Uso de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una buena experiencia y mejorar la calidad de nuestros servicios en cochesyconcesionarios.com. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Aquí puedes encontrar más información sobre el tema.
facebook twitter rss
Darse de Alta
¿Quieres ser parte de nuestra Red de Concesionarios?
Regístrate >>
te gusta

BLOG
Subscripción de boletines
Recibe las noticias del blog de cochesyconcesionarios.com en tu e-mail.

histórico por mes
Elige el año y despues el mes
estas en Estas en: Inicio > Blog de Coches > Abarth > Prueba del Abarth 124 Spider
Novedades y actualizaciones de precios
de las marcas que se comercializan en España
NOVEDADES Abarth
Prueba del Abarth 124 Spider
La mejor opción posible si buscas un descapotable deportivo con sabor a clásico que divierte y engancha al conducirlo.
« Volver 
El Abarth 124 Spider es uno de los dos descapotables que comercializa la marca italiana en España. El otro es el 595C, modelo que está desarrollado sobre la base del Fiat 500 y que también se vende en versión carrozada. El 124 se ofrece con tres niveles de acabado Spider, Turismo y GT, y se puede adquirir desde 34.300 euros (ver todos los precios).

Un clásico moderno

El diseño del 124 Spider refleja su esquema mecánico: el capó afilado reafirma la importancia del motor, los voladizos cortos aumentan la agilidad y el habitáculo cerca del eje trasero permite que el conductor sienta al máximo la carretera.

En la parte delantera destaca el parachoques, que integra un alerón delantero y el tapón del gancho de remolque -ambos elementos pintados en color "rojo Corsa"-. También se ha elegido el rojo para las carcasas de los espejos retrovisores. Estos tres elementos son de color gris Titanio en las versiones de pintura roja y azul.

La parte trasera se caracteriza por ofrecer unos alerones en forma de cola de golondrina, unas luces traseras horizontales que imitan a las de su predecesor, un logo de Abarth que gobierna con mucha presencia el portón del maletero y cuatro salidas de escape.

Por último, no menos importantes son las llantas de aleación de 17 pulgadas, que, además de ser muy racing, exhiben el logo del escorpión y las pinzas de freno de color rojo firmadas por el especialista Brembo.



El capó delantero y el trasero son de color negro opaco. El acabado es una referencia inconfundible al Abarth 124 Rally clásico, en el que se adoptó esta solución para evitar que el reflejo del sol encandilase el conductor. Si lo desean, los clientes pueden elegir sin cargo que sus Abarth 124 tengan tanto el capó delantero como el trasero del mismo color que el resto del cuerpo.

La carrocería está disponible en cinco colores: dos colores pasteles, “blanco Turini 1975” -es el que lucía nuestra unidad de pruebas y tiene un coste de 650 euros- y “rojo Costa Brava 1972”, y tres colores metalizados, “azul Isola d’Elba 1974”, “gris Portugal 1974" y “negro San Marino 1972”. Los colores son un homenaje a los prestigiosos rallies que Abarth ha ganado. El color estándar es el negro San Marino 1972. El Abarth 124 Spider es el único coche de su categoría que viene metalizado de manera estándar.

Un interior digno de un deportivo italiano

El ADN del Abarth se comprueba también en su interior, en virtud de la atención dedicada a garantizar una posición al volante muy deportiva. Los asientos de piel sumamente resistentes y cómodos otorgan una posición ideal, lo más baja y retrasada posible para que pueda percibir todos los movimientos del coche. Además, los controles están perfectamente en línea con la constitución deportiva del coche: la posición de los pedales de aluminio, el volante vertical y la palanca de cambios corta aseguran una experiencia de conducción apasionante.

El salpicadero cuenta con un amplio tacómetro con fondo rojo puesto en posición central delante del conductor, y un sistema de arranque sin llave. Lo único que cabría mejorar del puesto de conducción es la ausencia del reglaje en profundidad del volante, algo que condiciona levemente la posición del conductor.

Todo el interior ofrece un buen nivel de acabado con guarnecidos de piel vuelta con costuras en color rojo en el salpicadero, el freno de mano, en el mando del cambio y en la tapa de un compartimento que está situado en el túnel central.

Como es lógico y normal, no hay demasiados compartimentos para guardar objetos. En la consola central hay una pequeña bandeja con fondo de goma que es muy útil para dejar el teléfono móvil. Es suficientemente amplia, aunque el móvil puede caer con facilidad cuando se acelera con un poco de energía o cuando nos movemos con rapidez en curva. En el túnel central hay un pequeño compartimento con tapa en el que se pueden guardar unas llaves o monedas. Por último, entre los dos asientos, hay una amplia guantera en la que se puede guardar la documentación, el chaleco de emergencia y más objetos.

El maletero tiene una capacidad de 140 litros, que es más que suficiente para dejar una maleta de generoso tamaño y algún objeto extra. Todo el entorno del maletero está muy bien guarnecido y, además, la apertura se puede realizar desde el mando a distancia o desde un botón ubicado en el portón maletero.

La comodidad está garantizada gracias a los asientos con calefacción y a la insonorización producida por el parabrisas, la luneta trasera y la capota de doble capa fonoabsorbentes. La capota está pensada para abrirse y cerrarse con una mano desde el asiento del conductor en pocos segundos. Una vez plegada detrás de los asientos, no ocupa espacio en el maletero. Se hace con tal rapidez y facilidad, que no hace falta bajarse del coche para abrirla o cerrarla. Además, toda la parte mecánica que nos permite plegarla, favorece que la podamos mover con suavidad y sin esfuerzo. Tampoco genera ruidos, ni cuando se pliega ni cuando nos ponemos en marcha.

