estas en Estas en: Inicio > Blog de Coches > Nissan > Prueba del Nissan Micra IG-T 90 CV
Novedades y actualizaciones de precios
de las marcas que se comercializan en España
Novedad Nissan
29/07/2017
Prueba del Nissan Micra IG-T 90 CV
La nueva opción de gasolina no mejora a la versión diésel de idéntica potencia.
« Volver 

Probamos la nueva versión de gasolina que es, hasta el momento, la más potente de la gama. Este motor equivale en potencia al único motor diésel que ofrece el Micra. Ya está disponible en los concesionarios, y se puede adquirir desde 13.350 euros (ver todos los precios).

El nuevo Micra no tiene nada que ver con el modelo al que sustituye, que era de menor tamaño y contaba con menor equipamiento. La longitud del actual es de 3.999 mm, una cifra que le permite situarse justo en el centro del segmento B tradicional. Además, precisamente por longitud, el nuevo Micra podría ajustarse al tamaño que ofrecían los modelos compactos de hace unos años.

Al igual que el anterior Micra, el nuevo únicamente se comercializa con carrocería de cinco puertas. Como ocurre con otros modelos de la competencia (por ejemplo, un Renault Clio), los tiradores de las puertas están camuflados en el pilar C. De este modo, se intenta conseguir un coche con aspecto de tres puertas. A nosotros, no nos parecen más cómodos de usar que unos tiradores convenciones que equipan las puertas delanteras.

La apertura y cierre de las puertas que nos permiten acceder al habitáculo no presentan la suavidad y el refinamiento de otros modelos de Nissan (nos recuerda mucho a un Renault Clio). Sin embargo, el portón del maletero sí que es muy suave y cuenta con un cierre está bastante amortiguado. Además, se le siente ligero y los amortiguadores asisten perfectamente para que la maniobra de apertura y cierre se realice con fluidez.

Los faros delanteros incluyen luces LED de día en forma de boomerang en todos los niveles de acabado. Los faros halógenos se incluyen de serie en todos los niveles de equipamiento, con la posibilidad de añadir iluminación Full LED de manera opcional.

A diferencia del anterior modelo y muy en la línea de lo que ofrecen otras marcas, el Micra plantea varias opciones de personalización. De este modo, el nuevo Micra está disponible en cuatro colores desde el lanzamiento: Power Blue, Energy Orange, Enigma Black y Vibrant Chrome. Para más adelante, Nissan añadirá más colores durante el ciclo vital del coche. El programa de personalización está disponible a partir de la gama Acenta. Se pueden incorporar embellecedores en los parachoques, exclusivas llantas de aleación y tres vinilos diferentes. Nuestra unidad de pruebas no contaba con ningún tipo de personalización. La carrocería estaba pintada con el color Nature Green, que es metalizado y tiene un coste de 420 euros. Con este color, el Micra cuenta con una tonalidad muy clara y alegre.

Con mucho atractivo en su interior

El interior tiene un aspecto muy fresco y moderno. Al igual que la carrocería, el habitáculo también permite ciertos retoques para personalizarlo dependiendo de las preferencias de cada cliente. El pack de personalización interior incluye materiales y colores que modifican cuatro áreas distintas de la cabina: los soportes laterales del respaldo, el reposabrazos de la puerta, el soporte acolchado para la rodilla y el panel de instrumentos. La personalización interior está disponible en el nivel de equipamiento Acenta y superiores, y permite elegir entre tres colores —Power Blue, Energy Orange e Inspiring Red— para complementar los colores de la carrocería exterior del Micra.

La personalización interior es una opción adicional en los niveles de equipamiento Acenta, N-Connecta y Tekna. Para cada nivel se puede elegir entre dos colores; Power Blue y Energy Orange para Acenta y N-Connecta, y Energy Orange e Inspiring Red para Tekna. La personalización del interior no está disponible con los colores del exterior Ivory, White y Nature Green, y están sujetas a la compatibilidad con los colores exteriores de carrocería. Nuestra unidad de pruebas contaba con una combinación Negra con inserciones en color blanco, tanto en el salpicadero como en los asientos.

