facebook twitter rss
Darse de Alta
¿Quieres ser parte de nuestra Red de Concesionarios?
Regístrate >>
te gusta

BLOG
Subscripción de boletines
Recibe las noticias del blog de cochesyconcesionarios.com en tu e-mail.

histórico por mes
Elige el año y despues el mes
estas en Estas en: Inicio > Blog de Coches > Ford > Prueba del Ford Focus 1.0 Ecoboost MHEV 155 CV ST-Line
Novedades y actualizaciones de precios
de las marcas que se comercializan en España
NOVEDADES Ford
Prueba del Ford Focus 1.0 Ecoboost MHEV 155 CV ST-Line
Nos ponemos al volante de la versión micro-híbrida de mayor potencia asociada al acabado más deportivo.
« Volver 
Desde el pasado mes de junio, el Ford Focus está disponible con dos nuevas propuestas micro-híbridas de 125 y 155 CV. Nosotros hemos probado la versión más potente asociada al acabado deportivo ST-Line, una opción interesante si quieres un buen compacto de gasolina con etiqueta medioambiental ECO.

Una pequeña mecánica cargada de tecnología

Estas nuevas versiones de hibridación ligera sustituyen el alternador de serie del motor de gasolina EcoBoost de 1,0 litros por un arrancador/generador integrado accionado por correa (BISG), lo que permite recuperar la energía que normalmente se pierde durante la frenada y el arranque para cargar una batería de ion-litio refrigerada por aire de 48 voltios. Esta batería se sitúa debajo del asiento del copiloto, por lo que no resta capacidad en el maletero ni espacio en el habitáculo.

El BISG también actúa como motor, integrándose con el motor y utilizando la energía almacenada para proporcionar asistencia de par durante la conducción normal y la aceleración, así como para hacer funcionar los accesorios eléctricos del vehículo. Cuando se levanta el pie del gas, sí que se percibe una retención claramente más acusada si entramos en comparaciones con un motor convencional sin hibridación.

El sistema mild hybrid inteligente y autorregulado supervisa continuamente cómo se está utilizando el vehículo para determinar cuándo y con qué intensidad se debe cargar la batería para obtener un rendimiento óptimo, y cuándo se debe utilizar la carga almacenada de la batería utilizando una de las dos estrategias:

- Sustitución del par, que despliega la funcionalidad de motor eléctrico del BISG para proporcionar hasta 24 Nm de par, reduciendo la cantidad de esfuerzo del motor de gasolina y contribuyendo a unas emisiones de CO2 de 93 g/km NEDC (115 g/km WLTP) y una eficiencia de combustible de 4,1 l/100 km NEDC (5,1 l/100 km WLTP).

- Suplemento de par, que despliega la funcionalidad de motor eléctrico del BISG para aumentar el par total disponible en el motor hasta 20 Nm por encima del nivel disponible solo en el motor de gasolina a plena carga y entregar hasta un 50 por ciento más de par a una menor cantidad de revoluciones.

El BISG también ha permitido a los ingenieros de Ford reducir la relación de compresión del motor EcoBoost de 1,0 litros y añadir un turbocompresor más grande para obtener más potencia, reduciendo el turbo-lag mediante la suplementación del par que también hace girar el motor más rápido para mantener la respuesta del turbocompresor.

Un BISG más potente permite que la tecnología Auto Start-Stop del Focus EcoBoost Hybrid funcione en una gama más amplia de escenarios y permita un ahorro de combustible aún mayor. Capaz de volver a arrancar el motor en tan sólo 350 milisegundos, la funcionalidad Stop-in-Gear puede apagar el motor cuando se acerca a una parada incluso cuando el vehículo está en marcha con el pedal del embrague pisado, y se puede ajustar para activarse a partir de 15 km/h, 20 km/h o 25 km/h. A diferencia de otros modelos, cuando estamos detenidos y queremos iniciar la marcha, el motor se pone nuevamente en funcionamiento cuando engranamos la primera velocidad. Es decir, como en otros sistemas equivalentes, no basta con pisar el pedal de embrague o el acelerador. Suponemos que es una estrategia de Ford para conseguir u homologar emisiones y consumos de carburante más ajustados.

