facebook twitter rss
Darse de Alta
¿Quieres ser parte de nuestra Red de Concesionarios?
Regístrate >>
te gusta

BLOG
Subscripción de boletines
Recibe las noticias del blog de cochesyconcesionarios.com en tu e-mail.

histórico por mes
Elige el año y despues el mes
estas en Estas en: Inicio > Blog de Coches > Opel > Prueba del Opel Crossland X 1.6T Diésel 120 CV
Novedades y actualizaciones de precios
de las marcas que se comercializan en España
NOVEDADES Opel
25/11/2017
Prueba del Opel Crossland X 1.6T Diésel 120 CV
Destaca por sus cualidades prácticas y completo equipamiento. La versión diésel es muy recomendable.
« Volver 
El Opel Crossland X es un SUV urbano que tiene un tamaño equiparable al del Mokka X, que es un modelo que sigue comercializándose. Nosotros probamos la versión diésel de 120 CV, que es muy recomendable por rendimiento y bajo consumo. El modelo de acceso ya está disponible en los concesionarios desde 18.042 euros (ver todos los precios).

Comparado con el Opel Mokka X, en el cual se ofrece la opción de tracción a las cuatro ruedas para salidas ocasionales fuera de carretera, el nuevo Opel Crossland X está predestinado para áreas urbanas.

Con una longitud total de 4,21 metros, el nuevo Crossland X es 16 centímetros más corto que un Astra mientras que al mismo tiempo es 10 centímetros más alto. Los ocupantes disfrutan por tanto de una posición elevada de asiento y una excelente visión general. Los clientes que busquen una sensación incluso mayor de espacio pueden elegir el techo panorámico de cristal.

Como en el Opel Adam, el Crossland X ofrece un «techo flotante» y también destaca el contorno cromado de las ventanillas que desciende hacia la parte trasera. Al igual que el Adam, los clientes pueden pedir diferentes colores para la carrocería y el techo.

Un interior atractivo y muy bien acabado

La calidad de fabricación y de materiales está por encima de la mayoría de sus rivales; supera a modelos como el Renault Captur, Nissan Juke, Toyota C-HR o Ford EcoSport, y se encuentra a la altura más o menos de un Peugeot 2008, modelo con el que comparte base mecánica y muchos componentes.

En su interior, el Crossland X es un vehículo que resulta muy satisfactorio por habitabilidad, tanto en las plazas delanteras como en las traseras. Los asientos delanteros están por encima de lo que solemos encontrar en la práctica totalidad de los modelos equivalentes de este precio y categoría, ya que son muy confortables y ergonómicos. Por su parte, los traseros cumplen con corrección y, también, resultan más confortables que la mayoría de sus rivales.

El panel de instrumentos y la consola central están claramente estructurados y alineados horizontalmente hacia el conductor. A diferencia de otros modelos que apuestan por una digitalización íntegra de casi todos los mandos, en el Crossland X encontramos mandos físicos para manejar el sistema de climatización y otras funciones del vehículo, algo que nos parece un acierto.

Su habitáculo ofrece un alto nivel de flexibilidad, dado que incorpora asientos traseros con deslizamiento individual. Se pueden plegar en secciones 60/40 y pueden desplazarse hasta 150 milímetros, aumentando en segundos el espacio del maletero de 410 a 520 litros, el volumen máximo en su clase. Además el volumen del maletero aumenta hasta los 1.255 litros si los asientos traseros se pliegan completamente. Y el Crossland X puede abrirse, cerrarse y ponerse en marcha mediante el sistema de Apertura y Arranque sin Llave Open&Start de Opel.

Gran rendimiento mecánico

La gama mecánica está formada por tres opciones de gasolina con una oferta que se articula en un solo motor de 1.2 litros. La elección menos potente, que es atmosférica, tiene una potencia de 81 CV, mientras que las dos restantes de 110 y 130 CV son sobrealimentadas. En el caso de la versión intermedia, es posible asociarla a una caja de cambios automática de seis velocidades. En diésel, la gama se articula en dos motores de 99 y 120 CV que comparten una cilindrada de 1.6 litros.

