Uso de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una buena experiencia y mejorar la calidad de nuestros servicios en cochesyconcesionarios.com. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Aquí puedes encontrar más información sobre el tema.
facebook twitter rss
Darse de Alta
¿Quieres ser parte de nuestra Red de Concesionarios?
Regístrate >>
te gusta

BLOG
Subscripción de boletines
Recibe las noticias del blog de cochesyconcesionarios.com en tu e-mail.

estas en Estas en: Inicio > Blog de Coches > Citroën > Prueba del Citroën DS3 Cabrio THP 155 Sport
Novedades y actualizaciones de precios
de las marcas que se comercializan en España
NOVEDADES Citroën
Prueba del Citroën DS3 Cabrio THP 155 Sport
Es un utilitario que destaca por diseño, comportamiento dinámico, prestaciones y posibilidades de personalización
« Volver 
A nadie se le escapa, que un descapotable tiene un encanto especial que, en un coche como este, le hace ganar muchos enteros. Después de verlo en vivo, analizarlo y probarlo a fondo, afirmamos que es la versión más atractiva e interesante de toda la gama. Nosotros nos hemos subido a la versión sobrealimentada de gasolina de 150 CV, que es probablemente la más recomendable de todas las existentes. Es capaz de ofrecer muy buenas prestaciones y un disfrute al volante que no está al alcance de otros coches similares, como, por ejemplo, un 500 Abarth C.

Techo de lona eléctrico


Pero antes de analizar el apartado dinámico, que es una de las grandes virtudes de esta versión, no quiero pasar por alto su estética. Para empezar y como buen cabrio que se precie, el techo es de tela. Se acciona eléctricamente hasta 120 km/h, tarda unos 17 segundos en abrirse y cerrarse, y permite que se pueda plegar toda la parte superior del techo.

Al mantenerse el resto de la estructura de la carrocería, hace que sea un coche muy cómodo de conducir con el techo descubierto, por lo que no hace falta que pases por la peluquería al realizar un desplazamiento a una velocidad elevada.

Cuando el techo de lona está cerrado, el ruido aerodinámico es ligeramente más elevado que la versión carrozada, no obstante, no resulta demasiado elevado si lo comparamos con otros descapotables de precio similar. Lo que sí que hemos detectado, son algunos ruidos metálicos –creemos que generados por una parte de la estructura del techo- que hacían acto de presencia cuando pasábamos por encima de un bache.

Por lo demás, es exactamente igual que un DS3 carrozado; por fuera sigue siendo un coche con una personalidad bastante marcada y, por dentro, sigue ostentando una muy buena calidad de realización.

A diferencia de la versión carrozada, las plazas traseras del cabrio son algo más justas en altura, por lo que un adulto de una estatura normal (1,75 m aproximadamente) irá un poco encajonado.

Motor turbo de gasolina de 150 CV

Llega la hora de conducirlo y, lo mejor del conjunto, lo encontramos bajo el capó. Nuevamente me quito el sombrero ante uno de los mejores motores de gasolina (probablemente el mejor de los de su cilindrada y potencia) que hay en estos momentos en el mercado. El 1.6 litros THP en su versión de 155 CV es una auténtica maravilla por rendimiento, funcionamiento y prestaciones. Esta mecánica es capaz de darle al DS3 un plus de calidad que permite desmarcarse de cualquiera de sus rivales.

Lo primero que se percibe cuando se gira la llave del contacto, es lo suave que resulta. Es un motor que no esconde su finura desde el primer momento, y que es capaz de entregar toda la potencia al instante. Por ese motivo, es un motor muy agradable para utilizarlo con normalidad a velocidades legales y cuando toca salir desde parado. Pero si te gusta correr, tampoco defrauda, ya que siempre da sensación de empuje y no se desinfla hasta que no se llega a las 6.000 rpm.

Por si fuera poco, todo lo bueno que tiene esta mecánica no termina aquí, ya que se encuentra muy bien acompañada por un cambio manual de 6 velocidades que es una auténtica delicia. Aunque tenga unos recorridos algo largos, su tacto es placentero y su guiado nos permite manejarlo con rapidez de una forma fluida.

