Uso de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una buena experiencia y mejorar la calidad de nuestros servicios en cochesyconcesionarios.com. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Aquí puedes encontrar más información sobre el tema.
facebook twitter rss
Darse de Alta
¿Quieres ser parte de nuestra Red de Concesionarios?
Regístrate >>
te gusta

BLOG
Subscripción de boletines
Recibe las noticias del blog de cochesyconcesionarios.com en tu e-mail.

estas en Estas en: Inicio > Blog de Coches > Dacia > Prueba del Dacia Duster Prestige dCi 109 4x4
Novedades y actualizaciones de precios
de las marcas que se comercializan en España
NOVEDADES Dacia
Prueba del Dacia Duster Prestige dCi 109 4x4
Mantiene muy buenas prestaciones fuera del asfalto y un precio ajustado.
2 comentarios comentarios
« Volver 
Como ya hiciera en su día con el Sandero, Dacia realiza una profunda remodelación en su modelo todoterreno. Con esta evolución, el Duster ofrece ahora un diseño exterior totalmente nuevo, un interior replanteado por completo y novedades en su equipamiento, todo ello para competir en un segmento cada vez más nutrido y competido. La versión de acceso se puede adquirir desde 10.860 euros (ver todos los precios).

Estilo continuista

Pese a que la plataforma es la misma que la del modelo precedente, y el estilo de la carrocería es muy similar, Dacia ha sustituido todos los paneles de la misma para ofrecer un aspecto más robusto y moderno. En la parte frontal, hay una nueva parrilla con detalles cromados y unas ópticas que, aunque tienen un diseño muy similar al del anterior modelo, mejoran considerablemente en cuanto alumbrado se refiere, e integran tecnología LED para las luces diurnas. En la vista lateral, destaca el parabrisas, que se ha avanzado 100 mm y es más inclinado para incrementar el volumen interior y, al mismo tiempo, mejorar la aerodinámica. También destacan las nuevas barras de techo de aluminio y las llantas de 17 pulgadas que, al igual que el resto de novedades estéticas, mejoran considerablemente la imagen del vehículo. Por último, en la parte trasera, además de incorporar unos nuevos paragolpes, los pilotos cambian por completo para ofrecer un diseño que nos recuerda mucho a los del Jeep Renegade.

Más calidad en su interior

El interior ha cambiado para renovarse por completo. Para empezar, el salpicadero tiene un diseño que no tiene absolutamente nada que ver con el del anterior modelo. Además de ofrecer un aspecto más actual, está fabricado con un plástico mate de mayor calidad y grano más refinado. En su parte central, hay una nueva pantalla ediaNav Evolution situada ahora en una posición más alta (74 mm) y orientada hacia el conductor. Por último, también integra hasta un total de cinco aireadores para optimizar la climatización del interior; son circulares y el tacto de las trampillas que permite abrirlos y cerrarlos es ciertamente mejorable.

Todos los mandos, al menos los más visibles, son de nueva factura y diseño. Tanto es así, que no los hemos visto en otros modelos del Grupo Renault. Destacan los tres mandos giratorios del sistema de climatización que, además de ofrecer un aspecto moderno y de mayor empaque, funcionan bastante bien por tacto y precisión. En la parte inferior de la consola central, los nuevos mandos dispuestos como un pequeño teclado de tipo piano aportan un aspecto más moderno y mejoran la ergonomía -nos recuerdan mucho a los que equipan algunos modelos de Kia-.

El volante y el pomo del cambio también son de nueva factura. En cuanto al volante, que cuenta con un acabado superior al que ofrece un Renault Captur, parece sólido y no tiene inserciones plásticas que crujen al presionarlas, tal y como ocurre en el modelo francés. Al mismo tiempo, ofrece una regulación en altura (40 mm) y en profundidad (50 mm). El mando que nos permite desbloquearlo para ajustarlo es demasiado duro, y el guiado para moverlo de un lado a otro, resulta demasiado denso y poco refinado. Por lo que respecta a la palanca de velocidades, tiene un aspecto moderno y es algo más corta que la del modelo precedente. Cuenta con un cromo satinado que le da muy buen aspecto, pero tiene un relieve granulado que puede resultar molesto a algunos conductores.

Todos los materiales del interior son sencillos y rígidos, aunque están bien ensamblados para que no se produzcan crujidos y todo dé una sensación de buen ajuste. Los paneles de puertas integran tiradores de puertas, que ahora son más robustos -cuentan con algún remate mejorable- y reposabrazos de espuma con un revestimiento más agradable -nos hubiera gustado que estuvieran aún más mullidos, aunque es algo que no solemos encontrar en la inmensa mayoría de los coches, por lo que no es algo criticable-.

Asientos y tapizados mejorados

Los asientos han sido rediseñados y son ahora más envolventes; ofrecen una mejor sujeción lateral en las curvas e integran una espuma más densa, para mayor durabilidad y confort. Asimismo, el cojín de los asientos es 20 mm más largo, aunque nos sigue pareciendo algo corto. También nos hubiera gustado que la zona lumbar se adaptara mejor al cuerpo.