Buen rendimiento mecánico

Ya en marcha, esta motorización sorprende por lo bien que responde desde la parte más baja del tacómentro y por lo bien que recupera en marchas largas. Sin embargo, en mi caso, siguen sin gustarme ciertos aspectos que ofrecen este tipo de motorizaciones, como los altibajos que se generan a lo largo de todo el régimen de giro cuando aceleramos a plena carga, los molestos tirones cuando se cambia de marcha (algo habitual en estos motores que son lentos al caer de vueltas) y las asperezas mecánicas (en el caso del Focus se ha realizado un gran trabajo en cuanto a aislamiento de ruidos y vibraciones).

Como única opción posible, este motor se encuentra asociado a una transmisión manual de seis velocidades. No ofrece un tacto de gran calidad, pero el guiado es suave y permite que podamos cambiar rápido y con poco esfuerzo. Por su parte, el embrague es algo más denso, pero sin resultar molesto en uso frecuente. El mando del cambio, en mi caso, quedaba algo lejos.

Para mejorar la experiencia de conducción, disponemos de tres modos de conducción (Normal, ECO y Deportivo) que se pueden seleccionar desde un botón situado cerca del mando del cambio. Si activamos la opción Sport, se puede ajustar inmediatamente las características de sistemas como el pedal del acelerador, la dirección asistida electrónica y el control de estabilidad electrónico para ofrecer una experiencia de conducción aún más atractiva que aproveche al máximo los 50 Nm adicionales de impulso eléctrico del suplemento de par.

Si hablamos de prestaciones y gasto de carburante, el Focus EcoBoost Hybrid de 1,0 litros y 155 CV (ver especificaciones técnicas) ofrece más del doble de la densidad de potencia y una mejora del 45 por ciento en la eficiencia del combustible (según el ciclo de homologación NEDC) que un Focus de segunda generación equipado con el motor de gasolina de 2,0 litros y 145 CV. Ya entrando en comparaciones con dos de sus rivales con motores de gasolina de potencia más o menos equivalente sin hibridación y con un bloque de cuatro cilindros (Renault Mégane y SEAT León), vemos que son modelos más rápidos, al menos acelerando de 0 a 100 km/h y en velocidad punta, y consiguen un consumo combinado idéntico en el caso del León y un poco más elevado en el Mégane. Por tanto, pese a ofrecer un buen rendimiento teniendo en cuenta su reducida cilindrada, no plantea ventajas significativas frente a motores tradicionales de cuatro cilindros con una potencia similar.

El consumo de carburante varía mucho en función del tipo de conducción. Podemos conseguir registros de 5,1 litros a los 100 kilómetros en carretera, que pueden incrementarse a poco que incrementemos el ritmo. En ciudad, podemos llegar a superar los 7,0 litros, aunque son cifras que se pueden rebajar a poco que nos lo propongamos (ver todos los registros homologados). No obstante, para optimizar los consumos, esta motorización cuenta con una tecnología de desactivación selectiva de cilindros que sigue siendo compatible con los motores de gasolina EcoBoost de 1,0 y 1,5 litros del Focus. La desactivación selectiva de cilindros mejora la eficiencia de combustible al apagar automáticamente uno de los cilindros cuando no se necesita toda la potencia como, por ejemplo, al circular al ralentí o con poca demanda en el motor. El sistema, que resulta imperceptible para el conductor, puede desactivar o volver a activar un cilindro en 14 milisegundos sin comprometer el rendimiento.

En este vídeo puedes ver cómo funciona la tecnología de hibridación ligera.

Se comporta de maravilla

Uno de los puntos en los que el Focus sobresale claramente, es cuando entramos a valorar su comportamiento dinámico. Es un coche muy estable, fácil de conducir en todo tipo de condiciones y con una pisada equivalente a la de modelos de superior categoría. Pese a que la versión ST-Line tiene un reglaje de suspensión más firme, Ford ha conseguido un fantástico equilibrio entre deportividad y confort. Tanto es así, que es un coche perfectamente utilizable para el día a día (las versiones deportivas ST-Line tienen una altura rebajada respecto al suelo en 10 milímetros. Al mismo tiempo, cuentan con muelles, amortiguadores y barras estabilizadoras específicas).

En cuanto a ruidos, en carretera, lo que más se impone es la aerodinámica, pues la rodadura y la parte mecánica ofrecen un buen aislamiento. Nuestra unidad de pruebas equipaba unos neumáticos Michelin Primacy 4, que ofrecen una muy buena calidad de rodadura y adherencia. Además, según apunta el fabricante, estos neumáticos también brillan por durabilidad.

