Uso de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una buena experiencia y mejorar la calidad de nuestros servicios en cochesyconcesionarios.com. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Aquí puedes encontrar más información sobre el tema.
facebook twitter rss
Darse de Alta
¿Quieres ser parte de nuestra Red de Concesionarios?
Regístrate >>
te gusta

BLOG
Subscripción de boletines
Recibe las noticias del blog de cochesyconcesionarios.com en tu e-mail.

estas en Estas en: Inicio > Blog de Coches > Mazda > Prueba del Mazda CX-5 2.0 Litros 2WD 165 CV Zenith
Novedades y actualizaciones de precios
de las marcas que se comercializan en España
NOVEDADES Mazda
Prueba del Mazda CX-5 2.0 Litros 2WD 165 CV Zenith
Es un vehículo sobresaliente por calidad, agrado de conducción, confort y refinamiento.
6 comentarios comentarios
« Volver 
El Mazda CX-5 es el SUV de mayor tamaño que Mazda comercializa en España. Su carrocería supera ligeramente los 4,5 metros de largo, su habitáculo está homologado para cinco ocupantes, ofrece una completa gama de motores y se puede adquirir con dos tipos de tracción –delantera y total-. La versión de acceso está disponible en los concesionarios desde 26.600 euros, mientras que la unidad que protagoniza esta prueba tiene un precio, con opciones incluidas, de 32.550 euros (ver todos los precios).



Gana en atractivo y en tamaño

Con 4.550 mm de longitud, 1.840 mm de anchura y 1.680 mm de altura, el nuevo CX-5 es 10 mm más largo y 35 mm más bajo que su predecesor. La distancia entre ejes se mantiene en 2.700 mm. Los anchos de vía delantero y trasero, de 1.595 mm, son ligeramente mayores que antes, y los neumáticos están situados lo más cerca posible de las esquinas de la carrocería para conseguir un interior lo más habitable posible. Asimismo, Mazda ha hecho una revisión general de la estructura de la carrocería; los pilares A han retrocedido 35 mm, lo cual ha servido para optimizar su posición relativa con respecto al eje delantero.

La estética de este modelo ha mejorado considerablemente, no solo por un mejor acabado de todos los paneles de la carrocería, sino también por su renovado aspecto. En el frontal, destacan los grupos ópticos led más afilados y la enorme parrilla, que ya es una seña de identidad dentro de la marca. El logo, al igual que la parrilla, tiene un tamaño más generoso.

Visto de perfil, la línea de cintura del nuevo Mazda CX-5 es ligeramente más baja. La amplia superficie acristalada lateral resulta más llamativa gracias al empleo de pilares B y C en color negro y a un nuevo diseño, más esbelto, de los espejos retrovisores. Las llantas se encuentran disponibles en diseños de 17 pulgadas (acabados Origin y Evolution) y de 19 pulgadas (aluminio Gun Metallic; acabado Zenith), que son las que montaba nuestra unidad de pruebas.

Otra de las novedades de la carrocería es el nuevo color Soul Red Crystal que, al igual que las llantas de 19 pulgadas que lucía nuestra unidad de pruebas, incrementa el atractivo del modelo. Esta nueva tonalidad que presenta un 20% más de brillo y un 50% más de profundidad, aproximadamente, forma parte del equipamiento opcional -tiene un coste de 820 euros-.

Un habitáculo en el que se respira lujo

Pero si la calidad de fabricación de la carrocería resulta impecable, el interior no se queda en un segundo plano. La apertura y cierre de las puertas, que cuentan con un tacto suave, refinado y muy amortiguado cuando se cierran, son un perfecto adelanto de lo que nos espera en el habitáculo. Para configurarlo, Mazda ha optado por materiales de mucha calidad que nos permiten disfrutar de una atmósfera muy acogedora y placentera. En este sentido, la calidad del interior es tan buena y el nivel es tan alto, que supera a modelos de superior precio y categoría.

Al igual que en todos los demás modelos de la última generación de Mazda, el diseño del puesto de conducción ofrece una configuración inteligente para el conductor, con todos los controles e instrumentos importantes organizados con precisión ergonómica en torno al punto focal del volante.

