Uso de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una buena experiencia y mejorar la calidad de nuestros servicios en cochesyconcesionarios.com. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Aquí puedes encontrar más información sobre el tema.
facebook twitter rss
Darse de Alta
¿Quieres ser parte de nuestra Red de Concesionarios?
Regístrate >>
te gusta

BLOG
Subscripción de boletines
Recibe las noticias del blog de cochesyconcesionarios.com en tu e-mail.

estas en Estas en: Inicio > Blog de Coches > Kia > Prueba del Kia pro_cee'd 1.6 CRDi VGT 110 CV Drive
Novedades y actualizaciones de precios
de las marcas que se comercializan en España
NOVEDADES Kia
Prueba del Kia pro_cee'd 1.6 CRDi VGT 110 CV Drive
El compacto coreano ha dado un gran salto de calidad y tecnología para situarse entre los mejores modelos de su categoría
« Volver 
Ya comenté en su día, cuando me puse a los mandos de la nueva generación del cee’d, que el compacto coreano había dado un paso de gigante para superar con creces a su predecesor y, a la vez, situarse entre los mejores de su segmento.

En líneas generales me parece un buen coche, ya que tiene un precio razonable, una calidad de fabricación que permite situarle entre los mejores, un equipamiento bastante amplio y un diseño más que acertado.

Atractivo coupé

Frente a la carrocerías familiar y de cinco puertas, el pro_cee’d ofrece ese diseño deportivo que cabe esperar en un coche de estas características. Bajo mi punto de vista, creo que Kia ha dado en el clavo para presentar un producto atractivo que, a buen seguro, será del agrado del cualquier potencial cliente.

Además de tener bastante atractivo, es un coche que transmite un buen nivel de calidad desde el primer momento. Para empezar, todas las piezas de la carrocería están bien ensambladas y el coche transmite solidez y una buena fabricación desde el primer momento. Pero no sólo se queda en algo visual, cuando llega el turno de abrir las puertas para acceder al interior, estas también transmiten muy buenas sensaciones, ya que resulta sólidas y pesadas, además de estar muy bien asistidas por unas bisagras que se esfuerzan para facilitarnos las maniobras de apertura y cierre.

Amplio y confortable


Por dentro, nada nuevo. Todo es exactamente igual que el resto de carrocerías. El interior nos recibe con unos muy buenos niveles de calidad y la sensación de solidez permanece.

Tiro de reglajes para acoplarme lo mejor posible a los mandos, y percibo desde el primer momento que me voy a encontrar cómodo en este coche. Veo que la postura puede ser más bien baja –si así lo deseo- y, una vez ajustado todo, me encuentro perfectamente integrado a los mandos. Quizá lo que menos me gusta es la ubicación del cambio, que en mi caso queda algo retrasado y eso hace que tenga que cambiar de una forma algo forzada. Por lo demás, no hay grandes pegas.

Los asientos son correctos. Sin ser excesivamente envolventes, recogen bien el cuerpo y resultan confortables. Quizá podían ser más ergonómicos y presentar un tapizado algo mejor, pero en líneas generales cumplen bastante bien.

Pese a que se trata de una carrocería en la que impera el diseño y la deportividad, el Kia pro_cee’d es muy amplio por dentro, de hecho, me atrevería a decir que es de los más amplios de su categoría.

Ni que decir tiene que en las plazas delanteras hay mucho espacio en todas sus cotas, pero es que, en las traseras, se va más cómodo que en muchas berlinas. Sorprende el espacio que hay para dos adultos de talla media, y que estos vayan perfectamente sin estrecheces. Por el contrario, aunque no me parezca algo demasiado criticable, me gustaría que los asientos fueran algo más envolventes, que su mullido fuera algo más firme y que la banqueta fuera algo más larga.

Coche ergonómico

Como en los últimos modelos de Kia, me gusta la presentación, funcionamiento y ubicación de todos los mandos.

El panel de control principal está ubicado alrededor del volante, de forma que todos los mandos sean fácilmente alcanzables por el conductor. El panel no se extiende en toda la profundidad de la consola central, para mantener la sensación de anchura del habitáculo y proporcionar un aspecto y proporciones más deportivos.

Todas las funciones se manejan con mucha sencillez y el tacto de todos los mandos es muy suave, preciso y agradable. Los mandos del volante son algo más duros, quizá para evitar que se accionen involuntariamente.

Como suele ser habitual en todos los modelos de KIA de última generación, el panel de instrumentos es de generosas dimensiones y cuenta con un diseño muy claro y ordenado. Nuestra unidad, asociada al acabado “Drive”, equipaba la instrumentación más sencilla, que se caracteriza, fundamentalmente, por ofrecer el display del ordenador de abordo -que está en el centro del velocímetro- con una tipografía en color rojo y con un diseño más sencillo. Este display, ofrece la información habitual de consumos, kilómetros recorridos, avisos sobre los periodos de revisión, temperatura del motor… etc. Además, también muestra la información de los ajustes de la dirección eléctrica, de la que más adelante hablaré. Las versiones equipadas con el acabado “Emotion” equipan una pantalla TFT de alta resolución.

