estas en Estas en: Inicio > Blog de Coches > Lexus > Prueba del Lexus IS 300h F Sport
Novedades y actualizaciones de precios
de las marcas que se comercializan en España
Novedad Lexus
10/03/2018
Prueba del Lexus IS 300h F Sport
Marca las diferencias frente a sus competidores, en cuanto a diseño, calidad, eficiencia, refinamiento y agrado de conducción.
« Volver 

El IS es la berlina de menor tamaño de Lexus. En España, únicamente se comercializa con una versión híbrida de 223 CV -comercialmente se denomina 300h-. La gama está compuesta por un total de siete acabados. Nosotros probamos el ‘F Sport’, que es el más deportivo de la gama. Se puede adquirir desde 49.200 euros (ver todos los precios).

En 2014, el Lexus IS recibió una serie de ligeros cambios en su carrocería e interior. Las novedades de su exterior se centraron en unos faros antiniebla LED -de serie en toda la gama- y un nuevo anagrama “Hybrid” que cambia de diseño, aumenta de tamaño y es más luminoso (es el mismo que equipa el Lexus NX 300h). En cuanto a su interior, la consola central incorporó nuevos materiales con mayor resistencia a los arañazos (ofrece un acabado mate en lugar de la anterior textura granulada), nuevas inserciones con tonalidades metálicas en lugar de los anteriores tonos negros, las moquetas del suelo cuentan con una textura mucho más suave, cambian las formas del sistema ‘Remote Touch’ y la cámara de marcha atrás aumenta su ángulo de visión. Además de todo esto, también se modificaron varios elementos del interior, como el reloj, las salidas de aire, el volante, la palanca del cambio y los mandos del climatizador y del equipo de sonido.

Posteriormente, ya en 2017, el modelo incorporó nuevas mejoras que afectaron muy levemente al diseño de la carrocería -nueva estampación de las puertas-, la tecnología lumínica de los pilotos traseros, nueva pantalla multifunción de 10 pulgadas, un nuevo mando para gestionar las funciones de la misma y cambios en las suspensiones y la dirección.

Atractivo, moderno y muy deportivo

La versión ‘F Sport’, que es la que protagoniza esta prueba, luce un acabado más deportivo con unos paragolpes específicos, dos emblemas con la leyenda ‘F Sport’ integrados en las aletas delanteras y unas llantas de 18 pulgadas pintadas en color antracita. Si optas por el color opcional ‘Azul Eléctrico’ (cuesta 1.100 euros), obtendrás un acabado exterior muy atractivo.

El interior, como en cualquier otro Lexus, goza de una realización impecable. Si optas por el acabado ‘F Sport Cuero’, disfrutarás de una tapicería de piel de gran calidad -puede ser de color negro o rojo-. Este tapizado está presente en los paneles de las puertas, en el volante, en el mando del cambio y, por supuesto, en los asientos. Su tacto es muy refinado y agradable, y, en el caso de los asientos, es un tipo de piel que transpira muy bien y que resulta acogedora.

El puesto de conducción resulta impecable. En pocos coches nos hemos sentido tan integrados a los mandos y con un nivel de confort tan elevado. Para conseguir este elevado nivel tan alto, no solo es culpable la cuidada ergonomía de todos los mandos y su perfecta disposición, también tienen mucho que decir los magníficos asientos climatizados. Éstos recogen el cuerpo de manera impecable para que nos sintamos perfectamente acoplados, con un mullido, además, que hace que la comodidad se encuentre a niveles de berlinas muy superiores en cuanto a precio se refiere. Tan sólo echamos en falta que la banqueta ofreciera regulación en longitud.

En las plazas posteriores no se respira el mismo nivel de confort. Aún así, supera con creces a cualquiera de sus alternativas. La disposición de espacio en anchura, altura y longitud es generosa. Además, para incrementar el confort en los largos desplazamientos, hay un reposabrazos en la plaza central que es muy sólido y confortable.

El portón del maletero, que se puede abrir desde el mando a distancia o pulsando un botón integrado en el salpicadero, goza de una apertura y cierre muy suave. En su interior, encontramos un volumen de 450 litros, una cifra que cubre perfectamente lo que se espera en un coche de este tamaño. A diferencia de otros modelos equivalentes, todo el entorno del maletero está completamente tapizado. Se agradece por estética y para amortiguar ruidos.