Menos me ha gustado el tacto y el funcionamiento de la dirección, algo habitual en los modelos más recientes de Ford que he probado (Fiesta y Focus). Demasiado artificial para mi gusto y no muy precisa cuando se practica una conducción más deportiva. Del mismo modo, marca mucho el autocentrado y platea demasiada oposición cuando queremos hacer el más mínimo giro. A su favor, ofrece un radio de giro corto que nos permite girar mucho en espacios muy estrechos.

Cómodo, amplio y muy funcional

El puesto de conducción está muy logrado para que personas de diferentes estaturas puedan adaptarse perfectamente. Tanto el asiento como el volante cuentan con amplios reglajes para conseguir con rapidez la mejor postura posible. Por lo demás, el volante, pese a no ser completamente redondo, tiene un buen tacto, está acolchado y está tapizado con un símil de piel que es de una calidad más que aceptable. En cuanto a mandos se refiere, me gusta que los correspondientes a la climatización y al equipo de sonido sean físicos y giratorios para las funciones más importantes. Todo un acierto.

Los asientos delanteros guarnecidos en piel sintética y textil son satisfactorios por calidad y confort. No obstante, en mi caso, me hubiera gustado que fueran más ergonómicos en la zona lumbar y que la banqueta integrara regulación en longitud.

Para los pasajeros de los asientos traseros, la distancia entre ejes más larga y el suelo plano permiten que haya mayor espacio para las piernas. El espacio libre de la rodilla se ha mejorado en más de 50 milímetros en comparación con la anterior versión de Focus, sus 81 milímetros le convierten en el mejor de su segmento. El espacio para los hombros aumenta en casi 60 milímetros en comparación con el Focus anterior. La sensación de amplitud se realza con un diseño de puerta trasera con ventanas que se estiran en el montante trasero para una sensación más abierta, y un techo panorámico practicable.

El maletero cuenta con una capacidad de 375 litros, un dato normal dentro de lo que se estila en la categoría. A diferencia de otros coches de similar categoría, el del Focus está muy bien aprovechado para sacarle el máximo partido. Para introducir objetos de mayor tamaño, los respaldos de los asientos posteriores se pueden abatir en proporción 60/40 para alcanzar los 1.354 litros de capacidad. Adicionalmente, para mejorar sus cualidades prácticas, cuenta con dos ganchos para colgar bolsas y/o perchas y un punto de luz en la parte derecha.

Ahora es más fácil mantenerse concentrado y conectado

Con la entrada en escena de estas nuevas versiones de hibridación ligera, el Ford Focus incorpora nuevas tecnologías, incluyendo un panel de instrumentos digital de 12,3 pulgadas.

El panel LCD totalmente configurable utiliza la tecnología de "true color" de 24 bits para generar imágenes e iconos detallados, de alta definición y más intuitivos en todo el espectro de colores, lo que hace que sean brillantes, cansen menos la vista y sean más fáciles de leer. El panel también permite dar prioridad a la información que se muestra en pantalla según sus preferencias personales.

El panel de instrumentos digitales de 12,3 pulgadas también presenta un diseño único y claro para mantener al conductor informado sobre su consumo de energía eléctrica, algo que no he visto en otros coches de hibridación ligera. Podemos ver cuánta energía eléctrica ha sido generada por el sistema mild hybrid, y comprobar si la energía está siendo devuelta a la batería o utilizada para ayudar a la eficiencia del combustible o el rendimiento (ver imagen). También ver, en porcentajes, el comportamiento de la conducción en modo ECO (ver imagen).

El módem FordPass Connect de serie es otra de las novedades. Nos permite recibir por primera vez las notificaciones de Información de Alertas Locales. Esta tecnología puede informar a los conductores de una situación de peligro en la carretera, incluso si el incidente no es visible debido a una curva en la carretera o a otros vehículos.

Las notificaciones de Información sobre Alertas Locales se envían de manera independiente a la navegación por satélite, y proceden de las autoridades locales, los servicios de emergencias y los datos de conducción de otros vehículos conectados a la Nube. Las notificaciones de alertas, incluidas las obras en carretera, los vehículos averiados, los animales, los peatones y los objetos en la calzada, e incluso las condiciones de conducción peligrosas, llegan al vehículo por vía inalámbrica, avisando a los conductores con antelación de las situaciones que se desarrollan más allá de su campo de visión.