Nosotros pudimos probar la versión diésel más potente que plantea la gama en la actualidad. Se trata de un propulsor de 1.6 litros que entrega una potencia de 120 CV y un par máximo de 300 Nm (ver especificaciones técnicas). Su respuesta es muy satisfactoria en todo su margen de giro, y es capaz de responder con brillantez cuando se utiliza a un régimen de giro bajo. A medio régimen, su funcionamiento también es destacable. Si traducimos todas estas buenas sensaciones en cifras, este modelo recupera de 80 a 120 km/h en 10,5 segundos y tiene una velocidad máxima de 187 km/h.

El consumo de carburante es muy bajo, pues en ciclo combinado, según nuestras mediciones, esta versión garantiza una media que puede llegar a situarse en poco más de cinco litros a los 100 kilómetros. En ciudad a un ritmo muy ágil, esta cifra puede incrementarse en un litro, aproximadamente.

La transmisión manual de seis velocidades cuenta con un buen escalonamiento para sacar el máximo partido al motor sin penalizar en cuanto a consumo de carburante se refiere. El guiado del cambio y el embrague nos ha parecido que es suave y aporta mucho para que el agrado de conducción en ciudad salga ganando.

La calidad de rodadura está a un gran nivel para conseguir un confort de marcha notable. Para conseguirlo, la suspensión cuenta con un tarado más bien blando y con un recorrido amplio, aunque los balanceos de la carrocería están bastante contenidos para que la estabilidad sea más que satisfactoria. Por su parte, la dirección, que es muy suave, es posible que sea demasiado artificial para aquellos conductores que les guste sentir absolutamente todo. En cualquier caso, su funcionamiento es muy satisfactorio.

Nuevas ayudas a la conducción

El equipamiento tecnológico del Crossland X es muy completo. Destacan elementos como el Sistema de Iluminación Adaptativa (AFL) con faros LED, la pantalla de proyección (Head-up Display) opcional reduce el riesgo de distracciones y proyecta los datos más importantes relativos a velocidad, navegación y sistemas de asistencia en la misma línea de visión del conductor (ver todos los detalles de su equipamiento).

La cámara frontal de seguridad Opel Eye procesa diferentes datos que se utilizan en los sistemas de asistencia al conductor, como el Reconocimiento de Señales de Tráfico y el Sistema de Mantenimiento de Carril. Si el sistema detecta que se abandona de forma no intencionada el carril por el que se circula, avisa al conductor mediante una señal visual y acústica. El Control de Velocidad de Crucero con Limitador de Velocidad hace también que la conducción sea más agradable. La Alerta de Colisión Frontal con Detección de Peatones y Frenada Automática de Emergencia ayuda a evitar accidentes, y se combina con un sistema especial de Alerta al Conductor por Somnolencia.

El Crossland X también incorpora Cámara Panorámica de Visión Trasera, que aumenta el ángulo de visión de la parte trasera del coche hasta los 180º. Por otra parte, la última generación del Asistente Avanzado de Aparcamiento facilita aún más el aparcamiento. Identifica los sitios de aparcamiento adecuados y mete y saca el vehículo de la plaza automáticamente. En ambos casos, el conductor sólo ha de manejar los pedales. Y, durante los meses de invierno, el volante y el parabrisas calefactables incrementan el confort y la seguridad.

Nuestra conclusión

Opel ha entrado con fuerza en un segmento que cada vez tiene más protagonismo en nuestro mercado. El Crossland X ofrece todo lo que demanda su potencial cliente, es decir, tecnología, un amplio equipamiento, unos niveles de calidad por encima de la media, un habitáculo muy amplio, un maletero con una capacidad destacable y un diseño atractivo que está a la moda de las nuevas tendencias estilísticas. La versión diésel de 120 CV es muy satisfactoria por rendimiento, prestaciones y consumo de carburante.
Gustavo Rodríguez Hernandez

Periodista especializado con 20 años de experiencia en el sector de la automoción. Fue director del área de Motor de Cadena Cope Castilla y León durante 3 años. Posteriormente, fue redactor y probador de coches en AUTOhebdo Sport, Revista Top Auto y sobrecoches.com. Desde el año 2011, es el responsable de pruebas y producto de cochesyconcesionarios.com

(no será publicado)

Copyright © 2003 - 2021 Dosnet Consultores de Internet, S.L. CIF B-95/276580