facebook twitter rss
Darse de Alta
¿Quieres ser parte de nuestra Red de Concesionarios?
Regístrate >>
te gusta

BLOG
Subscripción de boletines
Recibe las noticias del blog de cochesyconcesionarios.com en tu e-mail.

histórico por mes
Elige el año y despues el mes
estas en Estas en: Inicio > Blog de Coches > Subaru > Prueba del Subaru XV 1.6i 114 CV Executive Plus Aut.
Novedades y actualizaciones de precios
de las marcas que se comercializan en España
NOVEDADES Subaru
Prueba del Subaru XV 1.6i 114 CV Executive Plus Aut.
Experimenta un gran salto respecto a la generación anterior. Destaca por calidad, confort de marcha y prestaciones fuera del asfalto.
« Volver 
El Subaru XV es un modelo compacto de unos 4,5 metros de longitud que destaca por su calidad de fabricación, por ofrecer un funcionamiento muy satisfactorio y, sobre todo, por sus sobresalientes prestaciones fuera del asfalto que no penalizan en absoluto su magnífico rodar en carretera. Nosotros hemos probado la versión de acceso asociada al equipamiento más alto. Esta opción de compra se puede adquirir desde 28.700 euros (consultar todos los precios).

Muy atractivo: tan deportivo como campero

Exteriormente, y si doy mi opinión personal, el XV es uno de los coches de la categoría que más me gustan; muy proporcionado, con un aspecto muy sólido y con un equilibrio entre deportividad y estética campera muy conseguido. Me encanta.

Como es norma en Subaru, el acabado de la carrocería resulta impecable, con un tacto de todas las puertas muy cuidado y con unas tolerancias entre piezas que denotan claramente la calidad de este coche. Si hay que destacar detalles estéticos adicionales, además de las protecciones de los pasos de rueda y de los paragolpes y de las barras de techo, son todos los grupos ópticos, que disponen de tecnología LED. En el caso de las delanteras, el alumbrado es adaptativo y dispone de un asistente automático de cambio de largas a cortas.

Los aspectos prácticos también han sido tenidos en cuenta para el diseño de su exterior. Por ejemplo, en las versiones sin barras de techo se incorporan nuevos sistemas de anclaje, lo que mejora la practicidad con respecto al anterior XV. En cuanto a las barras de aluminio extruido del techo —que pueden elegirse en color plata o negro—, se han rediseñado de manera que ofrecen un 15% más de espacio para colocar bultos. El techo eléctrico, por su parte, es un 7% más ligero debido a que es un 6% más fino. Otro detalle importante es que la antena del techo tiene ahora forma de aleta de tiburón (puedes verlo en nuestra galería de imágenes).

Las llantas de aluminio, disponibles en 17 o 18 pulgadas, exhiben un diseño muy deportivo. Nuestra unidad de pruebas, que presentaba el nivel de equipamiento más alto, estaba equipada de serie con la medida de 18 pulgadas.

Hay nueve colores disponibles para la carrocería, de los cuales dos de ellos son nuevos: Sunshine Orange y Cool Gray Khaki. Los otros siete colores son Crystal White Pearl, Dark Blue Pearl, Dark Grey Metallic, Crystal Black Siliac, Ice Silver Metallic, Pure Red y Quartz Blue Pearl. La enorme variedad de colores que hay disponibles me parece ciertamente destacable, pues puedes optar por tonalidades muy coloridas o por colores mucho más sobrios. En el caso de nuestra unidad de pruebas, el color elegido es el ‘Pure Red’, que es el único que no tiene coste adicional y que le queda muy bien a este coche. El resto son opcionales y cuestan 550 euros.

Calidad es la nota predominante en el interior

Si las sensaciones que transmiten el aspecto y acabado de la carrocería dejan claro que este coche mejora mucho al anterior, el interior lo confirma por completo. Parto de la base que Subaru siempre ha fabricado coches excepcionales, pero con el XV queda claro que la firma japonesa ha dado un salto considerable en cuanto a calidad se refiere.

Desde el primer momento se nota que este coche es mucho mejor que el anterior, incluso da la sensación de reinar en otra categoría. Todos los materiales son buenos (al menos los más visibles) y el ajuste y la solidez de todo es realmente impecable. Sin duda, el XV es uno de esos coches que agradan mucho por lo bien hecho que está.

