Uso de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una buena experiencia y mejorar la calidad de nuestros servicios en cochesyconcesionarios.com. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Aquí puedes encontrar más información sobre el tema.
facebook twitter rss
Darse de Alta
¿Quieres ser parte de nuestra Red de Concesionarios?
Regístrate >>
te gusta

BLOG
Subscripción de boletines
Recibe las noticias del blog de cochesyconcesionarios.com en tu e-mail.

histórico por mes
Elige el año y despues el mes
estas en Estas en: Inicio > Blog de Coches > Renault > Prueba del Renault ZOE Zen 100 KW R135 Batería 50 kWh Flexi
Novedades y actualizaciones de precios
de las marcas que se comercializan en España
NOVEDADES Renault
Prueba del Renault ZOE Zen 100 KW R135 Batería 50 kWh Flexi
Sigue siendo el mejor eléctrico; consume poco, rinde muy bien, ofrece mucho equipamiento y un precio muy competitivo.
« Volver 
El Renault ZOE es un modelo 100% eléctrico con carrocería de cinco puertas que se encuadra en el segmento B. Ahora, se comercializa con una profunda actualización que afecta al diseño de su carrocería, interior, equipamiento y sistema de propulsión. Se puede adquirir desde 23.500 euros. En el siguiente enlace puedes conseguir el mejor precio.

Una acertada actualización

Si analizamos los cambios estéticos de la carrocería, encontramos una parte delantera totalmente rediseñada. Ahora, el nuevo capó converge hacia un logo más grande y vertical que da paso a la tapa de recarga. Además, la nueva forma del paragolpes incorpora unas inserciones cromadas a la altura de la calandra, de la rejilla y de los antiniebla que enriquecen la parte inferior. Recibe asimismo unas entradas de aire laterales que refuerzan las cualidades aerodinámicas del vehículo. Todo ello entra en escena para mejorar la eficiencia aerodinámica del coche, algo muy importante si tenemos en cuenta la nueva normativa de emisiones, y aún más en un coche de propulsión eléctrica. Tampoco debemos olvidar los grupos ópticos delanteros, que ofrecen un nuevo diseño e incrementan la luminosidad en un 75 % con respecto a la iluminación halógena, sin cambios para el consumo energético.

La zaga, que plantea menos cambios que la parte frontal del vehículo, adopta unas luces que también se pasan a la tecnología 100 % LED para también mejorar la visibilidad, sobre todo en las condiciones meteorológicas más desfavorables. Otra de las novedades, es que las luces intermitentes incorporan iluminación dinámica, algo que en la actualidad está reservado para los vehículos de gama alta.

Para mejorar el atractivo del exterior, ahora el ZOE agrega nuevos colores para su carrocería, como son el azul Céladon, el Rojo Deseo y el Blanco Cuarzo. Estas nuevas tonalidades completan una gama de nueve colores, a los que asociar las posibilidades de personalización de las llantas. Y ya que hablamos de llantas, cabe destacar que el modelo de Renault está disponible con frenos de disco a las cuatro ruedas y con nuevas llantas de cinco tuercas. Con ello, la gama de ruedas se renueva por completo con variantes de 15, 16 y 17 pulgadas.

La carrocería cuenta con un buen acabado entre piezas. Al igual que el modelo anterior, las puertas traseras integran el tirador de apertura en el marco de la ventana para seguir dando la apariencia de estar ante un coche tres puertas. No es lo más práctico del mundo, pero hay que reconocer que aporta lo suyo en cuanto a diseño se refiere. También cabe destacar el capó del motor, que está asistido por dos telescópicos que nos facilitan las maniobras de apertura y cierre del mismo.

Un interior más práctico, moderno y con mejores materiales

El habitáculo es lo que más cambia en este coche. Se ha rediseñado por completo para estar a la última en diseño y también para ganar claramente en calidad. Entre todo lo que ofrece, destaca el nuevo cuadro de instrumentos virtual de 10 pulgadas, que resulta muy funcional y con una notable definición. Desde esta pantalla, podemos visualizar las principales ayudas a la conducción y todos los parámetros específicos de la conducción eléctrica, empezando por el económetro que invita a la eco-conducción. En las versiones equipadas con la navegación, muestra además la cartografía GPS. Como suele ocurrir en el resto de modelos, esta pantalla admite personalización.