FordPass Connect también nos permite controlar remotamente una selección de características del vehículo desde cualquier lugar a través del smartphone y la aplicación FordPass. Además de ayudar a los conductores a planificar viajes más rápidos y menos estresantes con las actualizaciones de Live Traffic para el sistema de navegación, los clientes pueden operar el Bloqueo/Desbloqueo de Puertas, el Arranque Remoto4 para los modelos Focus con transmisión automática de ocho velocidades, el Localizador de Vehículos y el Estado del Vehículo para comprobar el nivel de combustible, el estado de las alarmas, la presión de los neumáticos, la vida útil del aceite y otros detalles.

Mucho equipamiento

Tal y como ocurre en todos los modelos de su categoría de última generación, el equipamiento del nuevo Focus puede ser muy amplio, haciendo especial énfasis en las ayudas a la conducción. Entre todo lo que ofrece, destacan elementos como Control de Crucero Adaptativo, Sistema de Iluminación Frontal Adaptativa, pantalla Head-up (HUD), Asistente de Estacionamiento Activo, Sistema de Reconocimiento de Señales de Tráfico, Asistente Precolisión, Asistente de Maniobra Evasiva, Sistema de Información de Puntos Ciegos con Alerta de Tráfico Cruzado, Cámara de Visión Trasera, Alerta de Dirección Contraria y Sistema de Frenado Postcolisión (aquí puedes consultar todos los detalles de su equipamiento).

Al igual que la versión Active, el Focus ST-Line dispone ahora de equipamiento de serie adicional, que incluye Climatizador Automático bi-zona, espejo retrovisor con oscurecimiento automático, limpiaparabrisas con sensor de lluvia y apertura de coche sin llave. Las mejoras en el diseño exterior incluyen un alerón de techo funcional más grande, ahora de serie para los modelos Focus ST-Line X, y techo interior con revestimiento negro de serie para el Focus Active X.

El diseño de la carrocería del ST-Line se diferencia del resto de versiones gracias un difusor trasero con un estilo más agresivo, un mayor spoiler funcional en el techo, aberturas frontales más abiertas diseñadas para mejorar el rendimiento mecánico, unos estribos inferiores que dirigen el aire a las entradas del difusor, llantas de aleación específicas y unos emblemas ST-Line situados en las aletas delanteras.

Como en otras versiones de la gama Focus, hay elementos de equipamiento que no vemos en otros modelos de la competencia, como el sistema protector de puertas que evita golpes y arañazos al abrirlas (ver imagen puerta delantera y trasera), y el sistema de repostaje sencillo sin tapón Ford Easy-fuel, que facilita dicha maniobra y evita que nos manchemos las manos y que nos equivoquemos de carburante (ver imagen).

Consigue el mejor precio

Esta versión se puede adquirir desde 26.625 euros (ver precios). Puedes solicitar un presupuesto de manera gratuita y sin ningún tipo de compromiso (es rápido y muy sencillo). Elige una versión e introduce el código postal de tu localidad. Al instante, te mostraremos el mejor precio del concesionario más cercano (también puedes calcular el precio del seguro). Nosotros hemos configurado un presupuesto asociado a la versión ST-Line, que es la que protagoniza esta prueba (ver presupuesto).

Adicionalmente, puedes utilizar nuestro comparador de acabados para elegir el nivel de acabado y los opcionales que más te interesen. También puedes comparar el Ford Focus con otros modelos, ver opciones de Km 0 y modelos de anteriores generaciones.

Conclusión

El Focus es un coche equilibrado y satisfactorio en líneas generales que sobresale por estabilidad, confort de marcha y equipamiento. La nueva motorización más potente de hibridación ligera sorprende por su buen rendimiento y prestaciones, aunque no destaca tanto por agrado de uso ni está a la altura de los motores tradicionales de cuatro cilindros. En cuanto a consumo de carburante se refiere, puede ser bajo siempre y cuando practiquemos una conducción decididamente eficiente. En todo caso, la gran ventaja de esta versión es su etiquetado ambiental ECO, un distintivo que otorga ventajas de acceso a las ciudades en protocolos de alta contaminación, así como descuentos en las zonas de aparcamiento regulado SER.
Gustavo Rodríguez Hernandez

Periodista especializado con 20 años de experiencia en el sector de la automoción. Fue director del área de Motor de Cadena Cope Castilla y León durante 3 años. Posteriormente, fue redactor y probador de coches en AUTOhebdo Sport, Revista Top Auto y sobrecoches.com. Desde el año 2011, es el responsable de pruebas y producto de cochesyconcesionarios.com

(no será publicado)

Copyright © 2003 - 2020 Dosnet Consultores de Internet, S.L. CIF B-95/276580