Los asientos delanteros y traseros han sido objeto de un profundo estudio para mejorar el confort y la seguridad y son completamente nuevos. De hecho, también se han tenido en cuenta detalles como el tono oscuro del tapizado —que siempre es más “sufrido” de cara al día a día— o la permeabilidad al aire, de manera que la banqueta y el respaldo den menos calor en verano y menos frío en invierno. Se nota que son mucho mejores que los anteriores; recogen bien el cuerpo, la espalda descansa como debe y permiten que la postura al volante sea muy confortable.

Con respecto a los asientos traseros, que también son de nuevo diseño, hay dos aspectos que destacar: en primer lugar, gracias al aumento de la densidad de uretano mejora el confort general y se elimina la sensación de hundimiento que tienen los pasajeros en las plazas posteriores; en segundo lugar, la forma en que se abaten los respaldos es completamente distinta, de manera que desaparecen las irregularidades y escalones en el piso del maletero que estaban presentes en el anterior XV.

La calidad visual del cuadro de mandos ha mejorado notablemente pero también hay detalles que no se ven y que contribuyen a optimizar la calidad real del XV. Por ejemplo, se han empleado unas tapas para ocultar los tornillos de sujeción del salpicadero y la columna de la dirección se ha hecho más rígida y con un mayor rango de ajuste —con la ventaja de que permite conseguir una mejor postura al volante para cualquier talla—, además de contar con materiales de mejor calidad.

Una vez situado en el puesto de conducción, destaca el nuevo volante multifunción, forrado en cuero con atractivas costuras en color naranja y con un diámetro ligeramente menor que antes: de 375 mm se ha pasado a 370 mm. La instrumentación es muy fácil de leer gracias a que tiene un diseño más tecnológico y premium, integrando los relojes tradicionales con agujas —a la izquierda el cuentavueltas, a la derecha el velocímetro— y una pantalla multifunción de alta definición en el centro (disponible en función del acabado). En la parte alta del salpicadero, culminando la consola central, también la pantalla LCD aumenta de tamaño para hacer más fácil la lectura de los gráficos que, además, ahora tienen un diseño más realista. En la consola, por su parte, destaca la unidad central del salpicadero, con una gran pantalla de 8” del sistema multimedia integrado con el módulo de la climatización. No ofrece la interfaz más moderna del mercado ni el sistema más avanzado, pero resulta correcta y todo el sistema funciona con fluidez (ver imágenes)..

Entre los asientos, la consola central también ha sido objeto de un profundo estudio para mejorar su funcionalidad y su comodidad, al tiempo que se emplean materiales que refuerzan la sensación de mayor calidad. Por ejemplo, el mullido del apoyabrazos es 10 mm más grueso, se ha previsto un hueco para smartphones, un posavasos más sencillo de usar y una bandeja central portaobjetos. Bajo el apoyabrazos, se ha rediseñado completamente el interior de la guantera central, con formas más regulares para aumentar su capacidad pero conservando los puertos USB y Aux, así como la toma de corriente de 12V.

En el plafón del techo, junto al parabrisas, la carcasa del EyeSight es ahora mucho menos voluminosa, reduciendo tanto la anchura como la altura (de 83,8 a 62,7 mm), para hacer el interior del XV más atractivo Son pequeños detalles prácticos y estéticos que hacen más cómoda y agradable la vida a bordo. Hasta se ha tenido en cuenta el aspecto del pilar B en su parte superior e inferior —donde antes estaba la placa de identificación del vehículo—, una zona de los coches que está especialmente expuesta cuando se abren las puertas. Gracias a un diseño más limpio y suavizado, toda esta zona resulta ahora más agradable a la vista.

En cuanto a habitabilidad se refiere, se percibe claramente que ahora el XV es mucho más coche. El espacio para los hombros en los asientos delanteros crece 29 mm (de 1.412 a 1.441 mm) y 34 en los traseros (de 1.377 a 1.411 mm). A la altura de las caderas, los pasajeros traseros disponen ahora de 53 mm más de anchura mientras que los delanteros cuentan con nada menos que 73 mm más. De hecho, las banquetas de los asientos delanteros están ahora 20 mm más separadas.

