Uso de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una buena experiencia y mejorar la calidad de nuestros servicios en cochesyconcesionarios.com. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Aquí puedes encontrar más información sobre el tema.
facebook twitter rss
Darse de Alta
¿Quieres ser parte de nuestra Red de Concesionarios?
Regístrate >>
te gusta

BLOG
Subscripción de boletines
Recibe las noticias del blog de cochesyconcesionarios.com en tu e-mail.

histórico por mes
Elige el año y despues el mes
estas en Estas en: Inicio > Blog de Coches > Ford > Prueba del Ford Focus ST Pack Performance
Novedades y actualizaciones de precios
de las marcas que se comercializan en España
NOVEDADES Ford
Prueba del Ford Focus ST Pack Performance
Corre, suena y se comporta como un coche de carreras. Es la mejor opción de su exclusivo segmento.
« Volver 
Hasta la llegada del nuevo Focus RS, la versión ST es la más deportiva y potente de toda la gama. Cuenta con un motor de gasolina de 2.3 litros que entrega 280 CV de potencia y un chasis que le colocan como la mejor elección de su segmento. Este modelo se puede adquirir desde 35.325 euros (en el siguiente enlace puedes conseguir el mejor precio).

Tan discreto como deportivo

Estéticamente, como suele ocurrir en cualquier versión deportiva, vemos elementos específicos y claramente diferenciadores. En este Focus todos los cambios son muy sutiles, pero suficientes como para encontrar el compacto deportivo que queremos. En la parte frontal, la rejilla está pintada en color gris y tiene un diseño de tipo “panel de abeja”. Del mismo color también es la pieza decorativa que envuelve los antiniebla. Además, justo en esa zona, encontramos una entrada de aire para mejorar la aerodinámica del coche.

En la parte lateral, no hay cambios en la estructura de la carrocería. La principal novedad son las bonitas llantas de aleación en color antracita de 19 pulgadas que exhiben un diseño aparentemente concebido para conseguir una mejor refrigeración de los frenos. Unos frenos que, en el caso del Pack Performance, incluyen pinzas en color rojo. Acoplados a estas llantas, encontramos unos neumáticos Michelin Pilot Sport 4S que son sobresalientes por comportamiento y agarre.

En la zaga, los paragolpes cuentan con un diseño específico y acogen dos generosas salidas de escape que son de verdad y emiten un sonido muy atractivo (el Focus ST suena a deportivo y petardea). Tal y como ocurre en la parte frontal, el paragolpes también cuenta con un diseño específico. Para mejorar la aerodinámica, este Focus incorpora un alerón en la parte superior del portón del maletero y un difusor integrado en el paragolpes.

El interior, que sigue la tónica de la carrocería, no difiere en exceso de las versiones convencionales del Focus. No obstante, ofrece un aspecto deportivo que se ve acentuado por los fantásticos asientos delanteros firmados por el especialista Recaro. Estos ofrecen todo lo que cabe esperar en unos asientos deportivos de una marca de prestigio. Por tanto, la sujeción y el confort están más que asegurados a partes iguales. Los traseros, sin llegar al nivel de los delanteros, como es obvio, también resultan satisfactorios a todos los niveles. Por espacio, como es habitual en el resto de la gama, el compacto de Ford es de las mejores opciones de su segmento.

Además de los asientos Recaro, el Focus ST dispone de otra serie de detalles diferenciadores que añaden ese toque racing tan especial. De este modo, destacan elementos como el volante deportivo en color ébano (el mismo que el de los asientos), el pomo del cambio cromado con la numeración en color rojo, las placas antideslizantes de aluminio con relieve en forma de ST, los pedales de aleación y las costuras en color gris metálico para los asientos, las inserciones de las puertas y las almohadillas laterales blandas de la consola central. En definitiva, un interior elegante, muy bien reamatado, atractivo a la vista y con un ambiente racing más que satisfactorio.

Un gran motor que rinde por encima de lo esperado

El Focus ST está animado por un motor de aluminio EcoBoost de 2.3 litros (es el más potente jamás ofrecido para un Focus ST). Gracias a sus 280 CV a 5.500 rpm y a sus 420 Nm de par desde 3.000 rpm hasta 4.000 rpm, también permiten que el Focus ST sea el más rápido de la historia acelerando de 0 a 100 km/h (5,7 segundos). En el siguiente enlace puedes consultar sus especificaciones técnicas.

La respuesta del motor, que resulta espectacular, se consigue en gran medida gracias a un turbocompresor de baja inercia de doble entrada, que recoge la energía de los gases de escape de forma más eficaz utilizando canales separados para minimizar la interferencia entre los impulsos de gas. Una válvula de descarga accionada electrónicamente, permite un control más fiel de las presiones de sobrealimentación para optimizar el rendimiento del motor. Además, un sistema de escape único que reduce la contrapresión, un sistema de admisión de aire a medida y un intercooler optimizado mejoran aún más la respiración del motor.