El tapizado de los asientos también ha mejorado. Ahora la tela tiene un mejor tacto y también ofrece un aspecto más cuidado. Al igual que la anterior generación, el tejido parece sufrido, resistente y fácil de limpiar.

En los asientos posteriores, los reposacabezas son de tipo "coma", lo que garantiza la visibilidad del conductor cuando no hay pasajeros a bordo. El nivel de confort, pese a que los asientos son algo planos y no hay reposabrazos en la plaza central, es bastante correcto. Por habitabilidad, es un coche muy satisfactorio.

Más práctico y con un maletero de gran capacidad

El habitáculo del nuevo Duster es mucho más práctico que el del anterior modelo. Cuenta con 27,2 litros en espacios de almacenamiento repartidos por el habitáculo, incluido un nuevo cajón situado debajo del asiento del pasajero que cuenta con una capacidad de 2,8 litros.

El volumen del maletero debajo de la bandeja es de: 445 dm3 VDA (478l) en versión 4X2 y 411 dm3 VDA (467 litros) en versión 4X4. La capacidad máxima, una vez abatida la banqueta, puede alcanzar 1 478 dm3 VDA (1623 litros). El piso plano y las formas regulares de su interior permite que se pueda aprovechar muy bien. Debajo de la moqueta, se encuentra, muy bien ubicada, la rueda de repuesto, que es del mismo tamaño que las que monta el vehículo.

Menos ruidoso y con una calidad de rodadura superior

Cuando nos ponemos en marcha, queda patente que el Duster es un coche que ha dado un salto de calidad. Según Dacia, se ha tratado con especial cuidado el aislamiento acústico. El nivel sonoro dentro del habitáculo se ha reducido a la mitad gracias, sobre todo, al tratamiento de los ruidos de rodadura con materiales más insonorizantes. Para ello, se ha aumentando las superficies absorbentes en el habitáculo y en el compartimiento del motor de un 20 a un 50 %, se han reducido las fugas acústicas mediante colocación de masillas o de obturadores, se ha incrementado el grosor del cristal 0,35 mm en el parte delantera y los ruidos procedentes del motor y los de rodadura se han reducido haciendo más rígido el bloque delantero (cuna, largueros, tablero), lo que atenúa la transmisión de vibraciones al habitáculo a través de la carrocería. Aún así, el ruido generado por el motor y, en menor medida, el aerodinámico, se hacen notar de manera evidente, aunque no molesta ni desgradable.

Dacia también ha trabajado el agrado de conducción de este modelo, al menos en la versión diésel de 110 CV que pudimos probar. Además de la suavidad del cambio y el embrague, destaca especialmente la dirección de asistencia eléctrica, que reduce un 35 % el esfuerzo durante las maniobras, especialmente las de aparcamiento a baja velocidad. La desmultiplicación, reducida un 6 %, ofrece una dirección más directa así como una mejor maniobrabilidad en ciudad y a más velocidad en carreteras sinuosas. La dirección lleva un sistema que adapta el nivel de asistencia a la velocidad del vehículo, lo que mejora, entre otras cosas, el mantenimiento de la trayectoria en autopistas. Por último, filtra de manera significativa las reacciones de dirección, especialmente cuando se circula por caminos.

Muy competente cuando se acaba la carretera

Fuera del asfalto, sigue siendo un todoterreno robusto y capaz de afrontar cualquier tipo de dificultad. Si además optas, como era el caso de nuestra unidad de pruebas, por la versión con tracción integral, encontrarás un vehículo con una capacidad de tracción sobresaliente. Para las situaciones más comprometidas en las que la adherencia se complica por momentos, podemos bloquear el diferencial mediante un mando situado a la izquierda del conductor. Además, y para facilitar aún más las cosas, el Duster ofrece una distancia al suelo elevada (210 mm), un ángulo de ataque de 30 grados, otro de fuga de 33 grados en la versión 4X4 y otro ventral de 21 grados.

Pero por si fueran escasas estas prestaciones, Dacia ha incorporado una serie de ayudas muy interesantes, como el sistema de control cuesta abajo (Hill Descent Control), que permite controlar la velocidad en una fuerte pendiente. Al actuar en los frenos, este sistema garantiza una excelente estabilidad del vehículo. También destaca la ayuda al arranque en cuesta (Hill Start Assist) y el sistema de control cuesta abajo facilitan la conducción por terrenos accidentados.