También el maletero sale beneficiado de este crecimiento a lo ancho, con 7 mm más en la zona de carga. No obstante, es muy importante destacar que el rediseño del portón trasero trae consigo una ventaja adicional importante: la anchura disponible para introducir objetos en el maletero es ahora de 1.039 mm (+9 mm) en su punto máximo y de 1.034 mm (+100 mm) en la base de carga. La capacidad del maletero viene determinada por el tipo de rueda de repuesto que lleva el XV: en caso de escoger un neumático normal, se conservan los 310 litros con los respaldos traseros en su posición normal y 765 litros (+24 litros) con los respaldos abatidos; en caso de llevar una rueda de emergencia, hay 345 litros disponibles (+5 litros) o 795 (+24) con los respaldos abatidos; por último, con un kit antipinchazos, la capacidad es de 385 (+5) o de 835 (+24 litros). Por supuesto, el respaldo de los asientos traseros es abatible por partes asimétricas 60/40 y, como ya hemos comentado, deja un piso del maletero sin escalones ni irregularidades.

Un motor modesto para tener un buen acceso a la gama

La gama de motores del XV es muy sencilla, ya que tan sólo está compuesta por dos motores de gasolina de 114 y 150 CV, el segundo asociado a un sistema de propulsión híbrido. Además, todas las versiones están asociadas a un sistema de tracción total y a una transmisión de variador continuo.

Nosotros hemos querido probar la versión de acceso, porque creemos que puede ser muy interesante para muchos clientes que quieran acceder a un coche de este tipo pero sin que el precio se incremente en exceso. Valorándolo todo en su justa medida, puede ser una opción muy interesante, si tenemos en cuenta que las prestaciones son las que son y que no se pueden hacer milagros. Si se practica una conducción normal, respetuosa con la normativa y exenta de constantes aceleraciones, esta opción puede ser muy razonable. Su arquitectura bóxer no supone una ventaja o desventaja en ningún apartado, y, en teoría, es muy interesante para bajar el centro de gravedad y conseguir una mejor estabilidad (ver especificaciones técnicas).

El cambio automático de tipo CVT no es el mejor aliado para sacar el máximo partido al motor, pero aporta una aceleración suave y constante.

Esta motorización cumple con la normativa de emisiones Euro 6D-Temp y dispone de serie de un sistema Auto Stop Start que contribuye a reducir consumo y emisiones de manera significativa. Y ya que hablamos de consumo, según nuestras mediciones, esta versión se conforma con un registro de 7,2 l/100 km en carretera y de 8,3 /100 km en ciudad. Sus emisiones de CO2, bajo el último criterio de homologación, son de 145 g/km. Y un detalle más: el depósito de combustible tiene ahora 63 litros de capacidad, tres más que antes, con el consiguiente beneficio de cara a la autonomía. (ver todos los registros homologados).

Pero donde este coche marca claramente la diferencia frente a cualquiera de sus rivales, es en la parte dinámica. En mi opinión, en la actualidad no hay un coche equivalente en el mercado que ni tan siquiera se acerque al XV en términos dinámicos. Su base rodante es, sencillamente, excepcional. En carretera, tiene una pisada sólida y de calidad que agrada mucho; no hay ruidos, la absorción es sobresaliente y la sensación de seguridad al volante es magnífica.

Fuera de la carretera asfaltada es aún mejor. Sorprende que un ‘hatchback’, como dirían los británicos, se mueva tan bien fuera del astalto. Y es que, en el caso del XV, no estamos hablando de un todocamino que tira la toalla a las primeras de cambio. En este coche tenemos entre manos un todoterreno de verdad que es capaz de afrontar con garantías un cruce de puentes (siempre dentro de lo que nos permite su altura libre al suelo) caminos muy embarrados y pendientes con una razonable inclinación.

Equipamiento: conectividad y ayudas a la conducción

El Subaru XV está equipado con un sistema multimedia y de infoentretenimiento de última generación completamente rediseñado, que ofrece un tacto y manejo mucho más intuitivo que en el modelo anterior. En función del nivel de acabado, hay dos pantallas completamente nuevas diseñadas por Harman/Kardon. La más sencilla es de 6,5” y la superior es de 8”. En ambos casos se ha mejorado la conectividad con otros dispositivos. No es de lo más avanzado del mercado, pero funciona con bastante fluidez.

