Uso de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una buena experiencia y mejorar la calidad de nuestros servicios en cochesyconcesionarios.com. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Aquí puedes encontrar más información sobre el tema.
PUBLICIDAD
te gusta

aviso

No hay un seguro tipo .No todos los seguros a terceros cubren lo mismo. Ni los seguros a todo riesgo tienen las mismas condiciones. Dependen mucho de lo que cada compañía considere “imprescindible” a la hora de definir un seguro como “a terceros”, “a todo riesgo”, etc.

facebook twitter rss google
Darse de Alta
¿Quieres ser parte de nuestra Red de Concesionarios?
Regístrate >>
estas en Estas en: Inicio > Seguros

seguros

Por ley, todo vehículo matriculado tiene que complementarse con un seguro que ha de tener las coberturas básicas obligatorias proporcionadas por una compañía de seguros legalmente constituida y registrada a tal efecto.

Hay una clasificación muy extendida de seguros y que, en función de qué coberturas estén incluidas en la póliza, se divide en :

Cualquier seguro de coche incluye una serie de coberturas mínimas. La más importante es la responsabilidad civil del conductor. Esta cobertura implica que el seguro cubrirá los daños, personales o materiales, causados a terceras personas por el titular del seguro. Lo que no va a cubrir son los daños propios que sufran el conductor titular o su vehículo, aunque los demás ocupantes de su coche sí que están cubiertos, ya que se consideran “terceros”.

Las coberturas están fijadas por ley y son 15 millones de euros como máximo en caso de daños materiales y 70 millones en caso de daños físicos, independientemente de cuántas sean las víctimas del accidente.

Estas cantidades fueron modificadas el 1 de enero de 2008: hasta entonces eran 350.000 euros por cada víctima del accidente y, en caso de que la indemnización fuera más alta, el conductor tenía que responder con su propio patrimonio para compensar a las víctimas o a sus familiares. Si se declaraba insolvente, las víctimas se quedaban sin compensación económica y para evitar eso (algo bastante habitual), se subieron los límites.

La mayoría de las pólizas de seguros a terceros suelen incluir otras coberturas, como la asistencia en carretera, la defensa jurídica o un seguro para el propio conductor. De todas formas, estas coberturas variarán dependiendo de la compañía con la que se contrate el seguro. Lo obligatorio, por ley además, que tiene que cubrir este seguro son los daños a terceros. Lo que ocurre es que cada compañía añade a sus seguros a terceros diferentes coberturas que también considera imprescindibles”.

terceros Se aconseja contratar este seguro cuando el coche tiene más de seis años o en caso de que no podamos permitirnos el pago de un seguro a todo riesgo. También es recomendable para los conductores jóvenes, para los que los seguros suelen ser mucho más caros. Si te pillan sin este seguro básico, la multa oscilará entre los 600 y los 3.000 euros. Además, el coche quedará precintado hasta que se demuestre que se ha contratado algún tipo de seguro.

Es un seguro más asequible que uno a todo riesgo. Incluye, además de todo lo que la compañía considere digno de componer un seguro a terceros, los casos de incendio, robo y rotura de lunas. Estos son los tres casos más habituales, aunque como ya hemos dicho, dependiendo de la compañía aseguradora se incluirán otras coberturas, como el vehículo de sustitución, defensa jurídica, etc.

En el caso de las lunas, este tipo de seguros cubrirá la rotura del parabrisas, la luneta trasera y las ventanillas laterales. En algunos casos entrará también el techo solar.

terceros Si hay un incendio y el coche queda siniestro total, lo habitual es que durante los dos primeros años de vida del coche se devuelva el 100 por 100 del importe. Si es más viejo, se pagará el valor venal o venal mejorado. Es lo habitual, pero hay pólizas que pagan el valor venal del coche desde el primer día. Si el incendio es parcial y ha habido algunas partes dañadas, se pagará por esas partes concretas.

Y el último de los tres casos que suelen cubrir estos seguros es el de robo. Hay que diferenciar entre robo y hurto. En el primero se considera que ha habido fuerza y en el segundo no. Algunas pólizas cubren ambos supuestos y otras solo los robos. También es normal cubrir en estos casos los daños ocasionados en caso de intento de robo.

No hay un modelo estándar de seguro a todo riesgo. Se denominan así porque, además de cubrir los daños a terceros, se incluyen los daños propios. Esto es: cubren los desperfectos del coche. Este tipo de cobertura es el más recomendado cuando el coche es nuevo.

todo riesgo Cada compañía añade diferentes servicios para sus “seguros a todo riesgo”. Es habitual ofrecer la defensa en caso de multas, la cobertura por la pérdida de puntos del carnet de conducir (con sus condiciones, claro. Si los puntos nos los han quitado por conducir borrachos, el seguro no lo va a cubrir, porque la culpa es enteramente nuestra), vehículo de sustitución, asistencia mecánica,…

Es muy importante leerse la letra pequeña de las pólizas porque hay muchísimas condiciones: te cubrimos en caso de robo pero no de hurto, solo si estás a más de X kilómetros de tu residencia habitual, si eres menor de 27 años y la avería la tienes entre la 1 y las 6 de la mañana no te cubrimos nada porque hay una probabilidad altísima de que hayas tenido el accidente volviendo de fiesta y vayas perjudicado, etc etc etc.

Por eso, es recomendable no elegir siempre el m ás barato, sino el que tenga la cobertura más indicada a nuestra situación.

todo riesgo Tiene la misma cobertura que un seguro a todo riesgo. La diferencia entre ambos es que en uno con franquicia, los primeros X euros de cada reparación del coche corren a cargo del cliente. Un seguro a todo riesgo con franquicia de 300 euros, por ejemplo, significa que los primeros 300 euros de la avería los paga el titular del seguro.

Este sistema no es aplicable a todas las coberturas del seguro. Algunas compañías sólo lo aplican en los daños propios, aunque otras también lo hacen en las de robo, incendio, etc. Por eso es conveniente leerse bien todo el texto de la póliza y saber qué supuestos cubrirá
la franquicia.

Copyright © 2003 - 2017 Dosnet Consultores de Internet, S.L. CIF B-95/276580