.0 g/km

PRECIOS DE LA UNIDAD PROBADA

Precio oferta al contado
27.270,37 €
Entregando un coche usado al contado
27.270,37 €

CONCLUSIÓN FINAL

El nuevo Yaris Cross entra en escena para ser una de las opciones más interesantes que plantea el segmento de los SUV urbanos. No sólo es una compra muy recomendable por la eficiencia de su sistema híbrido y por la confianza que transmite una marca como Toyota, sino que, también, por lo satisfactorio que resulta en uso diario, pues su conducción resulta fácil, segura, agradable y muy relajante. Esa es la clave de este modelo para que la fatiga desaparezca en nuestros desplazamientos de cada día.

Nos ha gustado

  • Conducción en uso diario
  • Ergonomía (puesto de conducción, mandos y asientos)
  • Consumo

No nos ha gustado

  • Ruido de rodadura con asfalto de mala calidad o deteriorado
  • Detalles de acabado
  • Sistema multimedia lento

VALORACIÓN

Cómodo
7.5/10
Ecológico
2.5/10
Económico
9.1/10
Equipamiento
6.3/10
Exclusivo
3.5/10
Bajo consumo
9.5/10
Motor
4.6/10
Seguro
8.7/10
Espacioso y práctico
3.7/10
Deportivo
0.9/10
Nota
5.6/10
COMPARTIR
GUSTAVO RODRÍGUEZ HERNANDEZ

Periodista especializado con 20 años de experiencia en el sector de la automoción. Fue director del área de Motor de Cadena Cope Castilla y León durante 3 años. Posteriormente, fue redactor y probador de coches en AUTOhebdo Sport, Revista Top Auto y sobrecoches.com. Desde el año 2011, es el responsable de pruebas y producto de cochesyconcesionarios.com

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
DEJA UN COMENTARIO CANCELAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Falta rellenar nombre
Falta rellenar comentario (mínimo 15 caracteres)
Introduzca una direccion de correo
* Marque esta casilla si desea continuar
* Marque esta casilla si desea continuar

NOTICIAS RELACIONADAS

COMPARATIVAS DE COCHES

08/02/2023 Gustavo Rodríguez Hernandez

Comparativa: SEAT Arona - Toyota Yaris Cross

Compramos dos SUV que seguramente estén en tu lista de la compra. El SEAT Arona sigue siendo uno de los modelos más vendidos, mientras que el Yaris, sin estar en el top ten de matriculaciones, se postula como un coche muy recomendable que se sitúa entre los mejores de la categoría.

NOTICIAS

28/08/2022 Goti Martínez Pérez

El Toyota Yaris Cross acumula ya más de 100.000 unidades vendidas en Europa en menos de un año de vida comercial

El crossover con el que Toyota irrumpió en el segmento B-SUV en septiembre de 2021, suma ya en España más de 9.000 matriculaciones.

NOTICIAS

17/06/2022 Gustavo Rodríguez Hernandez

Toyota lanza al mercado la gama 2023 del Yaris Cross

Las novedades afectan a los acabados, el equipamiento y la paleta de colores.

NOTICIAS

26/01/2022 Loli Ruiz

El nuevo Toyota Yaris Cross recibe su gama de accesorios

Se pueden adquirir tres paquetes de personalización y numerosos elementos de diseño, protección y transporte.