estas en Estas en: Inicio > Blog de Coches > Renault > Prueba del Renault Koleos 1.6 dCi 130 CV Zen
Novedades y actualizaciones de precios
de las marcas que se comercializan en España
Novedad Renault
14/10/2017
Prueba del Renault Koleos 1.6 dCi 130 CV Zen
Destaca por su buen comportamiento fuera de carretera y por ofrecer un motor de buen rendimiento y bajo consumo.
« Volver 

El Renault Koleos es el todocamino de mayor tamaño de la marca francesa. Por debajo de éste, hay otros dos que se denominan Captur y Kadjar. Respecto a un Kadjar, el Koleos es más grande, pero, a nuestro juicio, no ofrece una calidad de construcción muy superior. Para analizar este nuevo modelo, probamos la versión diésel de 130 CV asociada al nivel de acabado Zen, uno de los más altos de la gama. Esta versión se puede adquirir desde 32.900 euros (ver todos los precios).

Su aspecto, sobre todo si nos centramos en su silueta, nos recuerda mucho a un Audi Q7. Pero si nos centramos en su parte frontal y trasera, las líneas y los grupos ópticos nos recuerdan mucho a otros modelos de Renault, como el Espace o Talisman. Nuestra unidad de pruebas equipaba las ópticas asociadas a la tecnología full LED, que ofrecen una capacidad de alumbrado notable.

Un habitáculo amplio y práctico

La distancia entre ejes de 2.710 mm para una longitud total de 4 670 mm, es una de las más largas de la categoría. Gracias a ello, encontramos un habitáculo muy amplio, sobre todo en longitud. Así pues, con 289 mm de radio disponible para las rodillas, las plazas traseras ofrecen el mejor espacio de la categoría.

El acceso a bordo se ve facilitado por las puertas con un amplio ángulo de apertura, en el mejor nivel de la categoría: 70° en la parte delantera y 77° en la trasera.

El puesto de conducción nos ha parecido correcto por sensación de espacio y ubicación de los mandos de control. Los asientos, que podían ser algo más ergonómicos, cumplen con suficiencia. En las plazas posteriores hay mucho espacio en longitud, aunque los respaldos adoptan una posición demasiado vertical para encontrar el confort deseado.

Como en otros modelos de la marca, en el centro del salpicadero hay una gran pantalla (puede ser de hasta 8,7 pulgadas). Agrupa mucha información y elimina botones físicos, algo que nos parece un arma del doble filo, ya que provoca que el manejo de muchas funciones no sea fluido.

Todos los materiales dan escasa sensación de solidez, aunque todas las piezas del habitáculo están bien ensambladas. Por calidad, el Koleos no nos ha parecido que ofrezca mayor calidad que la que puede plantear un Renault Mégane.

La capacidad del maletero es de 579 litros. Está dotado con un falso piso situado a la misma altura que el umbral del maletero para ofrecer un piso plano. Adicionalmente, está dotado de un práctico sistema, denominado «Easy Break», que permite abatir la banqueta trasera 1/3-2/3 con un simple movimiento gracias a los tiradores situados en el maletero. El volumen total de carga pasa así a 1.795 litros.

Al igual que el maletero, el habitáculo es muy práctico. De este modo, el Koleos dispone de 35 litros de espacios guardaobjetos, incluida una guantera de 11 litros y un portaobjetos en la consola de 7 litros. Destaca el reposabrazos central, que puede deslizarse a lo largo de 80 mm, lo que ofrece un ajuste adicional que permite al conductor elegir la mejor posición de conducción.

De los mejores fuera del asfalto

El nuevo Koleos se basa en la arquitectura modular CMF-C/D de la Alianza Renault-Nissan común a varios vehículos, como el Espace, Talisman y Kadjar para Renault y X-Trail y Qashqai para Nissan.

Cuando nos ponemos en marcha y decidimos salir de la carretera, percibimos, al momento, que el Renault Koleos está perfectamente preparado para afrontar una conducción off-road. En primer lugar, cuenta con una distancia al suelo de hasta 210 mm, una de las más altas del mercado. Además, los ángulos de ataque y de fuga, de 19° y 26° respectivamente, garantizan aptitudes en todos los caminos. Con esta configuración, el Koleos es un coche que es capaz de avanzar con brillantez sin que encontremos limitaciones.; la motricidad y el trabajo de la suspensión, que puede ser algo rígida, trabajan muy bien para circular por caminos muy deteriorados, con baja adherencia y con pronunciadas rampas.

La base rodante filtra como un coche normal o, incluso, de inferior categoría. La suspensión, en carretera, nos ha parecido algo seca cuando el firme plantea imperfecciones. En cuanto a estabilidad se refiere, el compromiso entre confort y estabilidad nos ha parecido correcto.

El motor diésel 1.6 dCi de 130 CV nos ha parecido agradable de utilizar por rendimiento y refinamiento. Aunque su respuesta en la parte más baja no es muy brillante, algo ya conocido en este motor, nos ha parecido que responde mucho mejor que en otros modelos de la alianza franco-japonesa. Esta versión únicamente puede estar asociada a una caja manual de seis velocidades que, aunque no transmite un tacto que transmita demasiada calidad, funciona bien y se puede cambiar con agilidad (ver especificaciones técnicas de esta versión).

Si hablamos de consumo, el Koleos equipado con este motor, ofrece unas cifras muy ajustadas. En ciclo ponderado y practicando una conducción normal, la media se estabilizaba perfectamente sobre los 6 litros a los 100 kilómetros.

El nuevo Koleos puede equipar elementos como un sistema R-Link de segunda generación que se puede visualizar en pantallas de 7 y 8,7 pulgadas, una función de proyección de smartphone que permite visualizar Apple CarPlay y Android Auto, un equipo de sonido premium firmado por el especialista Bose (consta de 13 altavoces de altas prestaciones). En el campo de la seguridad, destacan elementos como el frenado activo de emergencia, alerta de cambio de carril, avisador de ángulo muerto, reconocimiento de las señales de tráfico, asistente de aparcamiento y conmutación automática de las luces de carretera y de cruce. Aquí puedes ver el equipamiento de cada versión (ver el equipamiento disponible en cada versión).

Nuestra conclusión

El nuevo Renault Koleos, que nada tiene que ver con su predecesor, ofrece un maletero de gran capacidad y amplias posibilidades de equipamiento. Como en otros modelos de la marca, seguimos echando en falta más calidad y solidez tanto en su carrocería como en su interior. En cuanto a dinámica se refiere, en carretera cumple y, fuera de ella, es un todocamino brillante. Para finalizar, su motor diésel de 130 CV es muy recomendable por su buen rendimiento y bajo consumo.

(no será publicado)

te gusta

BLOG
Subscripción de boletines
Recibe las noticias del blog de cochesyconcesionarios.com en tu e-mail.