Uso de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una buena experiencia y mejorar la calidad de nuestros servicios en cochesyconcesionarios.com. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Aquí puedes encontrar más información sobre el tema.
facebook twitter rss
Darse de Alta
¿Quieres ser parte de nuestra Red de Concesionarios?
Regístrate >>
te gusta

BLOG
Subscripción de boletines
Recibe las noticias del blog de cochesyconcesionarios.com en tu e-mail.

estas en Estas en: Inicio > Blog de Coches > Opel > Prueba del Opel Insignia Country Tourer 2.0T 4x4 260 CV
Novedades y actualizaciones de precios
de las marcas que se comercializan en España
NOVEDADES Opel
Prueba del Opel Insignia Country Tourer 2.0T 4x4 260 CV
Es la mejor opción posible si estás valorando la opción de adquirir una gran berlina familiar con prestaciones de todocamino.
« Volver 
El Insignia Country Tourer es la versión todocamino de la berlina familiar de mayor tamaño de Opel. Este modelo cuenta con algunas modificaciones en la suspensión y altura de la misma para circular por caminos con mayor confort y garantías . Se puede adquirir desde 37.530 euros, un precio que incluye un descuento promocional de 4.292 euros y otro de 1.577 euros si se decide financiar el vehículo (ver todos los precios).

Nosotros hemos probado la versión más potente, que cuenta con un motor de gasolina sobrealimentado de 260 CV, tracción a las cuatro ruedas, cambio automático de 8 velocidades y un equipamiento, como era el caso de nuestra unidad de pruebas, que le permite competir con las berlinas familiares más lujosas de su segmento.

Una berlina allroad con mucho atractivo


El Insignia Country Tourer cuenta con una planta espectacular. Su carrocería de casi cinco metros resulta imponente y, además, ofrece un diseño muy estilizado y deportivo. A diferencia de la versión Sports Tourer, esta variante allroad incorpora destalles exclusivos en su diseño, con protecciones plásticas en los paragolpes , los pasos de ruedas y taloneras. Asimismo, como buena versión todocamino que se precie, la carrocería incrementa su distancia al suello en 25 mm.

El interior transmite muy buenas sensaciones por calidad y estética. La apariencia de los materiales y el buen ensamblaje de las diferentes piezas permiten que el aspecto de todo el habitáculo sea bueno. En el salpicadero y en las zonas más visibles hay materiales que ofrecen una calidad visual y táctil notable. Además, para obtener mayor sensación de lujo, en el salpicadero hay unas costuras de imitación que tratan de dar una impresión como si la parte más visible del salpicadero fuera de piel.

La amplitud en todas las plazas es notable. Los ocupantes de los asientos traseros se benefician, en gran medida, del nuevo diseño de la carrocería. La distancia entre ejes aumentada y una arquitectura completamente nueva, les ofrece 32 mm más a la altura de la cadera, 25 mm más a la altura de los hombros y distancia para las rodillas y 8 mm más de espacio hasta el techo.

El volumen del maletero puede variar entre 560 litros y 1.665 litros. Sus formas regulares permiten que se pueda aprovechar al máximo. Además, gracias al amplio portón trasero, la boca de carga es muy amplia para introducir, por ejemplo, una bicicleta de adulto. Está muy bien equipado con un punto de luz, ganchos para colgar bolsas, dos tiradores para abatir los asientos posteriores -no hay una opción eléctrica como en otros fabricantes- y dos raíles para organizar mejor la carga. El portón es eléctrico y se puede abrir y cerrar desde un botón ubicado en el propio portón, desde un mando del interior que nos permite regular la altura o desde el mando a distancia.

Asientos de primera clase


Los asientos delanteros, certificados por AGR, son perfectos. Bajo nuestro punto de vista, resultan sólidos pero sin ser incómodos en ningún caso. Además, se percibe que su ergonomía está muy estudiada para que se adapten perfectamente a la espalda. Para conseguir esa postura perfecta, ofrecen una gran variedad de reglajes. Hasta tal punto que, incluso, podemos hacer que los pétalos laterales sujeten mejor el cuerpo. Tampoco faltan equipamientos como una función de masaje y climatización para ofrecer un nivel de confort de primer nivel.

Los asientos traseros también resultan confortables, pese a que la banqueta resulta algo corta y resultan menos ergonómicos. Lo que sí nos ha gustado, es que integran, en la plaza central, un apoyabrazos muy práctico y accesible que integra dos posavasos.