Al volante

El puesto de conducción sigue siendo muy bueno, y uno se encuentra cómodo al volante desde el primer momento. Los asientos de las plazas delanteras de nuestra unidad de pruebas, resultaban envolventes y bastante cómodos. Además, estaban tapizados en un cuero de bastante calidad que resultaba agradable al tacto.

El maletero tiene una capacidad de 245 litros (40 litros menos que la versión carrozada). Sin embargo, y aunque parezca algo pequeño, es el más capaz de su categoría. Si lo comparamos con otros descapotables, el maletero del DS3 Cabrio no varía en capacidad si la capota está plegada, además, para ganar volumen (hasta 980 litros) se pueden abatir los respaldos de las plazas traseras en proporción 60/40.

El acceso al maletero no es tan práctico como un DS3 carrozado, ya que la boca de carga es pequeña y no permite introducir objetos voluminosos. De todas formas, es algo entendible en un coche en el que impera es el diseño por encima de otros apartados.

Prestaciones y consumos satisfactorios

Con este motor, el DS3 Cabrio se le puede considerar un coche rápido, ya que acelera de 0 a 100 km/h en 7,4 segundos y alcanza una velocidad punta de 212 km/h.

El consumo de carburante se adecua bastante bien a lo que cabe esperar en un coche de esta potencia y cilindrada. Según nuestras mediciones, en carretera puede gastar unos 7,8 litros siendo respetuosos con la velocidad. Ya en ciudad, debo decir que le cuesta trabajo superar los 9 litros, lo que es un muy buen dato.

El chasis está a la altura de lo que se espera. De hecho, debo decir que es el DS3 más seguro y equilibrado que he probado. A diferencia de otras unidades que he podido probar, en ésta no hay un solo movimiento parásito generado por el tren trasero al frenar en línea recta a velocidades medias y altas. Ahora, el DS3 se para con un mayor equilibrio y sin un mal gesto. Por lo demás, aunque tiene cierta tendencia a subvirar, me ha parecido un coche bastante ágil, con un tacto deportivo y con el que se puede ir bastante rápido en carreteras con muchas curvas de una forma fácil y segura.

El tarado de la suspensión está muy bien elegido, ya que resulta muy confortable aunque se note cierta firmeza y, a la vez, hace que los balanceos de la carrocería no sean demasiado acusados.

Los frenos también están a un buen nivel, ya que aguantan bien el uso intensivo dentro de lo normal y tienen un tacto formidable que nos hacen pensar que estamos en un coche con espíritu GTI.

Descapotable personalizable


Tal y como cabe esperar en un DS de Citroën, permite un buen número de decoraciones para personalizarlo a tu gusto. El DS3 Cabrio dispone de 3 colores de lona: Negro, Azul Infini y Graphique DS. Ha conservado el efecto del techo flotante que caracteriza al DS3, gracias al tratamiento negro de los paneles laterales traseros y al color de la lona sobre la parte superior de los laterales de la carrocería, al embellecedor de la traviesa delantera y al alerón posterior. Las decoraciones del salpicadero, las salidas circulares de los aireadores y el pomo de la palanca de cambios mantienen la armonía con los colores de la carrocería y de las telas. Están disponibles 6 decoraciones: Gris, Negro Brillante, Blanco, Carbotech, Azul Infini y Gris Moondust.

El Citroën DS3 Cabrio está disponible desde 17.930 €, pero si te decides por la versión de 155 CV, tendrás que gastarte –como mínimo- 25.258 €, descuento promocional de 400 € incluido (ver todos los precios).

Nuestra conclusión:

El Citroën DS3 me ha dejado un muy buen sabor de boca. Es un coche que, entre sus virtudes, destacaría su diseño, motor, suspensiones, posibilidades de personalización y que te permite circular descapotado sin que el viento sea un inconveniente. Su conjunto mecánico hace que la conducción sea placentera, tanto si vas de paseo, como si decides disfrutar de las curvas a un ritmo ágil.

(no será publicado)

Copyright © 2003 - 2019 Dosnet Consultores de Internet, S.L. CIF B-95/276580