En el centro del salpicadero, encontramos la habitual tablet, en este caso de 9,3 pulgadas, que da acceso a todas las prestaciones relacionadas con la navegación o el entretenimiento. Controla los principales reglajes del vehículo, desde las distintas ayudas a la conducción a la personalización de los colores de visualización de la pantalla de 10 pulgadas del conductor del cuadro de instrumentos. El sistema conectado Renault EASY LINK se enriquece con funciones específicas de los vehículos eléctricos como la visualización en tiempo real de la disponibilidad de los bornes de recarga. Por último, permite conectar el smartphone y visualizar las aplicaciones a través de Apple CarPlay y Android Auto.

Todos los mandos están muy bien diseñados y ubicados. Nos gustan mucho los que plantean un diseño de tipo piano y, por supuesto, los mandos giratorios que nos permiten gestionar el sistema de climatización. Con muy buen criterio, Renault no ha caído en el error de digitalizarlo todo y ha optado por mandos tradicionales.

El salpicadero ahora da mayor sensación de solidez y ofrece nuevos materiales que mejoran con creces a los que ofrecía el anterior modelo. En el centro, integra una banda horizontal revestida en tela que contribuye a crear una atmósfera más cálida a acogedora. Todo un acierto bajo nuestro punto de vista.

La consola central sobreelevada da cobijo a la nueva palanca de velocidades con mando electrónico. El pomo está revestido de cuero, luce partes de cromo satinado y el logo Z.E. en su base. Permite bascular, con una simple impulsión, de un modo de conducción a otro y aprovechar el nuevo modo de circulación que facilita la conducción en ciudad. Su manejo es perfecto.

Detrás de la palanca de cambios, se encuentra el freno de aparcamiento automático, que está presente en todos los niveles de equipamiento. Este freno permite liberar espacio para integrar compartimentos portaobjetos. También destaca la tarjeta manos libres de Renault y el botón de arranque para hacernos la utilización diaria del coche mucho más cómoda.

Gracias a todo el rediseño del salpicadero y de sus correspondientes mandos, se ha mejorado la capacidad de los compartimentos portaobjetos. En los dos emplazamientos portavasos en la parte baja del mando del cambio se pueden colocar termos, botellas o latas. Por otro lado, el espacio dedicado al smartphone permite la recarga sin cable a través de la inducción (opcional). Todos ellos cuentan con fondo de goma para evitar ruidos y proteger mejor a los objetos más frágiles.

Entre los dos asientos delanteros, hay un espacio dedicado para cargar el smartphone por inducción. Además, hay dos tomas USB muy accesibles, tanto en las plazas delanteras como en las traseras. Tampoco falta otra de tipo auxiliar integrada en la consola central.

Amplio y disponible con un buen maletero

Los diferentes reglajes del asiento y del volante permiten que nos sintamos integrados a los mandos. Tan sólo cabría mejorar el diseño del reposapiés, que, bajo nuestro punto de vista, resulta algo invasivo.

En la parte trasera, los pasajeros se benefician una vez más de una habitabilidad en el mejor nivel del segmento, gracias a un puente central mínimo. El maletero de 338 litros y la banqueta abatible contribuyen a la importante capacidad de carga. Opcionalmente, no era el caso de nuestra unidad de pruebas, se puede adquirir el maletero con un doble fondo para organizar mejor la carga y, entre otras cosas, ocultar el cableado que nos permite cargar el vehículo.

Un motor enérgico con una gran autonomía

Hemos probado el nuevo motor y batería que acaba de incorporar el nuevo ZOE. La nueva batería de 52 kWh no gana en tamaño y mejora su capacidad para suministrar una corriente de mayor intensidad para mejorar las prestaciones del nuevo motor. Esta nueva motorización tiene una potencia de 136 CV que nos regala un muy buen nivel de prestaciones. Combinando ambos elementos, podemos disfrutar de una autonomía máxima de 395 kilómetros, lo que supone un incremento del 25 %.

Para mejorar la eficiencia energética al máximo, el nuevo ZOE estrena un nuevo modo de conducción que evita la utilización del pedal de freno en determinadas circunstancias. Se activa desde el mando del cambio eligiendo la modalidad B. Cuando lo hacemos, el vehículo decelera de manera claramente más pronunciada cuando el conductor suelta el pedal del acelerador. El modo B simplifica la conducción, especialmente en ciudad o en caso de ralentización. Técnicamente, su integración se acompaña de un nuevo sistema de frenado que mejora además las sensaciones percibidas en el pedal de freno. Por su parte, el modo D sigue siendo especialmente adecuado en las fases en las que se desea aprovechar la inercia de su vehículo, por ejemplo en una vía rápida. La integración de un pedal con frenado desacoplado permite dar prioridad a la frenada recuperativa en cuanto sea posible, por oposición a la acción mecánica de los frenos de disco que disipan la energía en forma de calor.

