Uso de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una buena experiencia y mejorar la calidad de nuestros servicios en cochesyconcesionarios.com. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Aquí puedes encontrar más información sobre el tema.
facebook twitter rss
Darse de Alta
¿Quieres ser parte de nuestra Red de Concesionarios?
Regístrate >>
te gusta

BLOG
Subscripción de boletines
Recibe las noticias del blog de cochesyconcesionarios.com en tu e-mail.

histórico por mes
Elige el año y despues el mes
estas en Estas en: Inicio > Blog de Coches > Nissan > Prueba del Nissan NV250
Novedades y actualizaciones de precios
de las marcas que se comercializan en España
NOVEDADES Nissan
Prueba del Nissan NV250
Es uno de los vehículos comerciales más recomendables. Destaca por precio, cualidades prácticas y motorizaciones.
« Volver 
El NV250 es el vehículo comercial de menor tamaño que comercializa Nissan en el mercado español. Se ofrece (Profesional, Óptima y Comfort); un habitáculo de dos o tres plazas; y tres motorizaciones diésel de 80, 95 y 115 CV. Nosotros probamos la versión de potencia intermedia asociada al acabado Óptima, que ya incorpora de una puerta lateral corredera para acceder a la zona de carga. El modelo más económico se puede adquirir desde 12.367 euros.

Si hablamos de los detalles de su carrocería, cabe destacar que la parrilla frontal luce dos molduras cromadas decorativas alrededor del logo de Nissan. La parte inferior de la rejilla de aireación es más redonda y se inserta en un paragolpes del color de la carrocería.

Los paragolpes no están pintados con la intención de resistir mejor los pequeños golpes inherentes a un uso intensivo del vehículo. Las prolongaciones de las luces traseras también son de color negro. Todos son plásticos sufridos que dan sensación de ser muy resistentes.

Interior sencillo y muy ergonómico

El habitáculo no puede esconder que este modelo es un gemelo del Renault Kangoo. Todo el interior tiene un aspecto moderno que resulta más atractivo que cualquiera de los modelos existentes en la competencia. La consola presenta de una manera lógica y ordenada los mandos de la climatización y de la radio.

El acceso a las dos plazas delanteras es realmente bueno gracias a la amplia boca y a la posición del asiento. Una vez sentados, la posición es cómoda y elevada; pedales y volante quedan perfectamente posicionados para conducir con el máximo confort. Nos gusta especialmente la posición del cambio, que es sobreelevada para tener un mejor acceso. En este tipo de vehículos, que tienen un uso prácticamente urbano, es muy importante que la palanca de cambios sea muy accesible. Al lado de este mando, hay dos botones de acción rápida como las luces de emergencia y el cierre centralizado.

Nos gustan mucho los mandos satélite que hay detrás del volante, y que nos permiten controlar las luces, limpiaparabrisas y el equipo de sonido. Aunque ya no están presentes en los modelos de Renault de última generación, son sobresalientes y ejemplares. Desde el volante se puede manejar el control y limitador de velocidad; también un acierto en cuanto a diseño, funcionamiento y ubicación.

También nos gusta mucho el cuadro de instrumentos, que es muy claro, informa perfectamente de todo lo necesario y cuenta con un diseño moderno y atractivo.

Los asientos, pese a ser de construcción sencilla, cumplen perfectamente con su función; resultan confortables y nos permiten entrar y salir del habitáculo con facilidad.

Práctico y con una amplia zona de carga

El interior es suficientemente práctico para lo que se espera en un vehículo de este tipo. Disponemos de un compartimento de generoso tamaño en la parte superior del salpicadero, otro debajo del mando del cambio, un cofre que hace las veces de apoyabrazos, bolsas rígidas en las puertas, una amplia guantera y una percha situada entre los dos asientos. Como es de esperar en este tipo de vehículos, no hay zonas acolchadas y los compartimentos no cuentan con fondos de goma o textil para evitar ruidos, sujetar mejor los objetos y evitar que se puedan dañar los más frágiles, como móviles o similares.

A la zona de carga, que es muy amplia, se puede acceder desde una puerta lateral corredera situada en la parte derecha del vehículo y desde dos puertas ubicadas en la zona posterior. La puerta corredera mostraba demasiada oposición para abrirla y cerrarla, mientras que las traseras eran muy ligeras y se podían manejar con mucha fluidez.

Todo el entorno de la zona de carga cuenta con un guarnecido de plástico en el piso y está muy bien diseñado para poder aprovecharlo al máximo. En su interior encontramos, perfectamente fijado, el gato para poder cambiar las ruedas en caso de pinchazo, y un punto de luz bastante potente que se puede accionar manualmente desde un botón.

Ágil, confortable y muy económico

En marcha, el NV250 es un vehículo que no decepciona. Obviamente, no cuenta con el aislamiento acústico de un turismo convencional, algo que se hace notar a poco que incrementemos la velocidad en carretera dentro de los márgenes legales, pero cuenta con un más que aceptable confort de marcha. Uno de los puntos clave que garantizan comodidad es la base rodante, que cuenta con una suspensión refinada que absorbe bien y permite que la estabilidad sea notable. La sensación de seguridad en este coche es muy elevada.

El motor nos ha encantado. Se trata del conocido 1.5 dCi de Renault, en este caso con un nivel de potencia de 95 CV que rinde de maravilla. Como es habitual en esta motorización, encontramos una respuesta magnífica en la zona media y alta del tacómetro, algo que incita a practicar una conducción tremendamente ágil. En cuanto a consumo se refiere, es de lo mejor de su segmento. En nuestro caso, conseguimos medias de menos de 6,0 litros a los 100 kilómetros sin practicar una conducción particularmente eficiente.

Suficientemente equipado

En el NV250 tenemos todo lo necesario sin echar en falta absolutamente nada. Entre lo más destacable, cabe mencionar elementos como regulador de velocidad, faros antiniebla, ordenador de a bordo, aire acondicionado y retrovisores eléctricos.

Conclusión

El Nissan NV250 es un vehículo comercial muy satisfactorio y recomendable. Ofrece suficiente variedad de carrocerías para hacer frente a cualquier tipo de necesidad y su gama de motores es magnífica para disfrutar de un muy buen rendimiento y un consumo realmente bajo, algo que en un modelo de este tipo es de suma importancia.
Gustavo Rodríguez Hernandez

Periodista especializado con 20 años de experiencia en el sector de la automoción. Fue director del área de Motor de Cadena Cope Castilla y León durante 3 años. Posteriormente, fue redactor y probador de coches en AUTOhebdo Sport, Revista Top Auto y sobrecoches.com. Desde el año 2011, es el responsable de pruebas y producto de cochesyconcesionarios.com

(no será publicado)

Copyright © 2003 - 2020 Dosnet Consultores de Internet, S.L. CIF B-95/276580