El puesto de conducción resulta muy confortable y, gracias a los amplios reglajes del asiento, se puede ir en una posición muy baja, algo que las personas de mayor estatura agradecerán. Se ha prestado especial atención a los controles y a los dispositivos multimedia. La pantalla sin marco del sistema IntelliLink ofrece un funcionamiento rápido e intuitivo. Al mismo tiempo, todos los mandos están perfectamente ordenados y separados; los mandos superiores controlan las principales funciones del sistema multimedia, los centrales son los que controlan el sistema de climatización y los inferiores controlan los sistemas de ayuda al conductor. Esta clara disposición permite evitar que tengamos que bucear en submenús de la pantalla táctil para encontrar las funciones principales.

Motor turbo de gasolina suave y refinado

Hemos probado la versión más potente y deportiva de toda la gama, que tiene un motor de gasolina sobrealimentado de 2.0 turbo de 260 CV (ver especificaciones técnicas). Acoplado a un sistema de tracción integral y a un cambio automático de 8 velocidades, ofrece un tacto de conducción muy refinado. En este sentido, se trata de una motorización muy progresiva que responde con brillantez en todo el margen de giro sin penas transmitir ruidos y ni una sola vibración en el interior. El sistema de tracción integral, permite que la motricidad sea perfecta y que, además, encontremos un coche muy equilibrado en todo tipo de condiciones.

El consumo de carburante se ajusta a lo que cabe esperar en un modelo de estas características. En carretera, a velocidades legales, obtuvimos una media de 10,6 l/100 km, una cifra que resulta bastante ajustada. En ciudad, dependiendo de las condiciones con las que nos encontremos, el gasto se puede incrementar hasta los 14,5 l/100 km.

Un chasis muy sofisticado

El modelo que pudimos probar equipaba el chasis FlexRide, que cuenta con una amortiguación que modifica su dureza en función del programa elegido -hay tres: “normal”, “sport” y “tour”-. En todas las modalidades el equilibrio y la efiicacia están más que garantizadas. En el más deportivo, el 'Sport', el balanceo de la carrocería es menor pero sin perjudicar lo más mínimo el nivel de confort.

Gracias a su amortiguación pilotada, a la magnífica puesta a punto del bastidor y a un peso que se ha intentado contener en la medida de lo posible, la berlina de Opel se sitúa a la cabeza en cuanto a comportamiento dinámico se refiere. Y es que, no sólo es un coche refinado y confortable, también estamos ante el modelo más eficaz y equilibrado de su segmento. De hecho, su fantástico nivel de grip en curva rápida no está al alcance de ninguno de sus oponentes. Asimismo, la sensación de ligereza y el magnífico funcionamiento de su dirección eléctrica, permiten que estemos ante un coche ágil, agradable de conducir y preciso en todo tipo de giros. Por su parte, los frenos también están a un gran nivel, gracias a su potencia de frenado y a su extraordinaria resistencia al fading.

El equipamiento del nuevo Insignia es abundante. La unidad que pudimos probar equipaba elementos como el sistema de conectividad con zona WiFi, sistema Onstar con llamada de emergencia incluida, asistente de aparcamiento, asientos ergonómicos con certificado AGR, detector de señales de tráfico, faros delanteros matriciales LED Intellilux, pantalla de proyección HUD, Control de crucero adaptativo y alerta de trafico transversal trasero entre lo más destacable (ver todos los detalles de su equipamiento).

Dentro de todo lo que puede ofrecer este modelo, que es mucho, nos gustaría destacar los faros matriciales, que, además de espectaculares, son de gran ayuda para conducir de noche de una manera más segura y con menos fatiga cuando se realizan muchos kilómetros. Del mismo modo, también cabe destacar la cámara de visión 360º, que consiste en cuatro cámaras individuales, una a cada lado del coche. Permite una visión a vista de pájaro de 360º facilitando las maniobras de aparcamiento y conducción a baja velocidad.

Conclusión

El Insignia Country Tourer es la mejor opción posible si estás valorando la opción de adquirir una gran berlina familiar que cuente un comportamiento sobresaliente en carretera y buenas prestaciones cuando se circula fuera del asfalto. Asimismo, es un vehículo que ofrece unos argumentos más que sólidos para plantar cara a berlinas premium de categoría y precio muy superior. Su aspecto resulta imponente, su interior es muy amplio, ofrece un acabado de primera categoría, su equipamiento tecnológico es muy completo y la motorización de gasolina de 260 CV agrada mucho por refinamiento y agrado de uso.

(no será publicado)

Copyright © 2003 - 2019 Dosnet Consultores de Internet, S.L. CIF B-95/276580