150 kilómetros de autonomía en 30 minutos

Con su capacidad para sacar lo mejor de cada borne AC hasta 22 kW, ZOE es, desde su debut, el vehículo eléctrico que más rápido se recarga desde puntos de carga especialmente comunes en el espacio público. El ZOE debe esta polivalencia única a su cargador Caméléon. En lugar de utilizar dos circuitos eléctricos distintos para la recarga y la tracción, Renault ha conseguido realizar las dos operaciones sobre el mismo circuito electrónico, obteniendo así una carga flexible con costes moderados.

Ahora, el nuevo ZOE integra una caja dedicada a la recarga en corriente continua (DC). Instalada entre el grupo motopropulsor eléctrico y la batería, esta caja – inédita y 100 % Renault – permite que el vehículo se cargue hasta 50 kW desde los bornes DC. Esta nueva posibilidad de recarga es adecuada para los grandes trayectos, sobre todo si se circula por autopistas. Asimismo, se pueden utilizar los servicios conectados específicos a los que puede acceder a través de la aplicación My Renault, para encontrará una solución de recarga adaptada a sus necesidades: en su domicilio, en su trabajo, al parar en espacios de estacionamiento públicos y en las autopistas.

Ya sea desde una casa individual, una copropiedad o un piso, la carga de 0 al 100 % del nuevo ZOE es posible en 9 horas 25 minutos gracias a una Wallbox de 7 kW. Esto permite garantizar una recarga completa en una noche. El usuario que carga su vehículo en su domicilio aprovecha asimismo la programación para ajustar la recarga en función de las posibles variaciones de tarifa que aplica su proveedor de electricidad.

Si lo conectamos a un borne público de 11 kW de potencia, el ZOE recupera hasta 125 kilómetros de autonomía en 2 horas, en uno de 22 kW acumula 125 kilómetros de autonomía en una hora y, en un borne DC a 50 kW, almacena en 30 minutos suficiente energía para recorrer unos 150 kilómetros.

Con el nuevo motor de 136 CV y 245 Nm de par motor máximo -denominado comercialmente como R135-, podemos pasar de 80 a 120 km/h en solo 7,1 segundos, es decir, gana 2,2 segundos con respecto al motor R110. Recorre el 0 a 100 km/h en menos de 10 segundos. Además, la velocidad punta pasa a ser de 140 Km/h. Por tanto, ahora tenemos un coche más competente para circular por vías rápidas.

Confortable y muy agradable de usar a diario

En movimiento, el ZOE, como casi cualquier eléctrico, es un coche muy confortable y agradable de usar. No sólo por su rodar silencioso, sino por la suavidad de la dirección y de todos los mandos mecánicos. Sí que es cierto que puede ser un coche algo artificial y poco comunicativo, pero su enfoque está claramente orientado hacia el confort. La suspensión, que transmite cierta firmeza, también resulta confortable.

También nos ha parecido un coche más silencioso en carretera. En este sentido, se nota el trabajo realizado por Renault en cuanto aislamiento se refiere; ahora dispone de un parabrisas acústico y hay aislantes en los paneles de las puertas, debajo de los asientos delanteros y en el tablero del compartimiento del motor.

El nuevo ZOE ofrece un equipamiento muy completo. Cabe mencionar todo el menú de ayudas a la conducción, como el reconocimiento de las señales de tráfico, conmutación automática de las luces, aviso de ángulo muerto, asistencia automática de retención (Auto-Hold), alerta de velocidad excesiva, frenado automático de emergencia, alerta de salida de vía, asistencia al mantenimiento en el carril, parking manos libres, radar de parking delantero, trasero y lateral, y freno de aparcamiento automático.

Conclusión

El Renault ZOE sigue siendo un gran eléctrico. Bajo nuestro punto de vista, es el mejor eléctrico que hay actualmente en el mercado si buscas un coche completo y satisfactorio a un precio muy ajustado. Además, consume poco, tiene un muy buen nivel de prestaciones -sobre todo en la versión más potente-, tiene un equipamiento de última generación y sentimos siempre que estamos conduciendo un coche moderno y muy bien concebido.
Gustavo Rodríguez Hernandez

Periodista especializado con 20 años de experiencia en el sector de la automoción. Fue director del área de Motor de Cadena Cope Castilla y León durante 3 años. Posteriormente, fue redactor y probador de coches en AUTOhebdo Sport, Revista Top Auto y sobrecoches.com. Desde el año 2011, es el responsable de pruebas y producto de cochesyconcesionarios.com

(no será publicado)

Copyright © 2003 - 2020 Dosnet Consultores de Internet, S.L. CIF B-95/276580