Especial mención merece el sistema de cámaras multivisión (cuatro cámaras: una frontal, dos laterales y una en la parte trasera del vehículo), que permite al conductor percibir mejor el entorno inmediato del vehículo. Este sistema resulta especialmente útil para las maniobras de aparcamiento. Se activa de forma automática al poner la marcha atrás. Si se pasa rápidamente a la marcha adelante, la cámara cambia de ángulo. También se puede accionar manualmente pulsado el botón «MVC» del mando de tipo teclado de piano. La pantalla es fácil de utilizar y muestra una sola cámara cada vez. El sistema se apaga pulsando el botón «MVC» o cuando la velocidad del vehículo sobrepasa los 20 km/h. Las cámaras laterales, posicionadas bajo los retrovisores, permiten ver directamente las ruedas delanteras y colocar con precisión el vehículo.

Buen rendimiento mecánico y un consumo muy ajustado

La versión que tuvimos la oportunidad de probar equipaba el motor diésel de 109 CV asociado a un cambio manual de seis velocidades -no hay opción de caja automática-. Como en otros modelos del Grupo Renault, no hay sorpresas con esta mecánica, pues es magnífica por rendimiento y bajo consumo de carburante. Además, también aporta mucho en cuanto a agrado de conducción se refiere, pues siempre se muestra enérgica y competente cuando queremos disfrutar de las mejores prestaciones (ver especificaciones técnicas).

Si hablamos de consumo de carburante, el Duster aprueba con nota, pues se conforma en ciclo medio, según nuestras mediciones, con un registro por debajo de los 6 litros a los 100 kilómetros, una cifra puede rebajarse aún más en función del tipo de conducción. En cualquier caso, los registros, en todo tipo de condiciones, siempre se mantuvieron bajos y tremendamente estables.

Muchas novedades en su equipamiento

Tal y como hemos analizado a lo largo de toda la prueba, el equipamiento es uno de los puntos en los que más ha mejorado el nuevo Duster (ver todos los detalles de su equipamiento). Además de todo lo comentado, también nos gustaría destacar el sistema de tarjeta manos libres. Activa automáticamente la apertura de las puertas cuando el conductor se aproxima y las cierra cuando se aleja. Los warnings y los repetidores se encienden y apagan para señalar la apertura. Para el cierre, los warnings y los repetidores parpadean dos veces y se escucha una señal. Además, ya no hace falta sacar la llave del bolsillo para arrancar gracias al botón Start/Stop. Su funcionamiento nos ha parecido más cómodo y eficaz que en otros modelos del Grupo Renault y, también, en otros de la competencia mucho más costosos y lujosos.

En el terreno de la seguridad, el equipamiento ha mejorado con la incorporación de nuevos reposacabezas de mayor volumen, nuevos airbags de cortina, ganchos Isofix para fijar las sillas infantiles en las plazas laterales traseras. Especialmente destaca el detector de ángulo muerto, que consta de cuatro captadores de ultrasonidos situados en las cuatro esquinas del vehículo, avisa de la presencia de cualquier vehículo en la parte trasera o lateral del coche dentro de una zona de tres a cinco metros. Un testigo luminoso (LED) situado en el retrovisor exterior señala automáticamente el peligro. En caso de que el intermitente estuviera encendido con un vehículo en el ángulo muerto, la luz LED del retrovisor parpadearía. Este sistema está activo entre 30 y 140 km/h.

También son de nueva factura el encendido automático de las luces y el sistema de limitador de velocidad, que permite al conductor moderar la velocidad sin tener que vigilar constantemente el contador y le ayuda a no sobrepasar la velocidad seleccionada. Es dispositivo es funcional a partir de 30 km/h. Tampoco debemos olvidar la nueva información que se muestra en pantalla multifunción, como la brújula que indica en tiempo real la inclinación del vehículo, y la función eco-coaching, que permite al conductor optimizar su conducción.

Para finalizar, hay una útil y práctica gama de accesorios. El Duster dispone ahora de un enganche de remolque desmontable sin necesidad de herramienta que se hace invisible una vez desmontada la rótula, nuevas barras estéticas situadas en la parte inferior delantera y trasera del vehículo y un nuevo estribo, mejor integrado en el vehículo. En el interior, la protección modulable easyflex, antideslizante e impermeable, protege el maletero.

Nuestra conclusión

Dacia continúa inmersa en una evolución constante para ofrecer productos muy económicos a la vez que competitivos. El Duster da un gran salto de calidad para convertirse en una opción muy interesante para todos aquellos usuarios que quieran un todoterreno de verdad a un precio muy ajustado. Cabe destacar su ganancia en cuanto a equipamiento y nivel de confort se refiere, que ahora es claramente más elevado. La versión diésel de 109 CV es muy recomendable por el rendimiento y bajo consumo que ofrece. Si optas por la versión de tracción integral, encontrarás un vehículo aún más brillante para conducir en situaciones complicadas fuera del asfalto.
COMENTARIOS
i am interested in this car. i am english.my telephone number is 675034475
04/01/2019 12:00:35  colin vokes
07/01/2019 12:20:31  Goti Martinez

(no será publicado)

Copyright © 2003 - 2019 Dosnet Consultores de Internet, S.L. CIF B-95/276580