La tecnología anti-lag, desarrollada para el superdeportivo Ford GT y el pickup F150 Raptor, también está presente en el Focus ST para una entrega inmediata de potencia en los modos Deportivo y Pack Performance. El sistema anti-lag mantiene el acelerador abierto cuando el conductor levanta el pedal, aliviando la inversión del flujo de aire del turbocompresor para mantener la velocidad de la rueda del compresor y permitiendo que la presión de sobrealimentación aumente más rápidamente cuando sea necesario. De este modo, siempre contamos con la respuesta deseada.

En la práctica, encontramos un motor tan brutal, que da la sensación de rendir más de los 280 CV declarados. Además, es una motorización muy agradable de usar gracias a su generoso par y a la excelente respuesta a lo largo de todo su margen de giro, sobre todo entre las 3.000 y 4.000 rpm.

Al igual que los pedales (acelerador, embrague y freno), la transmisión manual de seis velocidades está muy bien ajustada para que, además de transmitir mucha precisión, ofrezca unos recorridos muy cortos para poder utilizarla con mayor rapidez en las situaciones más exigentes. Respecto a un Focus convencional, se ha reducido el recorrido en un 7 por ciento.

Gracias al paquete deportivo opcional 'Performance', el Focus ST dispone de un control electrónico del motor que generar una breve aceleración cuando se engrana una marcha más baja, haciendo coincidir la velocidad de rotación del motor con la de la marcha que se está seleccionando. De este modo, se imita a la perfección la conocida maniobra del punta tacón (este sistema sólo funciona con los perfiles de conducción'Deportivo' y 'Performance pack' y se puede desactivar si así lo deseamos).

A lo largo del año, el Focus ST estará disponible con una transmisión automática de siete velocidades.

El consumo de carburante nos ha parecido más que razonable. Combinando un recorrido entre autovía y carreteras secundarias, siempre circulando a velocidades legales, es posible conseguir medias por debajo de los 7,0 litros, lo que es un dato impresionante que habla muy bien de este motor. Ya en ciudad, el gasto puede incrementarse hasta los 10 litros, mientras que en una carretera con curvas circulando un ritmo ágil, la media puede situarse sobre los 8,5 litros. Ya en situaciones extremas, en las que queramos ir a fondo en circuito cerrado, la media se dispara hasta los 16 litros, aproximadamente.

Sensaciones de carreras únicas en su segmento

No hay que recorrer muchos kilómetros para darnos cuenta que el Focus ST es un coche muy trabajado a nivel de suspensiones. Dispone de una amortiguación que incrementa su firmeza hasta un 20 por ciento en la parte delantera y un 13 por ciento en la trasera, y una altura de conducción reducida en 10 mm. Además, si optas por el paquete Performance, algo que te recomendaríamos encarecidamente, podrás disfrutar de lo que Ford denomina 'tecnología CCD, que monitoriza cada 2 milisegundos la suspensión, el chasis, la dirección y las entradas de frenado para ajustar las respuestas de amortiguación y así lograr un comportamiento más eficaz.

La experiencia de conducción mejora aún más gracias a la tecnología eLSD. Incorporado en la transmisión, este sistema utiliza embragues activados hidráulicamente para limitar el par motor enviado a una rueda que ha reducido la tracción en la superficie de la carretera, y redistribuye hasta el 100 por cien del par disponible a la rueda con más tracción para contrarrestar el resbalamiento de la rueda que puede dificultar la aceleración lateral y al salir de las curvas.

Según apunta Ford, esta tecnología, desarrollada por Borg Warner, es más rápida de implementar y ofrece mayor precisión que un LSD (Limited Slip Differential) mecánico tradicional (autoblocante). El sistema puede ajustar de forma preventiva la distribución del par utilizando las entradas de los sensores de la cadena cinemática y de la dinámica del vehículo, en lugar de responder al giro de las ruedas a medida que se produce, y puede aplicar un bloqueo gradual del diferencial para ajustar con precisión el rendimiento. En la práctica, podemos asegurar que la motricidad del coche es sobresaliente.

Aunque nos hubiera gustado que la dirección eléctrica no fuera tan densa y artificial en su tacto, es muy rápida y directa. De hecho, es un 15 por ciento más rápida que el Focus estándar, y sólo requiere dos vueltas de tope a tope. Una auténtica maravilla.

Para conseguir la mejor precisión, ofrece un aumento del avance de 9 mm y 6,5 mm más alto respecto a un Focus estándar. Aún así, volvemos a insistir que nos hubiera gustado que ofreciera mayor naturalidad y comunicación.

Partiendo de la base que el equipo de frenos es más que suficiente para un uso normal y hasta deportivo si las exigencias no son muy grandes (el rendimiento de los frenos del Focus ST se verificó utilizando los mismos exigentes procedimientos de prueba que el superdeportivo del Ford GT, y logró casi cuatro veces el rendimiento de la resistencia de la generación anterior del Focus ST en las pruebas), a nuestro juicio sería el único elemento a mejorar para buscar una utilización extrema en circuito cerrado. Las dimensiones de los discos frontales han crecido hasta 330 mm x 27 mm y cuentan con pinzas de doble pistón. Los discos traseros miden ahora 302 mm x 11 mm.