Se ha buscado la sencillez y una elegancia con líneas limpias: desde el panel de instrumentos, con tres diales claros y de fácil lectura, hasta el montaje de la nueva pantalla central de 7 pulgadas sobre el salpicadero (de serie en toda la gama), pasando por la ubicación de los antivahos de las ventanillas laterales o de los altavoces de agudos del sistema de sonido BOSE en los pilares A (acabado Zenith). O en el fino hueco de tan solo 10 mm para instalación de un reproductor de CD/DVD.

Tomando como punto de partida la buena posición de conducción y la excelente ubicación de los pedales que ya ofrecía el modelo anterior, en el nuevo Mazda CX-5 se han introducido una serie de interesantes mejoras, aparte de la revisión general de los asientos.

Se ha elevado la consola del suelo y, con ella, la posición de la palanca de cambios (60 mm más alta en la versión automática y 40 mm en la manual). Ahora se encuentra más cerca del volante y su manejo es más cómodo. El reposabrazos central y el de la puerta del conductor se han situado prácticamente a la misma altura, para que el conductor disfrute de una postura más cómoda y natural.

El volante del nuevo CX-5 tiene un diseño de nueva generación. Se trata de un volante revestido en piel, con excelente tacto, una forma más evolucionada y con una parte central, justo donde se ubica el airbag, más pequeña. Aunque el diámetro exterior no ha variado, los detalles metálicos satinados de los radios inferiores son más estilizados, con lo que la apariencia general resulta más esbelta. Para el mercado español no está disponible con calefacción integrada.

Todo un 'Business Class'

Mazda ha revisado a fondo los asientos delanteros y traseros del nuevo CX-5, de modo que ofrezcan a sus ocupantes una mejor sujeción y mayor confort, retrasando aún más la aparición de la fatiga.

Los asientos delanteros cuentan con un mullido de suspensión en los respaldos que proporciona un cómodo apoyo al cuerpo del ocupante y distribuyen su peso sobre una superficie mayor. Se ha optimizado la rigidez de las distintas zonas del respaldo para mejorar la sujeción del abdomen, la cintura y la espalda. La forma del respaldo también minimiza la oscilación lateral del tronco y los movimientos de la cabeza.

La banqueta del asiento del conductor utiliza una espuma de uretano de excelente calidad y alta capacidad de amortiguación. Este material hace la conducción más cómoda, porque transmite al conductor vibraciones necesarias para tener un mejor tacto de la carretera pero, al mismo tiempo, le aísla de otras vibraciones molestas -hacía tiempo que no probábamos unos asientos tan confortables y acogedores-.

Los modelos que disponen de ajuste en 10 direcciones en el asiento del conductor y función de memoria, cuentan ahora con dos nuevos ajustes (acabado Zenith con Pack Cuero). Permiten ajustar automáticamente el ángulo de la pantalla Head Up Display con respecto a la posición del asiento, cuando se cambia de conductor. Este nuevo preajuste también se encuentra disponible en el mando a distancia.

Los asientos traseros, muy prácticos y abatibles en secciones 40:20:40, también se han sometido a una extensa revisión para hacerlos más cómodos. En la posición normal de los respaldos, el ángulo del tórax ha aumentado en 2 grados (pasando a 24 grados). La postura resultante es más confortable. Adicionalmente, el nuevo CX-5 es el primer modelo de Mazda con un mecanismo de inclinación de los asientos traseros en dos etapas: permite reclinar los respaldos traseros a un ángulo de 28 grados. Otro elemento de confort para las plazas traseras son las salidas de calefacción y aire acondicionado situadas en la parte trasera de la consola central de climatización.

Los clientes del nuevo CX-5 podrán elegir entre tres tipos de tapicería interior: tela negra, piel negra o piel blanca. Nuestra unidad equipaba la opción de cuero blanco, que tiene un coste de 1.950 euros y que entra dentro de un pack que incluye asientos delanteros calefactables, asiento del conductor regulable en altura, con 4 funciones de ajuste eléctrico, apoyo lumbar y memoria, asiento del pasajero con ajuste eléctrico -2 funciones- y memoria de la posición del Head Up Display.