Un motor y un cambio sobresalientes

El Abarth 124 Spider cuenta con un motor turbo 1.4 litros MultiAir de cuatro cilindros que desarrolla una potencia de 170 CV (aproximadamente 124 CV por litro) y un par de 250 Nm (ver todas sus especificaciones técnicas). Es una motorización magnífica por prestaciones y rendimiento. En uso normal es muy agradable de utilizar, pues responde con brillantez desde la parte más baja hasta las 4.500 rpm, aproximadamente. A partir de ahí, pese a tratarse de una mecánica de gasolina, pierde un poco de fuelle, aunque no es nada preocupante. Si hablamos en cifras, este cabrio tan especial alcanza una velocidad punta de 232 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 6,8 segundos.

En cualquier caso, además de disfrutar de un rendimiento mecánico excelente, el 124 Spider nos regala una sinfonía espectacular para los que amamos los coches deportivos y también de corte clásico. El gran culpable, es el sistema de escape Record Monza de doble modalidad, capaz de modificar la ruta de los gases de escape en función de las rpm del motor –genera un sonido grave maravilloso-.

El 124 Spider está disponible con un cambio manual de seis marchas o con una caja de cambios automática secuencial deportiva Esseesse. Nuestra unidad de pruebas estaba equipada con la transmisión manual, que se caracteriza por ofrecer un tacto muy agradable, gran sensación de calidad y unas marchas precisas con una palanca directa de carrera corta. Además, todos los pedales (acelerador, freno y embrague) presentan un tacto preciso, delicioso y de calidad, todo perfectamente coordinado para que podamos disfrutar de la conducción al máximo. En este sentido, son tan precisos, que nos permiten realizar la maniobra del punta-tacón con gran facilidad.

Ágil, eficaz, divertido y confortable

El chasis del 124 Spider cuenta con una suspensión de doble triángulo superpuesto en la parte delantera y una multilink de cinco brazos en la parte trasera. Ambos trenes disponen de amortiguadores Bilstein con resortes específicamente calibrados y las barras estabilizadoras sobredimensionadas.

Cuando nos ponemos en marcha percibimos al momento que, este Abarth, cuenta con una puesta a punto magnífica para conseguir un coche divertido, eficaz, fácil de conducir al límite, muy confortable para el día a día y con una estabilidad soberbia. Si abordamos una carretera con muchas curvas o en un circuito, el 124 Spider es uno de esos automóviles hechos para disfrutar. Además de ser preciso en las curvas, desde el primer giro la parte trasera se puede descolocar con facilidad de una manera muy progresiva y fácil de controlar en todo momento. Al mismo tiempo, es de esos coches predecibles por lo sanas que son sus reacciones. Por último, no debemos olvidar la dirección, que es rápida y precisa cuando practicamos una conducción deportiva, y tremendamente suave y agradable de utilizar en una conducción normal.

El sistema de frenos, firmado por Brembo y dotado de pinzas de aluminio de cuatro pistones fijos en las ruedas delanteras, asegura una distancia de frenado mínima y una resistencia excelente al sobrecalentamiento, incluso luego de un uso prolongado y agresivo.

Gracias a su contenido peso (1.135 kg), el 124 Spider goza de unos consumos bastante ajustados. En ciudad, practicando una conducción normal, el modelo italiano se conforma con poco más de 9,0 litros a los 100 kilómetros. Ya en carretera secundaria y autovía, el gasto puede oscilar entre los 6,3 y los 7,4 l/100 km, respectivamente. Buenas cifras en todos los casos.



Gran dotación de serie

El equipamiento de serie incluye un sistema de climatización manual, un equipo de radio estéreo con cuatro altavoces, reproductor de MP3, puertos USB y AUX, control de crucero, y retrovisores ajustables y plegables eléctricamente (aquí puedes consultar todos los detalles de su equipamiento).

Otro equipo disponible como opcional es el paquete Sound Plus, dotado de un sistema de infoentretenimiento que puede utilizarse fácilmente mediante un mando ergonómico que se encuentra en el túnel central. Incluye una pantalla táctil de 7 pulgadas, sintonizador digital DAB, dos puertos USB, un puerto AUX y funciones de conexión Bluetooth. Cuenta también con un sistema de sonido Bose con nueve altavoces, cuatro de ellos incorporados en los apoyacabezas. El paquete incluye el control automático de la climatización.

Conclusión

El Abarth 124 Spider es uno de esos coches de los que te enamoras a primera vista. No sólo es divertido, apasionante y hasta adictivo, sino que, además, es la única opción que plantea el mercado en estos momentos para aquellos amantes de los coches deportivos y/o clásicos. Se trata de un modelo del que destacaría absolutamente todo; su motor, su chasis, su conducción, su diseño y ese encanto especial lleno de personalidad que muy pocos coches son capaces de alcanzar en la actualidad. Sin duda, un coche único en el mercado.
Gustavo Rodríguez Hernandez

Periodista especializado con 20 años de experiencia en el sector de la automoción. Fue director del área de Motor de Cadena Cope Castilla y León durante 3 años. Posteriormente, fue redactor y probador de coches en AUTOhebdo Sport, Revista Top Auto y sobrecoches.com. Desde el año 2011, es el responsable de pruebas y producto de cochesyconcesionarios.com

(no será publicado)

Copyright © 2003 - 2020 Dosnet Consultores de Internet, S.L. CIF B-95/276580