El tacto del freno está muy cuidado para disfrutar de la conducción y para poder precisar con la frenada. Además, el Focus ST equipa el Potenciador de Freno Eléctrico (EBB) que crea una presión de frenado más rápida que un sistema hidráulico para evitar que el recorrido del pedal no varíe cuando aparece la fatiga.

Como ya suele ser habitual en los modelos de última generación, el Focus ST dispone de cinco perfiles de conducción (Resbaladizo/Mojado, Normal, Deportivo y Pack Performance. Estos perfiles actúan sobre el mapeo del acelerador, el control de estabilidad, la suspensión y la dirección. Además, tal y como hemos comentado con anterioridad, con los dos modos más deportivos, se activa automáticamente el sistema que realiza perfectamente la maniobra del punta tacón. Adicionalmente, en el modo Pack Performance, los altavoces emiten un sonido que incrementa e imita el ruido del motor. A diferencia de otros modelos de la competencia que cuentan con este sistema, el del Focus está muy logrado. Tanto es así, que no da la sensación de ser artificial.

El Focus ST equipa de serie neumáticos Michelin Pilot Sport 4S con especificaciones exclusivas. Son espectaculares por agarre, tanto transversal como longitudinal. Además, ofrecen un nivel de agarre espectacular, no se deforman como ocurre con otros de la competencia y reaccionan muy bien en los apoyos más agresivos. Sin duda, Michelin sigue siendo la marca de referencia en el sector de los neumáticos.

Si hablamos de equipamiento, además de todos los elementos de lujo y confort, como puede ser el techo panorámico, destacan las nuevas ayudas a la conducción:

- El Control de Crucero Adaptativo ahora se ha mejorado con Stop & Go, Reconocimiento de Señales de Velocidad y centrado de carril para gestionar sin esfuerzo el tráfico de circulación intermitente.

- Sistema de Iluminación Frontal Adaptativo de Ford con nueva luz predictiva en curva basada en cámaras. Iluminación basada en señales que preajusta los patrones de los faros para mejorar la visibilidad, supervisando las curvas en la carretera y -por primera vez en el sector- las señales de tráfico.

- Asistente de Estacionamiento Activo 2 que controla la selección de marchas, la aceleración y el frenado, además de la dirección, para permitir maniobras totalmente automáticas con sólo pulsar un botón.

- La primera pantalla Head-up de Ford en Europa, que ayuda a los conductores a centrar su atención en el camino a seguir

- Asistente de Maniobra Evasiva, una tecnología pionera en su segmento que ayuda a evitar vehículos parados o más lentos para evitar colisiones.

El sistema de conectividad SYNC 3 de Ford permite controlar las funciones de audio, navegación y climatización, además de los smartphones conectados, utilizando sencillos comandos de voz soportados por una pantalla táctil en color de 8 pulgadas. El sistema ofrece compatibilidad gratuita con Apple CarPlay y Android Auto y la tecnología de módem integrado FordPass Connect disponible convierte el vehículo en un punto de acceso WiFi móvil con conectividad para hasta 10 dispositivos. A nosotros nos gusta mucho por su sencillez y buen funcionamiento. Adicionalmente, también destacaríamos el equipo de sonido firmado por el especialista Bang & Olufsen, que ofrece un sonido limpio, potente y de gran calidad.

En el siguiente enlace puedes consultar todo el equipamiento disponible.

Conclusión

El nuevo Ford Focus ST me ha encantado. Es el coche que me compraría en la actualidad para disponer de un compacto muy potente y con sensaciones de un coche de carreras. Además, es un coche perfectamente práctico y utilizable para el día a día. Si optas por el Paquete deportivo Performance, dispondrás de una base excelente para ir a un Track Day o a Nürburgring sin tener que hacer mejoras en el motor y las suspensiones. Tan sólo incorporaría unos frenos de altas prestaciones para conseguir el coche perfecto. Para finalizar, cabe destacar que, además de superar claramente a todos sus rivales (Renault Mégane R.S., Peugeot 308 1.6 GTi, SEAT León Cupra, Hyundai i30 N, Honda Civic Type R Audi S3 Sportback y Mercedes-AMG A 35 4MATIC+) en dinamismo y sensaciones, también es la opción claramente más económica. Sin lugar a dudas, es el compacto deportivo que debes comprar.
Gustavo Rodríguez Hernandez

Periodista especializado con 20 años de experiencia en el sector de la automoción. Fue director del área de Motor de Cadena Cope Castilla y León durante 3 años. Posteriormente, fue redactor y probador de coches en AUTOhebdo Sport, Revista Top Auto y sobrecoches.com. Desde el año 2011, es el responsable de pruebas y producto de cochesyconcesionarios.com

(no será publicado)

Copyright © 2003 - 2020 Dosnet Consultores de Internet, S.L. CIF B-95/276580