A la última en conectividad

En el centro del salpicadero, se ubican todos los mandos que nos permiten controlar el equipo de sonido, teléfono y climatizador. En la parte superior de la consola central hay un pequeño display que nos informa de la fecha, hora, temperatura exterior, el estado de las puertas e información sobre si está activado o no el airbag del pasajero y si todos los ocupantes del vehículo llevan abrochado el cinturón de seguridad. Esta pantalla no es muy grande, pero tiene un tamaño suficiente como para verse con total claridad.

En la parte inferior de la consola central, hay una toma de 12 Voltios y dos conectores USB y Jack. Todos ellos son muy accesibles y están ubicados en un amplio compartimento en el que se pueden dejar dispositivos externos de generoso tamaño.

Me gustaría destacar el equipo de sonido que, además de permitirnos escuchar música a través del teléfono móvil y otros dispositivos, se merienda cualquier archivo de sonido y suena de maravilla.

Frente a casi todos los modelos de su clase, el habitáculo no sólo es muy amplio, sino que además resulta tremendamente práctico. Para guardar los pequeños objetos que solemos llevar encima, disponemos de una guantera con bastante volumen, un cobre enorme entre los dos asientos delanteros, dos posavasos y un hueco muy amplio delante del cambio que nos permite conectar los dispositivos externos (navegadores portátiles, iPod, móviles… etc).

El maletero tiene exactamente la misma capacidad que la versión de cinco puertas, concretamente 380 litros. Si se desea aumentar su volumen hasta los 1.318 litros, se pueden abatir los respaldos de los asientos traseros en proporción 60/40. Una vez abatidos, estos quedan totalmente enrasados con el piso.

Motor de bajo consumo, suave y algo perezoso

Llega la hora de ponernos en marcha. Lo primero que notamos cuando arrancamos el motor, es que desluce un poco en un coche con tanto empaque. Emite un claqueteo a Diesel antiguo que desagrada mucho cuando funciona en frío o lo llevamos a un régimen alto. Además, es demasiado perezoso en la parte baja del cuentavueltas y no es capaz de dosificar bien la entrega de par y potencia para que la respuesta sea algo más progresiva, aunque esto último irá más en los gustos y preferencias de cada uno.

Queda claro que, al menos por funcionamiento, no es un motor demasiado brillante. No obstante, también tiene sus virtudes, ya que resulta muy suave y es poco ruidoso en carretera cuando circulamos estabilizados a un régimen medio-bajo. En ese tipo de condiciones, parece un motor distinto, mucho más refinado y agradable al uso.

Otra de las grandes virtudes de este motor, es su bajo consumo. Según nuestras mediciones, en ciudad siempre nos ha gastado poco más de 6 litros a los 100 km, y ya en carretera esta cifra se puede reducir por debajo de los 5 litros sin que tengamos que practicar una conducción especialmente eficiente.

Como es lógico, este motor no permite que el Kia pro_cee’d sea un coche rápido, pero es más que suficiente como para mover al coche con solvencia y para que no echemos en falta más caballos. Según cifras homologadas por el fabricante, el pro_cee’d Diesel de 110 CV es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 12,7 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 182 km/h.

Al volante

Dinámicamente el pro_cee’d me ha gustado bastante. En primer lugar, la suspensión está lo suficientemente trabajada como para que trate con mimo a los ocupantes y filtre de maravilla cualquier tipo las vibraciones generadas por las imperfecciones del asfalto.
Además de ser una suspensión muy confortable y de funcionamiento refinado, no impide que el pro_cee’d sea un coche ágil y bastante efectivo. Cuando se trata de ponerlo al límite de sus posibilidades, el pro_cee’d siempre es progresivo cuando hay una pérdida de adherencia, y la sensación que tienen uno, es que todos está bastante coordinado para que la conducción sea precisa y muy comunicativa. Sin duda, es de ese tipo de coches que te permite muchos errores al volante, que te facilita las cosas para llevarle por el sitio y con el que se disfruta conducirlo pese a que no equipa un motor muy potente.

Precio y equipamiento

Nuestra unidad de pruebas, asociada al acabado “Drive”, tiene un equipamiento de serie bastante completo en el que no se echan grandes cosas, salvo que queramos estar a la última en ayudas a la conducción y elementos de confort. Con este motor y acabado, no se pueden incluir elementos como el navegador, la cámara de visión trasera para las maniobras de estacionamiento, el acceso sin llave y arranque por botón o el sistema que nos avisa cuando cambiamos involuntariamente de carril.

Con este motor, disponible con dos niveles de acabado (Concept y Drive), el KIA pro cee’d se puede adquirir desde 12.838 € (este precio no incluye Plan PIVE2 y sí un descuento promocional de 6.057 €). Con este precio de salida y los 7 años de garantía que ofrece el fabricante, el precio final resulta competitivo e interesante si con sus más directos rivales (aquí puedes consultar todos los precios).

Nuestra conclusión:

El Kia pro_cee’d tiene suficientes argumentos como para ser la referencia de su segmente; tiene una silueta atractiva, su precio de derribo, ofrece mucho equipamiento, es muy amplio por dentro y resulta tremendamente práctico. La versión Diesel de 110 CV no destaca por prestaciones pero, a cambio, ofrece un consumo ridículo que puede que termine compensando sus pequeñas debilidades.

(no será publicado)

Copyright © 2003 - 2019 Dosnet Consultores de Internet, S.L. CIF B-95/276580