Conducción muy agradable y refinada

Cuando nos ponemos en marcha, es el momento en el que el Lexus IS marca grandes diferencias respecto a sus rivales (Volkswagen Arteon, Audi A4, BMW Serie 3 y, por supuesto el Jaguar XE, que es, sin lugar a dudas, el peor de todos). Ya sea en estático o en movimiento, en el interior del IS se está mejor que en casa. En primer lugar, los asientos, tal y como hemos comentado con anterioridad, son excelentes por diseño y materiales. Con ellos con seguimos una postura perfecta. En segundo lugar, el interior es muy acogedor, gracias a los materiales utilizados y a la magnífica insonorización -la rodadura, la aerodinámica y el motor apenas se notan aunque circulemos a velocidades elevadas-. Pero no sólo el aislamiento acústico es lo que destaca en esta berlina, también la excepcional calidad de rodadura. Como es norma en Lexus, la base rodante está muy cuidada. En este IS, provisto del acabado ‘FR Sport’, cuenta con un tarado de suspensión que absorbe de manera sobresaliente las imperfecciones del firme sin que llegue ni un solo rebote o aspereza, y sin que se pierda el tacto deportivo que se espera en una versión de este tipo.

A diferencia de otros híbridos, incluso los de la propia marca, la dirección y el pedal del freno ofrecen un tacto más natural y comunicativo. Especial mención merece la dirección, que es sobresaliente por tacto, funcionamiento y precisión.

El puesto de conducción está muy logrado y estudiado para que el conductor disfrute al volante en todos los sentidos. El asiento se acopla perfectamente al cuerpo; el volante, que tiene regulación eléctrica en altura y profundidad, tiene un diseño magnífico y se sitúa en la posición ideal; por último, el mando del cambio cae muy a mano y se puede utilizar con los ojos cerrados, ya que sus diferentes posiciones están ubicadas con mucha lógica, y no nos hace pensar ni un segundo para elegir la posición que queremos en cada momento. Por lo demás, todos los mandos de la climatización y sistema de infoentretenimiento están perfectamente ubicados. Afortunadamente, Lexus, a diferencia de otros fabricantes, no ha caído en el error de digitalizarlo todo, lo que se traduce en un uso más rápido y fácil de todos los mandos.

Un motor potente y económico

La parte mecánica corre a cargo de un sistema de propulsión híbrido que funciona magníficamente bien. Está formado por un motor de gasolina de 2.5 litros y cuatro cilindros de 181 CV, y otro eléctrico de 143 CV. La potencia conjunta que se consigue con ambos es de 225 CV (ver especificaciones técnicas). Este sistema híbrido está acoplado a un cambio automático que, al igual que el motor, funciona con una suavidad y refinamiento exquisito. El cambio se puede gestionar desde el propio mando de la consola central, o bien, desde unas levas que hay situadas detrás del volante.

El consumo de carburante es muy bajo. Según nuestras mediciones, hemos obtenido una media ponderada por debajo de los 7 litros practicando una conducción normal. Con esta cifra, no encontramos un rival equivalente de gasolina que ni si quiera se acerque a este registro.

El equipamiento de la versión que pudimos probar es muy completo. Destacan elementos como los faros Multi-LED, sensores de aparcamiento (delantero y trasero), Llantas de aleación de 18 pulgadas, diseño F SPORT, neumáticos 225/40 R18 (delanteros) y 225/35 R18 (traseros), control de Crucero Adaptable (ACC), cámara trasera con guías dinámicas de asistencia al aparcamiento, pantalla multimedia de 10,3 pulgadas con Sistema de Navegación Lexus Premium, avisador de ángulo muerto, detector de tráfico trasero, volante con ajuste eléctrico, asientos eléctricos y climatizados con memoria, tapicería de piel, conexión wifi, navegador y equipo de sonido de 15 altavoces firmado por el especialista ‘Mark Levinson’ (ver todos los detalles de su equipamiento).

Nuestra conclusión

El Lexus IS es una berlina excepcional que logra marcar la diferencia frente a sus rivales más directos. Como suele ser habitual en la marca japonesa, se han cuidado todos los detalles para que la calidad, el refinamiento y el confort de marcha obtengan matrícula de honor. Su sistema de propulsión híbrido responde con un muy buen nivel de prestaciones y un agrado de conducción excepcional. El acabado ‘F Sport’ es muy recomendable para todos aquellos conductores que busquen una opción más deportiva.

(no será publicado)

te gusta

BLOG
Subscripción de boletines
Recibe las noticias del blog de cochesyconcesionarios.com en tu e-mail.