Un interior muy práctico

El tamaño de todos los espacios de almacenamiento del interior ha crecido. Además, en el nuevo CX-5 también es más sencillo cargar teléfonos móviles. La base del hueco de la consola frontal es más grande, al igual que el situado bajo el reposabrazos central, que además presenta una ranura pensada para insertar el cable de alimentación de cualquier dispositivo que se conecte al puerto USB, a la conexión eléctrica o a la toma AUX para mini-jack que se encuentran dentro del hueco.

La forma de la guantera permite acomodar en ella una tablet de 10 pulgadas. Además, presenta un tapizado que mejora el carácter práctico y mejora la calidad. Igualmente, los bolsillos de las puertas delanteras y traseras han crecido en capacidad y llevan un recubrimiento antideslizante en la base. Incluso se han añadido dos puertos USB en el reposabrazos central del asiento trasero.

El portón trasero es de accionamiento eléctrico -es una novedad en Mazda-. Se abre y cierra de forma suave y silenciosa gracias a un sistema ligero y compacto de amortiguadores. Hay un interruptor de apertura y cierre en el propio portón y otro en el cuadro de instrumentos. El mando a distancia del vehículo permite definir el grado de apertura del portón que, adicionalmente, cuenta con sensores táctiles que evitan que cualquier objeto quede atrapado durante el movimiento de cierre.

La capacidad de carga ha crecido hasta 506 litros . Y no solo eso: el empleo de un panel 9 mm más delgado en el suelo del maletero, junto con la reorganización de la zona de herramientas, ha permitido elevar la capacidad de carga del compartimento inferior desde 10 hasta 30 litros. El carácter práctico del espacio de carga se completa con una serie de nuevos ganchos para redes de sujeción, situados en el suelo del maletero. Por último, también destaca la bandeja, que se abre solidariamente con el portón para que no resulte un pequeño estorbo tal y como ocurre en otros coches similares.

Refinamiento y confort de primer nivel

Cuando nos ponemos en marcha, el CX-5 no desentona en absoluto. No hace falta recorrer muchos kilómetros para darse cuenta que estamos ante un coche sencillamente soberbio. Es muy complicado, incluso si pensamos en vehículos equivalentes más costosos, encontrar un coche tan refinado y agradable de conducir. Y cuando hablamos de coches más costosos, nos referimos a modelos como un Lexus NX, Jaguar E-PACE, Alfa Romeo Stelvio, Audi Q5, BMW X3 o Mercedes-Benz GLC, entre otros. El CX-5 nos parece mejor coche globalmente comparado los productos anteriormente citados, con una conducción tan refinada, que nos parece sinceramente inigualable.

Todo funciona de forma exquisita en el CX-5: su dirección es suave, comunicativa y precisa; el tarado y el trabajo de las suspensiones es impecable para que el confort y el comportamiento dinámico sean impecables a partes iguales. Del mismo modo, la rodadura está cuidada al milímetro para que cualquier carretera parezca una alfombra.

La gama de motores del nuevo Mazda CX-5 se compone de tres unidades: el turbodiésel 2.2 l. SKYACTIV-D y las unidades de gasolina de inyección directa 2.0 l. SKYACTIV-G y 2.5 l. SKYACTIV-G 2.5. Nosotros probamos la opción de gasolina de 165 CV. Este motor atmosférico de gasolina, de inyección directa, tiene una cilindrada de 1.998 cc y una relación de compresión de 14:1. Se caracteriza por una construcción totalmente en aleación, de baja fricción, y por una potente entrega de par en la banda de bajas y medias revoluciones, con aceleración lineal y excelentes consumos. Dispone de un sofisticado sistema de escape 4-2-1, inyectores multiorificio y un exclusivo diseño de las cavidades de los pistones que ayuda a eliminar la detonación. Su potencia máxima se consigue a 6.000 rpm y su par motor de 208 Nm a 4.000 rpm (consultar especificaciones técnicas).

Al igual que los diferentes apartados que hemos analizado en profundidad, el motor es un elemento que mantiene los mismos estándares de refinamiento para disfrutar al máximo de la conducción. Se trata de una motorización con unas vibraciones imperceptibles, un rendimiento formidable y un agrado de uso que ya quisieran productos, en teoría, más lujosos.