Sin llegar a la calidad de construcción que ofrece un Volkswagen Polo, el Micra tiene argumentos más que sólidos para situarse entre los mejores de su clase. A diferencia de la mayoría de sus rivales, el Micra cuenta con materiales acolchados de muy buen aspecto en la parte más visible del salpicadero. El resto de materiales son rígidos y ofrecen un aspecto más que correcto. El acabado del salpicadero nos ha parecido muy bueno, pues los ajustes están cuidados y ni una sola pieza cruje o se mueve cuando se las presiona con los dedos. Hay otras zonas, como el túnel central donde está el cambio y el freno de estacionamiento, que sí se mueven cuando tratamos de hacerlo.

La parte más visible del salpicadero, la zona inferior de la consola central y en los apoyabrazos de las puertas de nuestra unidad de pruebas, estaban tapizadas en símil de piel que le dan cierto empaque al interior. Como ocurre en casi todos los modelos de este segmento, el apoyabrazos que hay en los paneles de las puertas no está suficientemente acolchados.

A diferencia de casi todos los modelos de la competencia, el puesto de conducción está muy logrado y resulta muy envolvente. Tanto el asiento como el volante cuentan con amplios reglajes en altura y profundidad, y uno tiene la sensación que está en un coche de mayor tamaño. El tapizado de tela nos ha parecido de una calidad muy normal y resulta algo áspero -puede ser equivalente, nuevamente, al que podemos encontrar en un Renault Clio-.

El Micra también tiene otros detalles de un coche de superior categoría y precio, como el sistema de arranque por botón -este se encuentra muy accesible, justo al lado del mando del cambio- y la regulación en altura de los cinturones de seguridad.

El espacio disponible en las plazas traseras tampoco destaca especialmente, aunque entra dentro de lo que se suele encontrar en un coche perteneciente al segmento B. El confort de las plazas posteriores es inferior al de las delanteras; los asientos son menos ergonómicos, la banqueta de los mismos nos ha parecido corta y su mullido es de menor consistencia. Por último, el respaldo de la plaza central no dispone de apoyabrazos.

Suficientemente práctico

El nuevo Micra es un coche práctico para guardar todo tipo de objetos. Los elementos más grandes se pueden colocar en la consola central situada delante de la palanca de cambio. Ofrece, además, almacenamiento horizontal para el teléfono e incluye iluminación ambiental, así como puerto USB y tomas de 12 V.

La guantera de 10 litros, que no tiene iluminación, aunque sí una apertura -no amortiguada- y cierre muy suaves, ha sido diseñada específicamente para poder guardar una botella de bebida de dos litros; las botellas de hasta 1,5 litros caben en los compartimentos de las puertas delanteras. Además, hay dos portavasos entre los asientos delanteros y otro en la parte posterior. Para mayor comodidad del conductor, el aire acondicionado se incluye de serie en todos los modelos excepto para VISIA, y los modelos con mejor equipamiento cuentan con climatizador automático. De serie, el Micra solo dispone de un asidero en la plaza del acompañante. En las traseras, únicamente hay un gancho en cada una de las plazas exteriores para colgar una percha.

La capacidad del maletero es muy competitiva -300 litros (VDA)- y no afecta al espacio para las rodillas de los asientos traseros. Esta cifra se amplía a 1004 litros cuando se pliegan los asientos traseros abatibles por separado (60/40).

Mejor con motor diésel

El motor de gasolina de tres cilindros, 0.9 litros y 90 CV cumple con corrección. Como ocurre en todas las mecánicas con esta peculiar arquitectura, con o sin turbo, el agrado de conducción sale perdiendo cuando nos movemos a un régimen de giro bajo. En ese tipo de condiciones, la respuesta del motor es muy pobre y los cambios de marchan resultan, en ocasiones, poco agradables por los incómodos tirones que se producen -para eliminarlos, hay que ser fino con el embrague para contrarrestar esta respuesta-.

Cuando nos movemos a un régimen de giro medio-alto, esta motorización resulta más agradable de utilizar, pero siempre teniendo en cuenta que las prestaciones de esta versión son más bien modestas. En ciudad, sin practicar una conducción particularmente eficiente, conseguimos una media de 6,7 l/100 kilómetros. En recorrido extraurbano, esta cifra podía reducirse, aproximadamente, en 1,5 l/100 kilómetros. Eso sí, el gasto de carburante se ve muy condicionado por la orografía de la carretera. Por tanto, a modo de resumen, la opción diésel de idéntica potencia que plantea la gama, nos parece mejor opción en todos los apartados.