El equipo de sonido, diseñado por el especialista Harman/Kardon, también depende del nivel de acabado. El XV puede llevar 4 altavoces de 160 mm en las puertas delanteras (ovales) y traseras o un equipo compuesto por 6 altavoces con 2 de 160 mm en las puertas traseras, 2 woofers de 6x9 en las puertas delanteras, y dos tweeters de 25 mm en el salpicadero. La calidad del sonido a bordo es sencillamente sorprendente y no se ve afectada por la velocidad del vehículo gracias a una función específica que controla las características de las frecuencias del sonido.

La generosa pantalla táctil integra diferentes funciones para facilitar su uso y evitar distracciones. El XV ofrece una total conectividad con el dispositivo móvil gracias a la APP Starlink, compatible con Apple Car Play y Android Auto, disponible a partir del acabado Sport Plus. El nuevo sistema multimedia y se puede manejar manualmente, a través de los mandos ubicados en el volante multifunción o a través del sistema de reconocimiento de voz que permite utilizar el navegador, el teléfono, la música y la climatización evitando distracciones al volante.

Algunos detalles que hacen la vida a bordo más cómoda: al llegar a nuestro destino y apagar el motor, aún disponemos de unos tres minutos para seguir escuchando nuestra música favorita; o, si estamos en medio de una conversación telefónica, todavía tenemos unos diez minutos para seguir hablando utilizando el sistema manos libres aunque el motor esté parado. Del mismo modo, si necesitamos salir inmediatamente del coche, la conversación pasa a nuestro teléfono móvil en el momento de abrir la puerta. También el sistema de cierre con mando a distancia incorpora dos nuevas funciones. Una permite abrir o cerrar las ventanillas del coche pulsando al menos durante dos segundos los botones del mando. Otra consiste en un modo de ahorro de energía: al apretar dos veces el botón de apertura mientras se mantiene pulsado el de cierre, la llave deja de estar en espera de recepción de señal, ahorrando batería aunque las funciones de acceso y arranque no están disponibles; basta pulsar cualquier botón para cancelar esta función.

El XV incluye, de serie en todas las versiones, la tercera generación del sistema de seguridad preventiva que Subaru denomina comercialmente como ‘EyeSight’. Es el único en emplear dos cámaras estereoscópicas con sensores CMOS montadas a ambos lados del espejo retrovisor interior para monitorizar las condiciones del tráfico, proporcionando, esencialmente, un par de ojos extra que asisten al conductor en condiciones críticas, previenen o mitigan las consecuencias de un posible accidente ante eventuales distracciones y ofrecen una conducción más segura y confortable.

A diferencia de otros sistemas, EyeSight no solo detecta, sino que también reconoce objetos tales como vehículos y sus luces de frenado, peatones y ciclistas y reacciona únicamente después de avisar al conductor previamente, actuando en conjunto sobre el motor, la transmisión y el sistema de frenos en el caso de que los conductores no tomen una acción evasiva, no apliquen la fuerza de frenado suficiente sobre los pedales o simplemente no se apliquen los frenos en absoluto.

El EyeSight no es un sistema autónomo, sino un asistente a la conducción, cuyo fin es limitar significativamente el riesgo de sufrir un accidente derivado de situaciones específicas a través de la aplicación de sus funciones principales: El sistema de frenada precolisión que funciona hasta 50km/h, el control de crucero adaptativo de 0 a 180/km/h, el control precolisión del acelerador y la advertencia de desvío y salida de carril.

En el siguiente enlace, puedes consultar todo el equipamiento de la unidad probada.

Conclusión

El XV es un coche único y excepcional. Supone una nueva etapa en Subaru que ha llegado para incrementar, aún más, la calidad de sus productos. No sólo es un coche que marca claramente la diferencia por calidad y confort de marcha, sino que donde realmente se distancia frente a sus rivales es cuando se sale de la carretera. En ese entorno, las prestaciones del compacto japonés resultan sorprendentes. La versión de acceso de 114 CV hay que valorarla en su justa medida, por lo que puede ser más que solvente si la conducción es normal.
Gustavo Rodríguez Hernandez

Periodista especializado con 20 años de experiencia en el sector de la automoción. Fue director del área de Motor de Cadena Cope Castilla y León durante 3 años. Posteriormente, fue redactor y probador de coches en AUTOhebdo Sport, Revista Top Auto y sobrecoches.com. Desde el año 2011, es el responsable de pruebas y producto de cochesyconcesionarios.com

(no será publicado)

Copyright © 2003 - 2020 Dosnet Consultores de Internet, S.L. CIF B-95/276580