En el caso de nuestra unidad de pruebas, esta motorización estaba asociada a una caja manual de seis velocidades. Cuenta con unos desarrollos algo largos, aunque creemos que son un todo un acierto para conseguir un equilibrio perfecto en cuanto a consumos se refiere, y, además, se ajustan perfectamente a la filosofía del coche. Por otro lado, el tacto y el funcionamiento de esta caja es tan bueno y satisfactorio, que nosotros, personalmente, no gastaríamos más dinero para optar por la transmisión automática.

El consumo de carburante es realmente bajo si se tiene en cuenta que se trata de un motor de gasolina de 2.0 litros de cilindrada y 165 CV. Según nuestras mediciones, en ciudad obtuvimos una media de 7,7 l/100 km, mientras que en carretera llegamos a registrar una media de 5,7 l/100 km.

Novedades en su lista de equipamiento

El equipamiento, tal y como cabe esperar en un coche de esta categoría, es muy completo. Además de todo lo comentado, el CX-5 puede incorporar elementos como un sistema de sonido de 10 altavoces firmado por el especialista Bose que suena de maravilla, faros LED adaptativos, sistema de asistencia a la frenada en ciudad avanzado, control de crucero adaptativo, reconocimiento de señales de tráfico, asistente de arranque en pendiente, freno de estacionamiento eléctrico y un total de seis airbags (ver todos los detalles de su equipamiento).

Nuestra conclusión

El Mazda CX-5 es un coche sobresaliente que se coloca, por méritos propios, en lo más alto de su competida categoría. Es un vehículo inigualable por calidad, confort, refinamiento y agrado de conducción. Su calidad de fabricación y de materiales también está a un gran nivel para superar a la gran mayoría de sus rivales, muchos de ellos con un precio claramente superior. La versión de gasolina de 165 CV de tracción delantera es muy equilibrada y recomendable por prestaciones, refinamiento y consumos.
Gustavo Rodríguez Hernandez

Periodista especializado en contenidos del motor. Fue director del Motor en la Cadena Cope en Castilla y León durante 3 años. Posteriormente fue redactor y probador de coches para el Grupo ZETA y sobrecoches.com. Desde el año 2011 realiza artículos y las pruebas dinámicas de los coches en cochesyconcesionarios.com

COMENTARIOS
estoy esperando que el concesionario me concrete el dia para ir a probar el 2.0 cambio manual 165 cv pero no se si vosotros directamente me aconsejariais
que opte por la misma version en cambio automatico.
Lo digo porque ,de esta forma evitaria el tener que recurrir al cambio debido
a que se trata de motores atmosfericos y tengo miedo de no acertarlo en este aspecto... Gracias y a ver si me podeis aclarar este tema
05/09/2018 20:27:09  Antonino Ballus
Antonino,

El cambio manual es muy agradable de utilizar por suavidad y sensación de calidad. Además, el motor funciona razonablemente bien a bajo y medio régimen pese a ser una motorización atmosférica y contar con un cambio con desarrollos largos. No obstante, para buscar la mejor aceleración posible, es necesario jugar con el cambio. Por este motivo, aunque el cambio manual funciona muy bien, nosotros le recomendaríamos la opción automática por el plus de confort que aporta y porque permite que la conducción sea más relajada.
06/09/2018 22:59:02  Gustavo Rodriguez
Me encanta pero por cuanto sale exactamente este modelo con tapicería de tela
20/01/2019 13:44:34  Carlos
Carlos,

La tapicería de tela es de serie en todos los acabados.

Aquí tienes los precios de todas las versiones:

https://www.cochesyconcesionarios.com/fichas/mazda/cx-5.html
21/01/2019 00:49:55  Gustavo Rodriguez
Me encanta el coche. He probado un Evolution 165 cv cambio automático y me ha conquistado. Sólo tengo una duda: atrás tienen que ir tres niños (14, 11 y 8 años). Cómo lo veis? Gracias
23/03/2019 15:54:09  María
María,

Teniendo en cuenta que únicamente dos de los tres niños llevan dispositivo de retención infantil (se trata de un cojín elevador del Grupo II), hay espacio suficiente para que puedan viajar con un buen nivel de confort.

Gran elección, el CX-5 es un gran coche. Bajo nuestro punto de vista, la mejor opción de la categoría.
23/03/2019 22:35:15  Gustavo Rodriguez

(no será publicado)

Copyright © 2003 - 2019 Dosnet Consultores de Internet, S.L. CIF B-95/276580