Cuando nos ponemos en marcha, el tacto de la dirección, sin ser malo, nos ha parecido algo denso y mejorable. Al mismo tiempo, también nos hubiera gustado que fuera más precisa y comunicativa, y que recuperara su posición original con mayor rapidez. Lo que sí nos ha gustado, es el tacto del guiado del cambio y de los pedales –transmiten bastante calidad y resultan precisos y agradables a la hora de utilizarlos-.

En carretera, el Micra es un coche estable, seguro, ágil y muy fácil de conducir. Al igual que un Renault Clio, que es un coche que nos parece que va mejor en este apartado, el Micra cuenta con un tren trasero muy vivo que ayuda a cerrar la trayectoria de una manera segura.

La suspensión, que es más bien firme y que hace que el Micra no sea tan confortable como otros modelos de la competencia, resulta bastante refinada, probablemente de lo mejor de la categoría en este apartado. También es capaz de filtrar de manera notable la rodadura de los neumáticos, sintiendo, nuevamente, que estamos ante un coche de superior categoría.

Mucho equipamiento

Para finalizar, si hablamos de equipamiento, debemos destacar algunos elementos. En primer lugar, hay que mencionar el exclusivo sistema de audio Bose Personal, un elemento que le permite al Micra dar un salto de calidad respecto a sus competidores e, incluso, modelos de superior categoría. Este equipo de audio ofrece un sonido bastante limpio y, sobre todo, potente. Para conseguirlo, dispone de seis altavoces, dos de ellos situados en los reposacabezas del asiento del conductor.

Tampoco podía faltar un buen sistema de información y entretenimiento, que se ubica en la parte central superior del salpicadero. Se incluye de serie en los niveles de equipamiento Tekna y N-Connecta y, como opción adicional, en el Acenta. El sistema de información y entretenimiento incluido de serie en Acenta se llama Display Audio, mientras que Visia+ cuentan con el sistema básico.

Este sistema dispone de una pantalla táctil de 7 pulgadas antirreflejante de alta resolución, desde la que podemos visualizar el sistema de navegación 3D por satélite, aplicaciones similares a las de un smartphone y diferentes ajustes del vehículo. Los menús están diseñados de una forma clara y sencilla, y la respuesta de su tecnología táctil es muy buena.

El Micra puede equipar una serie de ayudas a la conducción, que nos permite desplazarnos con mayor seguridad. Cuenta con un sistema de alerta y prevención de cambio de carril -cuando está activado, el volante vibra suavemente y los frenos del coche se activan individualmente para devolver el coche al carril, esto último no lo hemos percibido-. Adicionalmente, el Micra también puede estar equipado con un sistema anti-colisión, otro que nos permite reconocer la señales -se puede ver en el cuadro de instrumentos-, un asistente que cambia automáticamente las luces de corto y largo alcance, una cámara de visión de 360 grados que nos permite estacionar con mayor rapidez -también detecta objetos en movimiento- y un control de ángulo muerto.

El regulador de velocidad es convencional -afortunadamente, no es de los mantiene la distancia con el vehículo precedente-. No obstante, sí que nos hubiera gustado que no se desactivara al cambiar de velocidad.

Lo que sí sorprende en un coche tan equipado como este Micra, es que no disponga de elevalunas eléctricos en las plazas traseras (aquí puedes ver todos los destalles del equipamiento de cada versión).

Nuestra conclusión

El nuevo Nissan Micra entra con fuerza en un segmento más que competido. Entre sus puntos fuertes, destacaríamos su diseño, equipamiento estabilidad, agrado de conducción y calidad interior. La opción de gasolina más potente cumple sin más, siendo la diésel de idéntica potencia mucho más recomendable por rendimiento mecánico, consumo y agrado de conducción.

(no será publicado)

te gusta

BLOG
Subscripción de boletines
Recibe las noticias del blog de cochesyconcesionarios.com en tu e-mail.